Noticias




 

Aumenta diferencia entre UPC Contributiva y Subsidiada

El Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud, en sesión de Diciembre 22, decidió aumentar para el año 2004 un 7,1% la UPC del Régimen Contributivo por lo que se fija en un valor promedio de $346,271.44, mientras que la UPC Subsidiada tan sólo fue incrementada en el 6.2% para un valor de $191,821.00.  

Los dos aumentos reultan inferiores al incremento del salario mínimo, de un 7,83%, que se torna en incremento obligatorio cuando no llega a Acuerdo el Consejo. Sin embargo, un aumento de la UPC del Régimen Subsidiado por debajo del incremento del Contributivo se contrapone con lo establecido en la Ley 100 de 1993, en el objetivo de crear las condiciones de acceso a un Plan Obligatorio de Salud igual para todos los habitantes del territorio nacional. 

Fuente: Acuerdos del Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud

Al incremento diferencial se había opuesto en comunicación al Consejo la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas, en comunicación al Ministro de Salud y Presidente del Consejo:

"Hasta este punto nos hemos referido al proceso en general de incremento de UPC, pero queremos hacer expresa una solicitud respecto al tema UPC subsidiada, conociendo las dificultades de consecución de la información desde las EAPB de ese régimen. La decisión de un eventual incremento de UPC-S por debajo de la UPC-C es una decisión de alto riesgo para ese subsistema y para todas las entidades que dependen de el muy en especial para las IPS Publicas. En el año 1999 fue tomada una decisión en tal sentido que en términos prácticos rezagó la UPC-S nueve puntos porcentuales de los cuales apenas ha recuperado 2 en los últimos años. Eso implica en la practica del sistema alejarnos cada vez mas de la meta de una sola UPC y por ende de un solo POS."

Fuente: Acuerdos del Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud

 

A pesar de lo anterior, así justificó el Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud su decisión en el Acuerdo 254:

Que en cumplimiento del artículo 52 de la Ley 812 de 2003 el Ministerio de la Protección Social solicitó, recibió, procesó  y analizó la información enviada por las EPS públicas y privadas Administradoras del Régimen Contributivo, así como la información enviada por las EPS públicas y privadas Administradoras del Régimen Contributivo y Subsidiado.

Que se adelantó una evaluación del equilibrio financiero de las subcuentas de Compensación y de Promoción del FOSYGA, que permite conocer la probabilidad de déficit o superávit de las subcuentas del FOSYGA, según el comportamiento de las diferentes variables consideradas.

Que de conformidad con los factores de ponderación de la estructura diferencial de UPC y la población por grupo etáreo que se ha venido compensando  durante el año 2003, se genera un gasto en la subcuenta de compensación del FOSYGA, que se estima en 1,044 cuantificado en aproximadamente $15.235,94 per cápita/año 2004 adicionales, que impactarían sobre la subcuenta de compensación.

Que durante el año 2003 se presentó un incremento superior al 700% en la presentación de recobros promedio mes por parte de las EPS Administradoras del Régimen Contributivo, Entidades Adaptadas y ARS Administradoras el Régimen Subsidiado, tanto de medicamentos que están por fuera del POS-C y POS-S, como de tutelas, lo que hace necesario conocer su evolución.

Que de acuerdo con el estudio del Comité Técnico de Medicamentos y Evaluación de Tecnología – Asesor del Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud y teniendo en cuenta el considerando anterior, se hace necesario incluir en el Plan Obligatorio de Salud del Régimen Contributivo la prueba de ayuda diagnóstica de laboratorio Carga Viral y la prótesis endovascular Stent Coronario Convencional, no recubierto, por cuanto genera la mayor proporción de recobros al FOSYGA.

Que por lo señalado anteriormente es procedente disponer el reajuste de la Unidad de Pago por Capitación para el Régimen Contributivo (UPC-C), en un porcentaje del 7.1%.

Que con base en el estudio realizado con la información de las ARS es procedente incrementar la Unidad de Pago por Capitación para el Régimen Subsidiado (UPC-S) en un 6.199771% para el año 2004.

 

Que para garantizar el financiamiento de las actividades de promoción y prevención, se hace necesario aumentar en 6.1% el valor que se le reconoce a las EPS y mantener el porcentaje de la provisión que recibe esta subcuenta de las cotizaciones en salud en 0.41% del IBC, lo cual es suficiente para garantizar la financiación de las acciones de promoción y prevención que ha definido el Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud.

