Noticias




 

¿En jaque nuevamente el Régimen Subsidiado?

Una serie de fuertes embates amenzan una vez más el Régimen Subsidiado en Salud. Los dos más importantes se produjeron por parte del CONPES y de un proyecto de ley para reformar el Sistema de Seguridad Social en Salud, presentado por el senador Germán Vargas Lleras al Congreso de la República. El hecho de que el primero proceda del más importante organismo social del Gobierno y el segundo de uno de los senadores identificados con el Gobierno, hacen pensar que esta sea la política oficial real y no la dada a conocer públicamente en el sentido de incrementar en un millon y medio los afiliados al Régimen Subsidiado.

El Consejo Nacional de Política Económica y Social , aprobó el documento CONPES 3233, en el que se incluyen una serie de propuestas para lograr el balance macroeconómico en el plan financiero del 2004, entre ellas la de acabar con el Régimen Subsidiado en Salud.

El Documento CONPES titulado "Balance Macroeconómico, Presupuesto y Plan Financiero para 2004, está fechado en Julio 29 de 2003 y fue elaborado conjuntamente por el Departamento Nacional de Planeación y el Ministerio de Hacienda.

Entre los puntos del Plan Financiero 2004, el cuarto propone una estrategia fiscal de mediano plazo que incluye a) medidas de impuestos y b) ajuste en el gasto público generador de rezago tributario. El primer párrafo sobre este ajuste se observa a continuación.

 

El Documento, a renglón seguido, cuestiona los subsidios para educación universitaria por el riesgo de que "ocurra lo que ya ocurrió en salud, que la implementación de un sistema de demanda no esté acompañada de una redución en los recursos de oferta".

Por si queda alguna duda de que este documento establece la política oficial del Gobierno cabe resaltar los miembros del CONSEJO a continuación:

 

Por otra parte, el Proyecto de Ley 180, en su Titulo VI referente a la Red Pública de Servicios de Salud reza:

RED PÚBLICA DE SERVICIOS DE SALUD

  ARTÍCULO 14. FINANCIACIÓN DE LAS INSTITUCIONES PRESTADORAS DE SERVICIOS DE SALUD PÚBLICAS DEL PRIMER NIVEL DE ATENCIÓN. A partir de la vigencia de la presente Ley, los hospitales, puestos y centros de salud que formen parte de la red pública de servicios que se dediquen exclusivamente a la atención del primer nivel de complejidad o a las acciones de promoción y prevención y las contenidas en el Plan de Atención Básica, recibirán las asignaciones correspondientes a sus presupuestos de gastos por el sistema de subsidios de oferta con los recursos del Sistema General de Participaciones. Para el efecto, se establecerán planes de desempeño con la respectiva Secretaría de Salud que faciliten el control de gestión.

Los ingresos por venta de servicios que realicen estas instituciones por atención de pacientes del régimen contributivo o del subsidiado o por cualquier otro concepto, formarán parte de su presupuesto. Cada presupuesto establecerá metas en este sentido, según reglamentación del Ministerio de la Protección Social.

ARTÍCULO 15. FINANCIACIÓN DE LAS INSTITUCIONES PRESTADORAS DE SERVICIOS DE SALUD DE II Y III NIVEL. A partir de la vigencia de la presente Ley los hospitales de II y III nivel que formen parte de la red pública de servicios, no contemplados en el artículo anterior, se financiarán con recursos del Sistema General de Participaciones y recursos de la Subcuenta de Solidaridad del FOSYGA, por el Sistema de pagos fijos globales prospectivos por atención de actividades finales en salud tanto para la población afiliada al régimen subsidiado, como para la población no afiliada al Sistema.

Los recursos de la Subcuenta de Solidaridad del FOSYGA serán girados directamente por el administrador fiduciario a los prestadores públicos o privados, de acuerdo con los contratos realizados entre estos y las Secretarías de Salud que en adelante asumirán las funciones administrativas que hasta su liquidación desempeñaban las ARS, incluida la contratación de prestación de servicios de salud a la población afiliada al régimen subsidiado. 

Igualmente, en el Título VIII sobre funciones de las Secretarías de Salud en el Régimen Subsidiado, propone los siguientes artículos, que supondrían un retorno a las EPS transitorias con que inició el Régimen en 1995.

FUNCIONES ADMINISTRATIVAS DE LAS SECRETARÍAS DE SALUD EN EL RÉGIMEN SUBSIDIADO

ARTÍCULO 20. NUEVAS FUNCIONES DE LAS SECRETARÍAS DE SALUD DEPARTAMENTALES, DISTRITALES Y CAPITALES. A partir de la vigencia de la presente Ley las Secretarías de Salud de los niveles Departamental, Distrital y Capital asumirán las funciones de administradoras del régimen subsidiado en su zona geográfica.

Las Secretarías de Salud de los niveles Departamental, Distrital y Capital se encargarán de la “Sisbenización” y carnetización de los beneficiarios del régimen subsidiado; una vez cumplan con el requisito de afiliación, garantizarán a sus afiliados el plan de beneficios establecidos en el POS subsidiado, mediante contratación directa con la red pública de servicios en un porcentaje no inferior al 60%, o con la red privada.

Las Secretarías de Salud de los niveles Departamental, Distrital y Capital podrán disponer por costos de administración hasta del 8% del valor de las Unidades de Pago por Capitación Subsidiada que le correspondan, según lo establezca el CNSSS, tomando en cuenta el desarrollo desigual de las regiones.

Una vez perfeccionados los contratos entre las Secretarías de Salud de los niveles Departamental, Distrital y Capital y los hospitales o los prestadores privados, el administrador fiduciario del FOSYGA girará un anticipo no inferior al 60% del valor del contrato y continuará girando en doceavas partes mensuales hasta su terminación, previa constancia de cumplimiento por parte de la Secretaría de Salud respectiva.

Los períodos de contratación serán de un año, a partir del 1 de abril de cada año, salvo, permiso expreso del CNSSS en casos excepcionales.

PARÁGRAFO 1. En aquellos casos cuando a juicio del CNSSS la Secretaría de Salud no esté capacitada para administrar el régimen subsidiado, por excepción, se podrá delegar la administración en una Caja de Compensación Familiar de reconocida eficiencia, dentro de los mismos términos establecidos en la presente Ley.

