Reportaje

 

Luis Guillermo

Restrepo Vélez 

 

Nuestro Personaje  de la LXXIII Edición de Salud Colombia es el Dr. Luis Gullermo Restrepo Vélez. El Dr. Restrepo es Químico Farmacéutico de la Universidad de Antioquia, con una especialización en Atención Farmacéutica. Ha trabajado básicamente en la gestión hospitalaria de distintos niveles, en el Hospital San Vicente de Paúl de Caldas Antioquia, en la I.P.S. de la Universidad de Antioquia y en el Hospital San Vicente de Paúl de Medellín; Hace año y medio es Director de la Fundación para la Investigación del Medicamento en los Sistemas de Salud, IFARMA. Es también Vicepresidente del Colegio Nacional de Químicos Farmacéuticos y Secretario Académico de la Confederación de Profesionales de la Salud.

El Dr. Restrepo plantea uno de los debates más trascentales para la política de salud del país en estos momentos, los efectos de las protecciones a las patentes de medicamentos en los tratados de comercio internacionales. Por ello es nuestro invitado en Salud Colombia.


    

S.C.:  Usted ha estado participando en los debates que tienen que ver con los efectos del ALCA, o de los Tratados de Libre Comercio, sobre el mercado de medicamentos y sobre los precios de medicamentos en Colombia. ¿Cuál es el problema fundamental que está en discusión?

L.G.R.V.:  Bueno, el problema fundamental que se encuentra en debate en este momento, es que las pretensiones de Estados Unidos en el tema de propiedad intelectual -que es el que más afectación tendría sobre los precios de los medicamentos- van mucho más allá de los acuerdos que se han logrado en el seno de la Organización Mundial del Comercio. Plantean lo obtención de una protección mucho mayor que la que está ya estipulada para las patentes, evitando, por ejemplo, que los países utilicen mecanismos como las importaciones paralelas, extendiendo el ámbito de las patentes (por ejemplo) a segundos usos, que en este momento están expresamente prohibidas por la decisión 486 de la Comunidad Andina, que es la que rige actualmente y, en suma, pretenden que la protección monopólica a la explotación de los productos por parte de las empresas farmacéuticas multinacionales, tenga unos plazos mucho mayores.

 

S.C.:  Cuáles serían los efectos para Colombia de una prórroga de cinco, o los años que estén solicitando, sobre el precio de los medicamentos y por tanto sobre el acceso a los medicamentos de los colombianos y los efectos también  sobre el sistema General de Seguridad Social.

  L.G.R.V.:  El problema fundamental es que cada ampliación en los plazos de tiempo de protección en los cuales se puede hacer explotación monopólica de los productos, mantiene durante ese mismo periodo los precios de estos medicamentos muy altos en el mercado (es la intención de las compañías multinacionales que alegan que deben recuperar lo que invirtieron en la investigación y en el desarrollo de esos productos). Durante estos tiempos se evitaría la competencia: se ha demostrado que cada que se introduce un nuevo competidor los precios bajan dramáticamente; por el primer competidor aproximadamente el 30%, por el segundo  se obtiene una caída en el precio de un 15% y luego bajas sucesivas del 10% por un competidor adicional.

  Colombia en este momento es uno de los países con menores precios por unidad vendida de medicamentos, y lo que se ha estimado es que con el paquete completo de medidas que se pretende adoptemos dentro de estos tratados, pues podrían significar para el país perder alrededor de 777 millones de dólares anuales. Este dato procede de un estudio de FEDESARROLLO, que ha sido cuestionado por el Gobierno, pero que no ha podido ser descartado porque realmente es un estudio bien hecho y además confirmado por datos de la propia industria multinacional. Por ejemplo, Argentina, que es un país con un mercado muy parecido al nuestro, informa que el sobrecosto asciende a 750 millones de dólares anuales.

 

S.C.:  Evidentemente el sistema no tiene 750 millones de dólares para gastar más en medicamentos al año, que equivaldría a todo el costo del Régimen Subsidiado. ¿Cuál es entonces la posición del Gobierno, frente a la negociación para el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, que ya inició?

L.G.R.V.:  El Gobierno, a través del Ministerio de Comercio Exterior, señala que se deben plantear estos problemas desde una óptica económica totalmente,  y mirarlos desde un punto de vista eminentemente pragmático, donde si es necesario sacrificar el sector farmacéutico por ganar otros beneficios, en términos de empleo o de exportaciones de otros sectores, pues entonces eso se hará. Nosotros pensamos que esa es una posición que no tiene en cuenta elementos que no son económicos, pero que si son de vital importancia para un país en términos de su autonomía, no solamente en materia de productos farmacéuticos, pues el tema de propiedad  intelectual también se extiende a otros campos que podrían incluso tener un mayor impacto, como el tema de los agroquímicos o de las semillas.