 

La Unidad de Pago por Capitación por estructura poblacional y de costo para el Régimen Contributivo quedó así:

 

Grupo etáreo

 

 

Estructura de Costo

 

Valor Año

Menores de un año

2.47

$855,290.45

De 1 a 4 años

1.28

$443,227.44

De 5 a 14 años

0.68

$235,464.58

De 15 a 44 años (Hombres)

0.60

$207,762.86

De 15 a 44 años (Mujeres)

1.24

$429,376.58

De 45 a 59 años

0.81

$280,479.86

Mayores de 60 años

2.28

$789,498.87

 

Así mismo en el Artículo Séptimo se acuerda incrementar el valor que se reconoce a las Entidades Promotoras de Salud para el desarrollo de actividades de Promoción y Prevención, durante el año 2.004 a la suma anual de  $14,312.04 año, para el Régimen Contributivo. En el Régimen Subsidiado este costo hace parte de la UPC Subsidiada, por lo que la diferencia real entra las UPC va de $191,821.00 a $360,583.48.

En términos porcentuales la UPC del Régimen Subsidiado representa poco más del 55% de la UPC del Régimen Contributivo, o tan sólo un 53% si se tiene en cuenta que en el Contributivo hay que sumar el aporte per cápita para promoción y prevención.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Acuerdos del Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud

La inclusión de la prueba de carga viral y el stent coronario en el POS Contributivo y no en el Subsidiado es la razón de la diferencia en el incremento, que hace que los dos planes se alejen en lugar de acercarse. La UPC del Régimen Contributivo crece por encima de la inflación (6,49 para el 2003) y la UPC para el Subsidiado pierde por unas décimas su valor real.

El Acuerdo preserva un 33% de Incremento para el Régimen Contributivo en zonas especiales y del 25% para el Régimen Subsidiado, nuevamente sin que haya justificación para tal diferencia. El representante de los usuarios rurales en el Consejo ratificó su desacuerdo con esta diferencia y señaló en un dcoumento la insuficiencia de la UPC para el manejo de comunidades dispersas del Régimen Subsidiado.

 

La fiebre amarilla ¿Nueva amenaza o Sistema inoperante?

A raiz del brote de fiebre amarilla presentado a mediados año en Santander ha sido cuestionada una vez más la capacidad actual del Sistema de Seguridad Social en Salud para proteger a la población. Se revisa el hecho y la problemática a continuación en varios aspectos.

En primer lugar, el siguiente fue el informe publicado por el Sistema de Vigilancia Epidemiológica a raiz del brote de fiebre amarilla en este año:

FIEBRE AMARILLA SELVATICA, COLOMBIA 2003

Martha Patricia Velandia G. Coordinadora PAI Colombia.

La fiebre amarilla tiene un comportamiento edemo-epidémico en el país. Desde la introducción de la vacuna en 1936 la incidencia ha disminuido gradualmente, sin dejar de presentarse picos aproximadamente cada cinco años. Durante la década de los 90 la media de casos fue tres por año; pero a partir de 1998 el país desarrolló una prueba de ELISA IgM para fiebre amarilla, herramienta diagnóstica que ha permitido mejorar la sensibilidad de la vigilancia, conllevado a aumento en el diagnóstico de la fiebre amarilla permitiendo además que ante un caso IgM positivo se desencadenan todas las acciones de control.

Hasta la semana epidemiológica 28 del año se han confirmado 31 casos de fiebre amarilla selvática concentrándose en dos grandes brotes ambos localizados en Norte de Santander el primero de ellos entre las semanas 5 y 6 del año con 5 casos y el segundo a partir de la semana 24 hasta el momento (22 casos confirmados) Los restantes 4 casos se presentaron en Casanare, Guaviare y Meta entre la semana epidemiológica 1 a 7. (Grafica 1)

 

Grafica 1. Casos de fiebre amarilla selvática Colombia 2003

El primer caso del año se presentó en la primera semana de enero en el departamento del Guaviare (mujer de 24 años que fallece, sin antecedente de vacunación); el segundo en la semana 4 del año (hombre de 32 años procedente de Monterrey Casanare); alrededor de este caso se detecto otro caso mas mediante la prueba de IgM (hombre sin dato de edad procedente del mismo municipio) y en la semana 8 se notifica una muerte de un hombre de 21 años procedente de La Uribe (Meta).