Aunque, como ya se señaló, pareciera sobre la observación preliminar de estos dos documentos, que el Gobierno está decidido a acabar con el Régimen Subsidiado, quizás no sea así. De hecho es posible que el primer documento no sea más que una sugerencia de los técnicos de Hacienda y el DNP, que por ello no deja de ser peligrosa, sugerencia que se quedó en el documento sin una observación concienzuda del Ministro de Protección Social y del Presidente mismo. Tan es así que el Documento CONPES 3266,  aprobado el 26 de Enero de 2004, con el título Balance Macroeconómico 2003 y Perspectivas para 2004", que cubre identicos temas y recomendaciones, ni siquiera menciona el asunto. Se limita a señalar en las recomendaciones:

Igualmente, por la redacción del proyecto de ley 180 y su exposición de motivos, pareciera que su procedencia no es gubernamental y que el senador Vargas Lleras busca ganar simpatias en el sector hospitalario y sindical para sus propósitos políticos venideros. Quizá haya complacencia de algunos sectores del Gobierno con este proyecto. Por lo pronto, es muy posible que aparezcan otros proyectos de Ley para frenar el avance de este (la unidad de materia forzaría el aplazamiento de la ponencia). 

La exposición de motivos del proyecto de ley reza así en uno de los apartes:

3.2 Operación del Régimen Subsidiado

Actualmente los recursos del régimen subsidiado son girados desde el Ministerio de la Protección Social (FOSYGA, FISALUD) a los gobernadores, éstos a los alcaldes, quienes a su vez contratan con las Administradoras (ARS), y ellas contratan los servicios con las IPS (clínicas privadas u hospitales). En este proceso tan complejo se pierden o se desvían los recursos de la salud: en el mejor de los casos los pagos demoran hasta 180 días en promedio nacional.

Lo anterior, incluyendo perversos mecanismos de glosas arbitrarias de las cuentas ha dado lugar a la instauración de una “cultura de no pago” en el SGSSS que explica, principalmente, el colapso de la red hospitalaria.

Este Proyecto propone simplificar el proceso por el giro directo de los recursos sin situación de fondos, desde el FOSYGA a las clínicas y hospitales, sin ninguna intermediación. Los contratos los realizarán y vigilarán directamente las entidades territoriales, sin manejar el recurso. El proyecto deja la posibilidad de intermediación por parte de las Cajas de Compensación Familiar que hayan demostrado eficiencia, en aquellos departamentos que carezcan de los medios para realizar una buena gestión, según criterio del Consejo Nacional de Seguridad  Social en Salud.  

Sin embargo nada está dicho en un Régimen que sigue vendiendo y comprando afiliados y saltando muchos derechos de los usuarios por falta de una reglamentación adecuada por parte del Estado. Lo anterior pese a las recomendaciones de los grandes estudios. De esta forma. la crisis puede estallar cualquier día, al vaivén de los intereses políticos. 

 

¿Creció la cobertura del Sistema en la ENCV 2003?

Al observar las cifras sobre cobertura de la Seguridad Social en Salud, resultado de la Encuesta Nacional de Calidad de Vida del 2003, se aprecia en principio un aumento de cobertura, que pareciera consistente con la tendencia del Sistema respecto a las cifras oficiales de los años previos, o de estudios como el de FEDESALUD sobre la cobertura universal del Sistema.

Sin embargo, al desmenuzar dichas cifras, se encuentran una serie de datos que llaman mucho la atención, primero porque se distancian de las cifras del Ministerio de la Protección Social, y en segundo lugar porque, aunque parecen mostrar un aumento de la cobertura en ell Régimen Contributivo y una disminución en el Subsidiado, en realidad permiten demostrar, por el contrario, un gran avance del Régimen Subsidiado.

En la tabla No. 1 se observan los resultados de cobertura en la ENCV frente a las cifras de afiliación depuradas por FEDESALUD correspondientes a los años anteriores:

Tabla No. 1 

Cobertura Seguridad Social en Salud 2000 - 2003  
  2000 2001 2002 ENCV 2003
Reg. Subsidiado 22,5% 25,7% 26,1% 22,9%
Reg Contributivo 29,7% 30,8% 29,9% 35,3%
Reg. especiales 4,0% 3,9% 3,8% 3,6%
Total 56,2% 60,4% 59,9% 61,8%
Sin cobertura 43,8% 39,6% 40,1% 38,2%

Fuente: FEDESALUD y DANE 

Resulta en primer lugar muy notorio un incremento de cobertura en el Régimen Contributivo, equivalente nada menos que al 5.4% de la población colombiana, incremento de cobertura que no es consistente con las cifras conocidas. Este incremento se distribuye en cerca de 1.400.000 afiliados nuevos en las EPS privadas y más de un millon de afiliados nuevos en las EPS públicas.

Al mismo tiempo el Régimen Subsidiado arroja en la ENCV una cobertura inferior en un 3.2% de la población colombiana, es decir 1.400.000 personas menos que las informadas oficialmente por el Ministerio de Protección Social con base en los contratos firmados en todo el país.

En la tabla No. 2, se pueden observar las cifras:

Tabla No. 2

Afiliación Seguridad Social en Salud 2000 - 2003  
  2000 2001 2002 ENCV 2003
EPS Privadas 7.083.701 8.899.140 9.549.898 10.923.280
ISS 5.036.735 3.556.094 2.941.402  
Otras EPS Públicas 763.707 632.311 484.646  
Total Públicas 5.800.442 4.188.405 3.426.048 4.485.762
R. Especiales 1.680.500 1.680.500 1.680.500 1.583.201
R Subsidiado 9.510.566 11.069.182 11.444.003 10.011.229
Total 24.075.209 25.837.227 26.100.448 27.003.472

Fuente: FEDESALUD y DANE 

En forma gráfica se puede apreciar claramente la diferencia de la Encuesta con las cifras previas en ambos regímenes.

Gráfico 1

Fuente: FEDESALUD y DANE 

Régimen Contributivo:

Para analizar las cifras del Régimen Contributivo es preciso separar las EPS públicas de las privadas y observar su comportamiento y la tendencia en un periodo más largo. En primer lugar se observa lo que sería un fuerte incremento de afiliación, que no guarda relación con el comportamiento de los años previos.

Gráfico 2

Fuente: FEDESALUD y DANE 

Al revisar la tendencia en un periodo más largo de las EPS públicas y privadas, el crecimiento de las privadas que arrojaría la ENCV se muestra al parecer consistente, pero el crecimiento de los afiliados de las EPS públicas es contrario a la tendencia persistente de reducción de afiliados en los últimos años. Por tanto no resulta creible el incremento de poco más de un millón de afiliados en las EPS públicas, cuando la tendencia debería arrojar por el contrario una disminución cercana al millon de afiliados.