 

S.C.:  Observamos recientemente a la organización Médicos sin Fronteras participar en estos debates, para advertir sobre los graves efectos sobre la salud y la vida de los pueblos (con una frase o el eslogan “la salud no se negocia”), y exigir al Gobierno que no se ceda un milímetro en los 20 años de patentes que establece el Convenio DOHA de la Organización Mundial del Comercio. ¿Qué otras organizaciones están trabajando en ese proceso y qué se está haciendo actualmente para tratar de  evitar que el Gobierno ceda en las negociaciones sobre este punto? ¿Qué otras manifestaciones tiene el Gobierno? ¿El Ministerio de Protección Social, por ejemplo, frente a Comercio Exterior que lidera la negociación?

L.G.R.V.:   Nosotros hemos logrado consolidar en el tiempo, más o menos dos años de trabajo, una alianza de organizaciones no gubernamentales que se han interesado en el tema. Allí están, por ejemplo,  Misión Salud, está Acción Internacional por la Salud , OXFAN, que es una organización no gubernamental inglesa que nos ha acompañado en algunos aspectos; FEDESALUD se ha unido hace poco a la alianza y es de resaltar lo de la Confederación de Profesionales de la Salud, porque siendo una organización que agremia a profesionales de la salud no médicos de 14 profesiones, que también ha tomado interés en este tema y ha empezado a participar dentro de los debates.

 

S.C.:  ¿Y el Ministerio de Protección Social que ha dicho frente a esta problemática, que lo afecta específicamente dado que la salud es, por definición constitucional, un servicio público regulado por el Estado y regulado (principalmente) desde el Ministerio de Protección Social.

L.G.R.V.:  En esta pregunta en particular yo me remitiría  a la participación del fallecido ministro Juan Luis Londoño dentro del debate, en el momento en que se expidió el Decreto 2085 que inicialmente se iba a firmar bajo el gobierno de Andrés Pastrana, a finales de ese gobierno. El Doctor Juan Luis Londoño solicitó expresamente que ese tema no fuera tocado y que se dejara para el gobierno entrante, y él siempre fue muy consiente de lo que hablábamos al principio, sobre la incidencia tan abrumadora que un problema tal de incremento de precios podría tener sobre el sistema de Seguridad Social en Salud. Entonces  siempre se trató al máximo de mantener una posición bastante conservadora del Gobierno colombiano, del Ministerio de Protección Social. Ahora el Ministerio ha dado pasos en términos de introducir el tema de propiedad intelectual en la política farmacéutica nacional, como uno de los tópicos del Gobierno, pero en la intención de mantener, como Ud. lo decía hace un rato, los niveles de protección de patentes a los que Colombia se ha comprometido en el seno de la Organización Mundial del Comercio y de la Comunidad Andina de Naciones.

 

S.C.:  El Acuerdo de Libre Comercio también tiene posibles efectos sobre la regulación de las profesiones. Precisamente a raíz del proyecto de Ley 017 sobre la regulación de las profesiones del sector salud, que ya fue retirado del Congreso por el Gobierno, se presentó un intenso debate. ¿Qué efectos tiene o podría tener el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos sobre la regulación de las profesiones de la salud en Colombia?

L.G.R.V.:  Creo que este es uno de los temas menos estudiados y me parece fundamental que  debemos seguir profundizando en el entendimiento de lo que va a suceder, del impacto de los tratados. La realidad es que dentro de los Tratados de Libre Comercio subyacen las modalidades de prestación de servicios que tienen en Estados Unidos y obviamente para ello pues se necesita un tipo de profesional específico, unas normas de ejercicio y de formación profesional que responden a las necesidades específicas de un país, pero que al convertirse en una norma pueden afectar el desarrollo de otros países en términos de impedir la evolución interna de las profesiones y de sus sistemas de salud. Hace poco hablábamos del peligro que encierra para Colombia firmar un Tratado de Libre Comercio con el único país desarrollado que no tiene un Sistema de Seguridad Social en Salud con cobertura universal; creo que ese tema específico se debe enfrentar muy bien y no hacerlo a la ligera y por el afán de lograr negociar rápidamente con Estados Unidos.

 

S.C.:  Última pregunta, ¿Que seguridad proporciona la aseveración del Ministro de Comercio Exterior en el sentido de que ya está incluído en la lista de puntos defensivos para la negociación de Colombia, el de las patentes de medicamentos?.

L.G.R.V.:  Pues realmente a nosotros no nos deja tranquilos esa aseveración, porque viene acompañada de una afirmación también en el sentido contrario, de que todo es negociable y de que todo está sometido a la óptica económica. Entonces nos parece un avance significativo que se haya dicho expresamente, pero creo que el país tiene que rodear al Gobierno en términos de realmente defender esa posición y no cambiarla.

 

 


Regresar a portada