El día 14 de enero de 2003 se informa de la muerte de dos menores con sospecha de fiebre amarilla residentes en la Vereda Playa del Socorro (Estado de Zulia, Venezuela) a una distancia de 1hora y 20 minutos de Vereda Caño Victoria (Tibú, Norte de Santander); igualmente se informa de la muerte de 20 monos araguatos, como respuesta a esto se iniciaron actividades de vacunación, control vectorial y capacitación en el área. El 15 de enero llega al laboratorio de Patología del Instituto Nacional de Salud de Colombia una muestra de un mono araguato muerto en Caño Victoria (Colombia) el resultado de patología no muestra signos de fiebre amarilla, evidenciándose necrosis focal probablemente por virus herpes.

Entre las semanas 5 y 6 se confirman cinco casos por fiebre amarilla en los municipios de Tibu y Sardinata (Norte de Santander), todos hombres jóvenes (21-56 años X: 32 años) que trabajaban como recolectores de hoja de coca y sin antecedentes vacunales. La letalidad de este brote fue de 60% (3/5) Como respuesta a este inusitado aumento en el numero de casos se declara la alerta epidemiológica y se fortalecen las actividades propuestas en el plan de contingencia.

En vacunación: Se llevo a cabo una priorización para la vacunación de los municipios afectados, requiriéndose para yugular el brote e interrumpir la transmisión en los municipios priorizados (Convención, Cúcuta, El Carmen, El Tarra, El Zulia, Los Patios, Ocaña, San Calixto, Sardinata, Teorema y Tibu) 350.000 dosis de vacuna. El nivel central envió durante los meses de febrero, marzo y abril 320.000 dosis más 20.000 que había enviando en el mes de enero. El informe de vacunación del departamento da cuenta de la aplicación a junio de 258.631 dosis en estos municipios.

En Vigilancia: Se reforzó todo el proceso de la vigilancia, tanto de la notificación como de los procesos laboratoriales, se implementó un sistema de vigilancia de febriles ictéricos. Se llevo a cabo una encuesta de febriles y levantamiento de índices aédicos en Cúcuta, dado que esta es la ciudad más cercana para los casos que salían de la zona priorizandose 6 barrios de la ciudad con alto riesgo para vacunación y control químico de vectores.

Brote Norte de Santander junio-julio 2002

Luego de un silencio de 16 semanas epidemiológicas, nuevamente el departamento de Norte de Santander notifica en la semana 23 una muerte de un niño de 13 años proveniente de Convención, el cual es confirmado por histopatologia por el laboratorio de Patología del Instituto Nacional de Salud. Desde ese momento y hasta el 9 de julio el departamento ha notificado un total de 46 casos sospechosos de fiebre amarilla procedentes de la región del alto Catatumbo. El departamento de Cesar ha notificado 13 casos todos provenientes del municipio El Carmen de Norte de Santander, la información de estos casos sospechosos se esta actualizando. Alcanzando así un total de 59 casos sospechosos.

Los municipios que mas han notificado casos sospechosos son Convención (27); El Carmen (15); Tibu (9), Teorema (4) y El Tarra (2). Estos casos sospechosos se han presentado en personas entre los 5 y 72 años de edad; el 79% han sido hombres y la ocupación del 64% de ellos es la de agricultor.

De estos 59 casos sospechosos, se han confirmado 22 casos; dos por nexo epidemiológico, pacientes en quienes no se permitió la toma de muestras y fallecieron con cuadro clínico compatible con fiebre amarilla dos semanas después del inicio de síntomas. Las confirmaciones laboratoriales se han hecho cinco por histopatologia e inmunohistoquimica; 18 mediante la técnica de ELISA; 3 de los pacientes con confirmación histopatológica también tienen ELISA positivo. El laboratorio de Virologia del INS esta desarrollando igualmente la técnica de PCR para fiebre amarilla tres pacientes con ELISA positivo han sido también positivos por PCR. La fecha de inicio de síntomas del primer paciente confirmado fue el 3 de junio y el último se presentó el día 30. (Grafica 2)

Grafica 2. Casos de fiebre amarilla Norte de Santander Junio - Julio 2003

 