Gráfico 3

Fuente: FEDESALUD y DANE 

Tabla No. 3

Afiliados R. Contributivo Cifras Oficiales y ENCV 2003
  1997 1998 1999 2000 2001 2002 ENCV 2003
EPS Privadas 3.121.430 4.040.694 5.382.629 7.083.701 8.899.140 9.549.898 10.923.280
ISS y otras públicas 8.618.326 8.049.029 7.213.075 5.800.442 4.188.405 3.426.048 4.485.762

Fuente: FEDESALUD y DANE 

De hecho, al revisar la compensación a Septiembre de 2003, el Instituto de Seguros Sociales muestra 2.895.000 afiliados cobrados ante el FOSYGA, Cajanal 379.000 y Caprecom 67.000, para un total de 3.338.000. Para Diciembre eran 2.448.000, 388.000 y 62.000, para un total de 2.898.000. 

Las EPS privadas tambien arrojan en la ENCV cifras de afiliados un millon de afiliados más que la compensación correspondiente a Septimebre de 2003. 

¿Por qué entonces en la ENCV cerca de un 3% de la población colombiana, equivalente a 1.150.000 personas más que los reportados por las mismas EPS públicas manifiesta estar afiliado a estas en el mes de Septiembre? El desfase de la cifra alcanza un 33%

¿Por que tambien se presenta un desfase, aunque menor (del 10%), en las cifras de las EPS privadas?

Gráfico 4

Fuente: FEDESALUD y DANE 

Cabe señalar que siempre ha habido una difierencia importante entre las cifras de afiliados y las cifras de compensados en el Régimen Contributivo, diferencia que llegó a significar un 30% en 1997, pero que se habíua reducido a un 10% en el año 2000, en virtud de las normas de retiro de afiliados por suspensión de pagos. De modo que un 10% de exceso en el número de afiliados sobre el número de compensados es explicable, en este caso el millon de las EPS privadas y cerca de 340.000 en las públicas. Siguen sin explicación entonces 800.000 afiliados, o cerca de un 2% de la población, que manifiestan estar afiliada a las EPS públicas, la mayoría del Seguro Social y que no aparecen en los registros de esta institución.

La explicación puede obedecer a dos causas. La primera que el ISS continua sin cobrar un porcentaje importante de beneficiarios por falta de registros adecuados y estos se consideran afiliados y con derechos, problema que trae el ISS desde 1997, año en que comenzara a compensar. El segundo, que la Encuesta registrara algún grado de retraso o incercia en la percepción de la rápida desafiliación que muestra el ISS. Quizás mejor aún, la suma de las dos explicaciones.

La diferencia entre las dos posibles explicaciones es importante, puesto que la primera incluye 800.000 personas con derechos en el Sistema y la segunda no. En cualquiera de los dos casos la cifra de afiliados no compensados tendería a desaparecer.

Régimen Subsidiado

La cobertura en el Régimen Subsidiado informada como resultado de la ENCV 2003, de aproximadamente 10 millones de personas, 1.400.000 por debajo de la reportada en los contratos de aseguramiento, resulta perfectamente explicable en función de la desactualización de las bases de datos, los no carnetizados y las novedades, hecho que comprueba una vez más que la cobertura real del Régimen Subsidiado será siempre inferior a la reportada por los contratos firmados. De hecho en las liquidaciones de estos contratos, se descuentan muchos afiliados.

Es importante destacar en este punto que dicho resultado es muy bueno y desechar al mismo tiempo, por ilusa, la pretensión de algunos funcionarios públicos y ciertos organismos de control sobre la exactitud del Sistema de Identificación de beneficiarios y de afiliación, imposible mientras exista el engorroso SISBEN, siempre desactualizado.

Comparación con encuestas previas:

En comparación con las Encuestas Nacionales de 1997 y 2000, la ENCV de 2003 muestra un significativo avance de la afiliación al Sistema de Seguridad Social en Salud, sentida y expresada por la población, especialmente importante en el Régimen Subsidiado.

Tabla No. 4

Cobertura Seguridad Social en Salud Encuestas Nacionales
  1997 2000 2003
Reg Subsidiado 17,7 16,7 22,9
Reg. Contributivo* 39,5 36,1 38,8
Total 57,2 52,3 61,7

*Incluye Regímenes Especiales
Fuente: ENCV 1997 y 2003, ENH 2000

En forma gráfica se aprecia mejor el avance. Resulta notorio que en el 2003 un 6,1% de la población colombiana más que en el 2000 registra su pertenencia al Régimen Subsidiado, mientras que en 2003, sólo un 2.7% de la población más que en el 2000, manifiesta su pertenencia al Régimen Contributivo. Es importante anotar que la ENCV de 1997 tenía una sobreestimación del Régimen Subsidiado, pues había preguntado por el SISBEN y no por afiliación real a una ARS.

Gráfico 5


Finalmente es relevante destacar que el importante crecimiento de cobertura del Régimen Subsidiado entre las dos encuestas refleja una mayor eficiencia en su administración, resultado del esfuerzo del Estado a todos los niveles, como tambien de las ARS. Por ello podemos señalar que la eficiencia en el uso de los recursos ascendió en los tres años de un 74% a un 88%. Quiere deciur esto que en el año 2000 se contrataban 11 millones de subsisidios y menos de ocho millones de colombianos sentían estos beneficios. En el 2003, 10 millones, de los 11 y medio contratados para el mes de Septiembre.

Tabla No. 5

Régimen Subsidiado    
Comparación cobertura oficial y Encuestas Nacionales
  ENH 2000 ENCV 2003 Incremento
Cobertura oficial 22,5 26,1 3,6
Cobertura Encuestas 16,7 22,9 6,2
  74% 88%  

Quiere decir esto que para el año 2000 uno de cada seis colombianos percibía los beneficios del Régimen Subsidiado y para el 2003 los percibe casi uno de cada cuatro. Esto significa que el más importante programa social de la última década se ha anotado un impresionante éxito. 

Adicionalmente, el crecimiento se concentra en los quintiles de menores ingresos, como lo demuestra el siguiente gráfico, mientras se reducen los subsidios en los quintiles superiores, tambien como resultado del esfuerzo del Estado a todos los niveles. Un resultado exitoso más.

Gráfico 6


Curiosamente estos éxitos del Régimen Subsidiado se pueden demostrar justamente en el momento que se enfilan de nuevo las baterías contra el mismo desde distintos sectores.

 

Corte Constitucional rechaza una vez más reducción de paripassu

La Sala Plena de la Corte Constitucional mediante sentencia C-040/04, del 27 de Enero de 2004, declaró una vez más inexequible la reducción de los aportes del presupuesto nacional para el financiamiento del Régimen Subsidiado en Salud, reducción establecida en la Ley 715 de 2001.

Con ponencia del Magistrado Jaime Córdoba Triviño, la sentencia resuleve que "por desconocer los principios constitucionales de progresividad y universalidad y lo prescrito en los artículos 48, 350 y 366 se declarará la inexequibilidad de la expresión "con un cuarto de punto (0.25) de lo aportado por los afiliados al régimen contributivo." contenida en el artículo 42.20 de la Ley 715 de 2001, debiéndose entender que la competencia de la Nación de concurrir en la afiliación de la población pobre al régimen subsidiado mediante apropiaciones al presupuesto nacional deberá ser progresiva y efectuarse por los menos en el porcentaje establecido en las disposiciones legales anteriores a la citada ley."

Dada la importancia de esta sentencia, la transcribimos integramente a continuación:

SENTENCIA

 

I. ANTECEDENTES

En ejercicio de la acción de inconstitucionalidad, el ciudadano Jesús Alfonso Angarita Avila demandó la inconstitucionalidad del artículo 42.20 de la Ley 715 de 2001.

Cumplidos los trámites constitucionales y legales propios de los procesos de constitucionalidad, la Corte Constitucional procede a decidir acerca de la demanda de la referencia. 

II.  TEXTO DE LA NORMA ACUSADA  

LEY 715 [1]

Competencias de la Nación en el sector salud

 

Artículo 42. Competencias en salud por parte de la Nación. Corresponde a la Nación la dirección del sector salud y del Sistema General de Seguridad Social en Salud en el territorio nacional, de acuerdo con la diversidad regional y el ejercicio de las siguientes competencias, sin perjuicio de las asignadas en otras disposiciones:

 

(…)

 

42.20. Concurrir en la afiliación de la población pobre al régimen subsidiado mediante apropiaciones del presupuesto nacional, con un cuarto de punto (0.25) de lo aportado por los afiliados al régimen contributivo.”

 

III. LA DEMANDA

El demandante solicita la declaratoria de inexequibilidad de la expresión “con un cuarto de punto (0.25)” contenida en el artículo 42.20 de la Ley 715 de 2001 por considerarla violatoria de los artículos 1º, 2º, 48 y 49 de la Constitución Política.

Sostiene el demandante que la disposición parcialmente acusada desconoce el Estado social de derecho, el principio de vigencia de un orden justo y los derechos a la salud y a la seguridad social, por cuanto al situar únicamente el 0.25 del punto de solidaridad que le corresponde aportar en observancia del deber social que le asiste a la Nación para concurrir en la afiliación de la población pobre al régimen subsidiado, deja la carga de la solidaridad al trabajador de régimen contributivo y rompe con ello el equilibrio social ya que trunca la ampliación de cobertura universal y progresiva de la población pobre y desprotegida al derecho a la salud a través del acceso al régimen subsidiado.

Aduce que al concurrir la Nación de manera irrisoria en la afiliación de la población pobre al régimen subsidiado mediante apropiaciones al presupuesto nacional, con un cuarto de punto (0.25) de lo aportado por los afiliados al régimen contributivo se reducen drásticamente los recursos del Fondo de Solidaridad y Garantía, ya que según el artículo 221 de la Ley 100 de 1993, la Nación estaba obligada a incluir dentro del presupuesto un valor igual al que se recibiera por concepto de las cotizaciones al régimen contributivo y la norma acusada disminuye ese aporte presupuestal a un veinticinco por cierto (25%) a partir de la expedición de la Ley 715 de 2001. En este sentido, asevera que la norma parcialmente acusada desconoce la doctrina constitucional contenida en la Sentencia C-1165 de 2000 en la que se declaró la inexequibilidad de una disposición similar.

Concluye que el precepto parcialmente acusado “en vez de despejar la expectativa de lograr la cobertura universal la disminución de recursos presupuestales para la seguridad social en vez de ampliarla obra en sentido contrario, lo que resulta violatorio del concepto mismo de Estado Social de Derecho que se consagra en el artículo 1° y en el Preámbulo de la Carta Política de 1991, en momentos en los cuales se han incrementado de manera vergonzosa los índices de desempleo y de pobreza en Colombia por una política económica equivocada del gobierno que piensa solucionar sus problemas económicos arrasando con los derechos de los trabajadores y sustrayéndose al cumplimiento de los deberes sociales del Estado.”[2]

 

IV. INTERVENCIONES

Ministerio de Hacienda y Crédito Público

El Ministerio de Hacienda y Crédito Público pide a la Corte declarar exequible el artículo 42.20 de la Ley 715 de 2001.

El interviniente después de hacer algunas referencias a la regulación normativa sobre la proporción de los aportes de la Nación al Régimen Subsidiado y reseñar la Sentencia C-1165 de 2000, afirma que a partir de esta providencia el aporte del Presupuesto Nacional a dicho régimen podía llegar a ser igual al punto de cotización recaudado para solidaridad en el régimen contributivo (Art. 221 de la Ley 100/93).

Además, advierte que del citado fallo no se infiere que la Nación deba aportar automáticamente un valor igual a un punto de cotización del régimen contributivo, ya que a su juicio la norma objeto de control en dicha ocasión (Art. 34 de la Ley 344 de 1996) fue declarada contraria al texto constitucional al haber reducido el tope previsto por la Ley 100, en la medida a que ello conducía a una disminución de los recursos de salud.

Sostiene el Ministerio, que por ese motivo la citada Sentencia hace referencia a aportes máximos, razón por la cual éstos pueden llegar hasta el tope previsto en la Ley 100 de 1993, pero igualmente podrían ser inferiores. No obstante, aduce que ello no significa que puedan reducirse los aportes de la Nación al régimen subsidiado por debajo del tope mínimo que contenía la Ley 344, por cuanto el fundamento de la declaratoria de inconstitucionalidad fue el que la seguridad social debe ampliarse progresivamente y que el gasto público social debe ser prioritario.

Afirma el interviniente que el artículo 42.20 de la Ley 715 de 2001 debe analizarse no solo de manera armónica e integrada al nuevo esquema de financiamiento del régimen subsidiado el cual fortalece la responsabilidad a cargo de las entidades territoriales en materia de ampliación de cobertura, con los recursos del sistema general de participaciones, sino con lo establecido en los artículos 356 y 357 de la Constitución.  

En este sentido asevera, que la Ley 715 de 2001 determinó dentro del nuevo mecanismo de financiación del régimen subsidiado, el monto de los aportes de la Nación para contribuir al sostenimiento de dicho régimen, “garantizando en conjunto con los recursos del sistema general de participaciones para Salud, una fuente estable de recursos que financian la continuidad y ampliación de la cobertura del régimen subsidiado, sin que su monto se sujete a la coyuntura fiscal.”[3] 

De manera que la Ley 715 tiene las limitantes impuestas por las normas constitucionales citadas, impidiendo que se aporte en salud un monto inferior al que se transfería con anterioridad a la expedición del Acto Legislativo 01 del 30 de julio de 2001. Precisa que conforme lo establece el artículo 48 de la citada Ley el incremento en el valor de los aportes en salud a través del Sistema General de Participaciones es gradual y así mismo se impone a las entidades territoriales financiar con recursos propios la ampliación de la cobertura del régimen subsidiado de forma tal que el aporte contemplado en la norma acusada constituye solo una de las fuentes destinadas a financiar el régimen subsidiado y no la única.

Aduce que lo previsto en el artículo 42.20 de la Ley 715 de 2001 y la Ley 100 de 1993 está acorde con los artículos 48 y 49 de la Constitución Política, según los cuales los aportes de la Nación destinados a la atención en salud de los habitantes del territorio colombiano deben ser señalados por la ley, es decir definidos por el Congreso de la República, por lo que la financiación del régimen subsidiado permite no solo el desarrollo de la progresividad en la continuidad de su cobertura sino que garantiza una ampliación gradual año por año.

Para el interviniente la Ley 715 de 2001 ha sido expedida para garantizar un orden político económico y social justo y no deja la carga de la solidaridad al trabajador del régimen contributivo, porque ha previsto fórmulas de ajuste graduales a los aportes que efectúa la Nación a través del Sistema General de Participaciones y, de otra parte, ha cuantificado en forma específica el aporte que directamente corresponde a la Nación y lo ha vinculado a un cuarto de punto del valor de la cotización de solidaridad que hagan los afiliados al régimen contributivo.

Hace notar que dicha cuantificación en un cuarto de punto (0.25) no implica disminución del aporte de la Nación porque la regulación legal anterior (Art. 221 de la Ley 100) sólo establecía la potestad de la Nación de contribuir en una suma que si bien podía llegar a ser igual a los recursos generados por el punto de solidaridad, igualmente podría ser inferior a dicho límite y más aún, inferior a un cuarto del punto de solidaridad.

Con el precepto demandado, se garantizan recursos permanentes y ciertos en función del monto del punto de solidaridad que se recaude anualmente de los aportes del régimen contributivo. Así mismo se complementa el nuevo esquema del Sistema General de Participaciones y se reducen los grados de incertidumbre del aporte que establecía el numeral 2 del literal c) del artículo 221 de la Ley 100 de 1993, que dejaba la definición del monto de dicho aparte a discreción de las autoridades presupuestales, dentro del rango previsto en la ley, y por tanto elimina cualquier posibilidad de que la cobertura alcanzada en un año se vea disminuida en un futuro por falta de recursos suficientes.

En cuanto al principio de solidaridad, considera que éste es desarrollado por la norma parcialmente demandada en la medida en que la ampliación progresiva de la seguridad social no es una obligación exclusiva del Estado sino una obligación compartida entre el Estado y los particulares, los cuales deben aunar esfuerzos para lograr dicho cometido.

Concluye que tanto la responsabilidad de sostener la cobertura alcanzada, como la de ampliarla, recae no sólo en la Nación sino también en las entidades territoriales, en concurso con los particulares, en virtud del principio de solidaridad; por ello es que deben analizarse de manera integral las distintas fuentes que financian la afiliación de la población pobre al régimen subsidiado y no afirmar, como lo ha hecho el demandante, que con la disposición acusada se está impidiendo la ampliación de la cobertura, con la reducción de los recursos para el régimen subsidiado.

 

V. CONCEPTO DEL PROCURADOR GENERAL DE LA NACION

El Procurador General de la Nación, solicita a esta Corporación declarar la inexequibilidad del precepto acusado, por considerar que éste vulnera no sólo las normas superiores relacionadas con el derecho a la salud, en lo particular, y con las obligaciones del Estado relacionadas con el gasto público social, en lo general, sino los instrumentos internacionales suscritos por Colombia, con relación a la protección de este derecho y, en especial, el principio de progresividad y la prohibición de regresividad en las medidas legislativas que adopte el Estado, lo anterior, por cuanto la norma no sólo no contribuye al progresivo cubrimiento del servicio de salud, sino que ocasiona un detrimento en la cobertura y calidad del mismo.

Sostiene que por tratarse de una norma que reduce la participación concurrente de la Nación en la atención por parte de los entes territoriales del servicio de salud para los estratos socio-económicos más deprimidos, se está frente a una acción del Estado que requiere una justificación suficiente para la adopción de tal medida por el legislador la cual no existe en el presente caso.

La Carta Política sujeta la obligación del Estado de dirigir, organizar y reglamentar la prestación del servicio de salud a la observancia de los principios de eficiencia, universalidad y solidaridad. Por ello, cuando el legislador ejerce su facultad, consagrada en el inciso tercero del artículo 49 superior, de establecer las competencias y los aportes de la Nación, las entidades territoriales y los particulares con relación a este servicio, debe observar tales principios.

Señala que mediante la sentencia C-1165 de 2000, la Corte Constitucional declaró la inexequibilidad del artículo 34 de la Ley 344 de 1996, el cual modificaba el artículo 221 de la Ley 100 de 1993, en el mismo sentido que lo hace la norma acusada, es decir, reduciendo el aporte de la Nación a medio punto de la cotización del régimen contributivo a partir de  1997 y como mínimo a un cuarto de punto a partir de 1998. Si bien el contexto normativo ha sufrido cambios, especialmente a partir del Acto Legislativo 01 de 2001 y la derogatoria de la Ley 60 de 1993, la cual fue reemplazada por la Ley 715 de 2001, ahora demandada, considera el Ministerio Público que los argumentos presentados por esa Corporación en aquella ocasión, resultan pertinentes para el presente análisis.

Agrega que el Fondo de Solidaridad y Garantías tiene entre sus subcuentas, la de solidaridad del régimen de subsidios en salud, cuyos recursos provienen de la Nación y de los entes territoriales que  cofinancian los subsidios a los beneficiarios afiliados a este régimen. Así, si bien no es cierta la afirmación del demandante según la cual de conformidad con el “artículo 221 de la Ley 100 de 1993, la nación estaba obligada a incluir dentro del presupuesto un valor igual al que se recibiera por concepto de las cotizaciones al régimen contributivo...”, por cuanto a partir del año 1997 la norma sólo señala que tal aporte “podrá ser igual a los recursos generados por el régimen contributivo”, es evidente, para el Procurador, que la reducción de aportes de la Nación para cofinanciar con los entes territoriales el régimen subsidiado de salud, es a todas luces drástica y únicamente estaría justificada si el nivel de la cobertura y calidad actual del servicio, así lo demostrara, hecho que no está probado.

El legislador en este caso no podía olvidar que la declaración del carácter de Estado Social de Derecho no puede ser irrelevante para las autoridades públicas, por el contrario, debe guiar cada una de sus actuaciones y constituye un parámetro de evaluación de sus acciones y omisiones, por cuanto el cumplimiento de los fines del Estado señalados en el artículo 2º de la Carta, son el fundamento de justificación de la existencia misma de éste. Por lo anterior, resulta contrario al ordenamiento propio de un Estado social de Derecho que las autoridades encargadas de la realización de tales fines, en este caso, Gobierno y legislador, actúen en contra de los mismos, pues el Estado es el primer obligado a cumplir con sus obligaciones y a garantizar los derechos de los ciudadanos, en particular de los grupos más vulnerables.

La situación actual de cobertura, calidad y eficiencia del servicio de salud no ofrece justificación alguna para una política legislativa regresiva en materia de aportes de la Nación, la cual causaría un incremento en la vulneración del derecho a la vida y a la salud en los sectores más pobres de la sociedad. El Ministerio Público llama la atención sobre la situación fáctica en materia de desarrollo social y en particular con relación a la prestación del servicio de salud, la cual tampoco presenta elementos que permitan justificar una disminución de los recursos con que concurre la Nación al régimen subsidiado de salud.

En efecto, arguye el Ministerio que el incremento del desempleo y la flexibilización de las relaciones laborales o las modalidades contractuales no laborales, conllevan una reducción de los afiliados al régimen contributivo (actualmente 13 millones de personas) y el consecuente aumento de quienes requieren del régimen subsidiado (actualmente 11 millones de personas), quienes de no poder ser cubiertos por este sistema, engrosarán el número de personas excluidas del acceso al servicio de salud (actualmente 18 millones de personas).

Finalmente señala que la Corte Constitucional en múltiples ocasiones se ha pronunciado sobre las obligaciones sociales del Estado, contenidas tanto en instrumentos internacionales como en la propia Carta y en particular sobre la observancia del principio de progresividad para todas las autoridades públicas, el cual se realiza principalmente a través de las funciones de planeación, presupuestación y ejecución del gasto público, con el cual se atienden las necesidades insatisfechas en salud, educación, saneamiento ambiental, agua potable y vivienda, entre otras.

 

VI. CONSIDERACIONES DE LA CORTE CONSTITUCIONAL Y FUNDAMENTOS DE LA DECISION

1. Competencia

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 241 numeral 4º de la Constitución Política, la Corte es competente para conocer de la presente demanda por estar la expresión demandada contenida en una ley de la República.

2. Integración de la proposición jurídica completa

Previamente a determinar el problema jurídico, la Sala advierte que la expresión "con un cuarto de punto (.025)" objeto de demanda carece en sí misma de sentido completo y, por tanto, no constituye una norma o proposición jurídica que pueda entenderse violatoria de la Constitución o ajustada a la misma.

Conforme lo ha precisado la jurisprudencia constitucional para que este Tribunal pueda entrar a resolver sobre la demanda incoada por un ciudadano contra fragmentos normativos, resulta indispensable que lo acusado presente un contenido comprensible como regla de Derecho, susceptible de ser cotejado con los postulados y mandatos constitucionales. Las expresiones aisladas carentes de sentido propio, que no producen efectos jurídicos ni solas ni en conexidad con la disposición completa de la cual hacen parte, no son constitucionales ni inconstitucionales, lo que hace imposible que se lleve a cabo un juicio sobre la materia.[4]

En consecuencia se hace necesario integrar la siguiente proposición jurídica "con un cuarto de punto (0.25) de lo aportado por los afiliados al régimen contributivo" expresión sobre la cual recaerá este juicio de constitucionalidad.

3. Planteamiento del problema jurídico

Para el demandante el aparte acusado atenta contra el Estado social de derecho y la garantía efectiva y universal de los derechos a la salud y a la seguridad social de la población más pobre de Colombia al prescribir que la Nación concurra de forma irrisoria en la afiliación de las personas al régimen subsidiado mediante apropiaciones del presupuesto de un “cuarto de punto (0.25) de lo aportado por los afiliados al régimen contributivo.”  

Del mismo concepto es el Jefe del Ministerio Público quien considera que la situación actual de cobertura, calidad y eficiencia del servicio de salud no ofrece justificación alguna para una política legislativa regresiva en materia de aportes de la Nación la cual se materializa con el aparte del precepto demandado, por cuanto éste no sólo no contribuye al progresivo cubrimiento del servicio de salud, sino que ocasiona un detrimento en la cobertura y calidad del mismo desconociendo de esa manera la cláusula del Estado social y los fines y obligaciones que de ella emana.   

De la posición opuesta es el Ministerio interviniente para el que la expresión “con un cuarto de punto (0.25)” contenida en el artículo 40.20 de la Ley 715 de 2001 debe analizarse a la luz del nuevo esquema de financiamiento del régimen subsidiado y concretamente con lo dispuesto en los artículos 356 y 357 de la Carta Política. A su juicio, la norma no solo desarrolla los preceptos constitucionales invocados por el actor sino que se garantizan recursos permanentes y ciertos en función del monto del punto de solidaridad que se recaude anualmente de los aportes del régimen contributivo, en la medida en que se reducen los grados de incertidumbre del aporte que establecía el numeral 2 del literal c) del artículo 221 de la Ley 100 de 1993, que dejaba la definición del monto de dicho aparte a discreción de las autoridades presupuestales, dentro del rango previsto en la ley, y por tanto elimina cualquier posibilidad de que la cobertura alcanzada en un año se vea disminuida en un futuro por falta de recursos suficientes.

De acuerdo con lo anterior, corresponde a la Corte determinar si el mandato legal orientado a que la apropiación del presupuesto de la Nación destinada a contribuir en la afiliación de la población pobre al régimen subsidiado con un cuarto de punto (0.25) de lo aportado por los afiliados al régimen contributivo, desconoce el deber constitucional de ampliar progresivamente la cobertura de la seguridad social y por ende constituye una medida regresiva e injustificada para el logro de la garantía efectiva del derecho a la salud de la población más pobre y vulnerable que habita en el Estado colombiano. 

4. Estado social y deberes prestacionales del Estado colombiano

El modelo de Estado diseñado por la Constitución vigente, incluye como presupuesto de la actividad estatal la búsqueda y obtención de la prosperidad general y la garantía de la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución.  En este sentido nuestro Estado social de derecho busca lograr la orientación de la política administrativa hacia la satisfacción de las necesidades básicas de la población, con miras a lograr la efectividad de los derechos, tendencia que no es casual y que no aparece inusitadamente en nuestro Derecho Constitucional a partir de la Carta de 1991, sino que responde a una larga historia de transformaciones institucionales ocurridas no sólo en nuestro orden jurídico fundamental, sino también en el de las principales democracias constitucionales del mundo.[5]

En estas condiciones el Estado colombiano debe ser no sólo un verdadero promotor de la dinámica colectiva sino además el responsable del acceso de todos los ciudadanos a las condiciones mínimas de vida que garantizan el respeto de la dignidad humana y de los derechos fundamentales, por ello no es gratuito que el Constituyente haya prescrito en el artículo 366 de la Carta que "El bienestar general y el mejoramiento de la calidad de vida de la población son finalidades sociales del Estado”.

Para el logro de esa finalidad resulta relevante que el Estado oriente su política y recursos a la prestación eficiente y responsable de servicios como la Seguridad Social y la Salud, derechos irrenunciables éstos que no siendo los únicos de carácter prestacional son primordiales para la obtención de mejores condiciones de subsistencia de los sectores más deprimidos y necesitados de la población colombiana, ello en observancia de los compromisos de carácter prestacional adquiridos en instrumentos internacionales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales,[6] y la Convención Americana sobre Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales,[7] entre otros.

En este sentido, se ha afirmado en la jurisprudencia constitucional[8] que "La Carta adopta pues, un concepto ampliado de la seguridad social que incluye el mayor número de servicios, auxilios, asistencias y prestaciones en general, diferenciándose de la escuela que la limita a lo básico.  Un conjunto de derechos cuya eficacia compromete al Estado, la sociedad, la familia y la persona,  gradualmente deben quedar comprendidos en la seguridad social. También muestra la norma superior con claridad el derecho de los particulares en la realización de la seguridad  social. Sin perjuicio de que la tarea superior en la dirección, coordinación, reglamentación y vigilancia, corresponde al Estado, los particulares tienen el derecho y el deber concomitante de participar en la ampliación de la cobertura y en la ejecución de las prestaciones que les son propias".

Es por ello que el artículo 48 Superior establece los principios de eficiencia, universalidad y solidaridad que han de observarse en la prestación del servicio público de la seguridad social, en armonía con lo cual “El Estado, con la participación de los particulares, ampliará progresivamente la cobertura de la Seguridad Social que comprenderá la prestación de los servicios en la forma que determine la Ley.”

Esta ampliación de la cobertura implica una decisión del Estado orientada a hacer las erogaciones necesarias y suficientes para incrementar el número de personas beneficiadas por el régimen subsidiado de salud de forma tal que los recursos destinados para esa finalidad se aumenten proporcional y progresivamente a las necesidades sociales de la población y no disminuyan en detrimento de las personas más pobres y vulnerables; para el logro de esa finalidad, el Constituyente dispuso también que el gasto público social tuviera prioridad sobre cualquier otra asignación (Art. 350 Superior).

El mandato constitucional contenido en el artículo 48 Superior garantiza a todas las personas el acceso a los servicios de promoción, protección y recuperación de la salud, conforme al principio de universalidad, así mismo impone el deber al Estado, con participación de los particulares, de ampliar de forma progresiva su cobertura. En este sentido resulta contrario a los artículos 1, 2, 48, 350 y 366 de la Constitución Política, no sólo adoptar medidas tendientes a reducir los aportes económicos para lograr nuevas afiliaciones al régimen subsidiado[9] sino concurrir para dicha finalidad en un porcentaje fijo no proporcional a las necesidades de la población no protegida por el sistema de salud y más cuando su gran mayoría se encuentra en esas condiciones.

5. Disminución del aporte de la Nación en materia de afiliación de la población pobre al régimen subsidiado. Inexequibilidad del precepto parcialmente demandado

La disposición objeto de estudio establece como competencia de la Nación en materia de salud, el concurrir en la afiliación de la población pobre al régimen subsidiado mediante apropiaciones del presupuesto nacional, con un cuarto de punto de lo aportado por los afiliados al régimen contributivo. 

Con esta medida legislativa, el porcentaje de los aportes para la nueva afiliación de las personas al régimen subsidiado es fijo, es decir, a pesar del cambio o no de las circunstancias socioeconómicas en el Estado colombiano, la Nación siempre aportará la misma proporción, esto es, "un cuarto de punto de lo aportado por los afiliados al régimen contributivo".

La Corte Constitucional ha dicho que en materia de salud opera el principio de universalidad y de expansión progresiva.[10] En este caso, la norma demandada se refiere no a la calidad del servicio de salud ni a su cobertura total sino al acceso para el sector más pobre de la población. 

En este sentido, la Sala constata que en el presente caso se violan los mínimos de protección de la población más pobre y vulnerable dado que en las circunstancias y presupuestos previstos en la norma ni siquiera pueden acceder al régimen subsidiado.

Desde esta perspectiva, si conforme al principio de universalidad, el Estado debe garantizar la cobertura en seguridad social a todas las personas que habitan el territorio nacional e implementar, a medida que mejora el nivel de desarrollo del país, las condiciones para que las personas que aún se encuentran por fuera del régimen subsidiado de salud puedan ingresar a él (principio de progresividad), una norma como la acusada  transgrede los principios fundamentales del Estado social de derecho por cuanto mientras haya población pobre no afiliada a dicho régimen no se estará cumpliendo con el mínimo de cobertura exigido por la Constitución.

No puede predicarse progresividad de una disposición que no sólo establece un porcentaje invariable sino que no tiene en cuenta las circunstancias de la población pobre cuya gran mayoría todavía no ha ingresado al régimen subsidiado en salud. Sobre este aspecto la Corte en la Sentencia C-130 de 2002[11] precisó que:

si bien el desarrollo progresivo de la seguridad social para lograr la cobertura total de los servicios de salud para todos los habitantes del territorio colombiano debe hacerse gradualmente, para lo cual los recursos existentes en un momento dado juegan un papel determinante, esto no puede ser obstáculo para lograr esa meta en el menor tiempo posible, pues de no cumplirse con prontitud se estarían desconociendo los fines esenciales del Estado y, por ende, en flagrante violación de los artículos 48 y 49 del Estatuto Supremo. 

De esta manera, en el cumplimiento de la función de la Nación de concurrir a la afiliación de la población pobre al régimen subsidiado, la Carta impone que ésta se haga de forma gradual y progresiva, constituyendo un retroceso la adopción de una medida en sentido contrario.

Por esta razón, en la observancia de los artículos 48, 350 y 366 de la Constitución Política tanto el Legislador y el Ejecutivo deben adoptar medidas eficaces de carácter económico y político para alcanzar en el menor tiempo posible la cobertura total de la afiliación al régimen subsidiado de forma tal, que no haya ningún colombiano pobre por fuera del sistema de salud.

En el mismo sentido en la Sentencia C-1165 de 2000[12] mediante la cual se declaró la inexequibilidad del artículo 34 de la Ley 344 de 1996 que modificaba el literal c) del artículo 221 de la Ley 100 de 1993 con una materia similar a la que se analiza en esta oportunidad se señaló que:  

Sin lugar a duda, esa disminución de los recursos para el régimen subsidiado de salud, de ninguna manera realiza el postulado constitucional de la ampliación progresiva de la cobertura de la Seguridad Social que ordena el artículo 48 de la Carta, pues salta a la vista que a menores recursos y mayores necesidades insatisfechas en salud, dadas las circunstancias económico-sociales que vive el país, en lugar de aumentar la cobertura de la Seguridad Social, así como la calidad del servicio, se verán necesariamente afectados en forma negativa, en desmedro del bienestar de quienes más requieren de la solidaridad de los asociados y de la actividad positiva del Estado por encontrarse en situación de debilidad por sus escasos o ningunos recursos económicos, aún estando en capacidad de trabajar, pero azotados por el desempleo y otros flagelos sociales.

Resulta igualmente vulneratorio de la Carta el citado artículo 34 de la Ley 344 de 1996, pues, como fácilmente se advierte, no obstante lo dispuesto por el artículo 366 de la Constitución en el sentido de que el "gasto público social tendrá prioridad sobre cualquier otra asignación", la norma acusada, por razones que obedecen a otros criterios, so pretexto de la "racionalización del gasto público", optó por disminuir en forma drástica los aportes del Presupuesto Nacional con destino a las necesidades de salud de los sectores más pobres de la población colombiana, destinatarios obligados de la norma y directamente afectados por ella.

Confrontando las consideraciones precedentes con la norma parcialmente demandada en este proceso, la Sala advierte que dicho precepto desconoce el deber estatal de ampliar progresivamente la cobertura en materia de afiliación al régimen subsidiado y de esa manera cercena la posibilidad de que se den las condiciones para que toda la población pobre se beneficie del servicio de salud, meta ésta que aún no se ha logrado y por lo mismo impide constitucionalmente que se establezcan porcentajes fijos de contribución para esa finalidad.

De esta manera, la Corte no desconoce la libertad de configuración del legislador en el diseño del sistema de seguridad social, puesto que en este caso, se trata de asegurar unas condiciones mínimas frente al derecho de la población más pobre y vulnerable de Colombia de ingresar al régimen subsidiado en salud.

Adicionalmente debe tenerse en cuenta que si bien con la expedición del acto legislativo 01 de 2001 que modificó los artículos 356 y 357 de la Carta pudiera sostenerse una variación en las responsabilidades de la Nación en la financiación del Régimen Subsidiado de Salud, lo cierto es que ésta se mantiene y por lo mismo debe observarse de conformidad con las disposiciones constitucionales y concretamente las que prodigan la efectiva ampliación de la cobertura en el servicio de seguridad social. 

Así, los recursos ciertos para la financiación de dicho régimen a los que hace referencia el Ministerio interviniente establecidos en el artículo 42.20 demandado, no resultan siquiera suficientes para suplir las necesidades de la población colombiana más pobre, que conforme se dijo en la citada Sentencia C-1165 de 2000 desconoce el deber del Estado de ampliar progresivamente la cobertura de la seguridad social (Art. 48 C.P.) y la prioridad del gasto público social.

En el mismo sentido, debe resaltarse que la existencia de otras fuentes de financiación para la nueva afiliación de la población por atender al régimen subsidiado, no relevan a la Nación de hacer los aportes suficientes, graduales y necesarios para ampliar progresivamente la cobertura de la seguridad social.

No obstante, la Sala debe precisar que la inconstitucionalidad del precepto demandado no significa que la Nación pueda abstenerse de contribuir en la afiliación al régimen subsidiado o hacerlo en un porcentaje cualquiera, puesto que dicha obligación no sólo se mantiene sino que deberá cumplirse en un porcentaje mínimo que será el establecido en las disposiciones legales anteriores a la Ley 715.

En síntesis, por desconocer los principios constitucionales de progresividad y universalidad y lo prescrito en los artículos 48, 350 y 366 se declarará la inexequibilidad de la expresión "con un cuarto de punto (0.25) de lo aportado por los afiliados al régimen contributivo." contenida en el artículo 42.20 de la Ley 715 de 2001, debiéndose entender que la competencia de la Nación de concurrir en la afiliación de la población pobre al régimen subsidiado mediante apropiaciones al presupuesto nacional deberá ser progresiva y efectuarse por los menos en el porcentaje establecido en las disposiciones legales anteriores a la citada ley.

VII. DECISION

En mérito de lo expuesto, la Sala Plena de la Corte Constitucional administrando justicia en nombre del Pueblo y por mandato de la Constitución,

RESUELVE

Declarar INEXEQUIBLE la expresión "con un cuarto de punto (0.25) de lo aportado por los afiliados al régimen contributivo." contenida en el artículo 42.20 de la Ley 715 de 2001. 

 

CLARA INÉS VARGAS HERNÁNDEZ

Presidenta

 

(Siguen a continuación las firmas de todos los magistrados)

__________________________

  • [1] Diario Oficial No. 44.654 del 21 de diciembre de 2001.

  • [2] Folio 5 del expediente.

  • [3] Folio 49 del expediente.

  • [4] Corte Constitucional. Sentencia C-565 de 1998 M.P. José Gregorio Hernández Galindo.

  • [5] Corte Constitucional. Sentencia C-557 de 2000 M.P. Vladimiro Naranjo Mesa.

  • [6] Cfr. Ley 74 de 1968.

  • [7] Cfr. Ley 319 de 1996.

  • [8] Corte Constitucional. Sentencia C-408 de 1994 M.P. Fabio Morón Díaz.

  • [9] Corte Constitucional. Sentencia C-1165 de 2000 M.P. Alfredo Beltrán Sierra.

  • [10] Corte Constitucional. Sentencia C-130 de 2002 M.P. Jaime Araujo Rentería.

  • [11] M.P. Jaime Araujo Rentería.

  • [12] M.P. Alfredo Beltrán Sierra.


Regresar a Noticias Regresar a Portada