Las edades de los casos confirmados están entre 5 y 45 años con un promedio de 23.8 años (ver grafico 3). El 86.4% (19) son hombres y su ocupación es la agricultura en el 56%. Los casos confirmados provienen principalmente de los municipios de Convención 9; Tibu 6 y El Carmen 4 y El Tarra y Teorema cada uno con un caso Los Principales síntomas por los cuales consultaron los pacientes fueron fiebre, ictericia, malestar general, hematemesis y finalmente alteración del estado de conciencia. Ningún paciente tenía antecedente vacunal contra la fiebre amarilla. De estos 22 pacientes confirmados 11 han fallecido y 11 mejoraron de su cuadro clínico para una letalidad del 50%

Grafico 3. Distribución de los casos por grupo de edad. Norte de Santander junio julio 2003

 

El departamento de Norte de Santander ha iniciado las actividades de contención del brote, fundamentadas principalmente en la vacunación, se han enviado desde el nivel central 130.000 dosis de vacuna de fiebre amarilla, las cuales se han distribuido así:

 

Información suministrada por la doctora Nancy Ortiz Coordinadora PAI Norte de Santander

Las actividades de vacunación han sido reforzadas por un proyecto financiado por OPS por una cuantía de U$20.000 dólares, cuyo objetivo es el incrementar coberturas vacunales no solo con fiebre amarilla, sino con todos los biológicos del PAI en zonas de difícil acceso. Es de anotar que en algunos municipios del departamento este ha sido la única actividad de vacunación.

Como es una zona con conflicto y presencia de fuerzas armadas al margen de la ley se ha requerido del apoyo de Comité Internacional de la Cruz Roja para ingresar al área, el día 10 de julio ingresará la comisión de CICR, INS y Secretaria de Salud Departamental a la vereda San Pablo, lugar de origen del brote para identificar mas casos, proceder a la vacunación y aplicar las medidas adecuadas control.

Otra de las dificultades encontradas hasta el momento es la gran movilidad del personal, que han ingresado al área para llevar a cabo actividades de recolección de hoja de coca, sin haber sido previamente inmunizado, dificultando la estimación de necesidades de biológico, un ejemplo de esto es Tibu, municipio que tenía una programación de susceptibles para fiebre amarilla de 1102 y hasta el momento ha vacunado 15.976 personas.

Y aunque las investigaciones de campo realizadas en los casos permiten corroborar como la presentación de la fiebre amarilla en nuestro país es la de una forma selvática, donde el hombre no inmune irrumpe en el ciclo selvático de la transmisión el riesgo de la urbanización permanece latente, coberturas de vacunación bajas en las zonas urbanas a donde los pacientes consultan (del 10 a 45% de vacunación informada), los altos de índices de infestación por Aedes aegypti en estas mismas áreas (índice aédico mayor del 20%), la multifocalidad de criaderos por vivienda (índice de Breteau entre 42.85-71.43) y la presencia de este vector en zonas muy cercanas a los sitios selváticos donde los casos se infectaron y con una permanente comunicación con las medianas ciudades, hacen que este siga siendo un riesgo real en nuestro país.

Si observamos el cumplimiento de algunos indicadores durante el brote podemos observar como la letalidad sigue siendo alta requiriendo incrementar el numero de muestras tomadas por caso para poder aumentar los casos subclínicos u oligosintomaticos diagnosticados. Es importante no descuidar la educación al personal de salud en el diagnóstico clínico y en los métodos de confirmación por laboratorio de la fiebre amarilla.

 

El párrafo subrayado define claramente el cuadro de riesgo, que amerita una labor permanente en el campo de la prevención, labor que no parece ser realizada oportuna ni adecuadamente por los distintos actores del Sistema de Seguridad Social en Salud. El control de vectores no opera y la vacunación tampoco, a pesar de estar definida la zona como de alto riesgo. La llegada de las vacunas después del brote simplemente confirma la inoperancia del Sistema de Prevención. 

Igual se puede señalar la baja capacidad de respuesta frente al riesgo ya evidente, pues desde las primeras semanas epidemiológicas del año aparecen casos y a mediados de año todavía no se han aplicado las vacunas, según se desprende de los informes de vacunación del mismo documento. Es evidente que el Sistema,  a nivel departamental y municipal especialmente, no está operando debidamente.

El Dr. Conrado Gómez, comentaba en Octubre en el periódico El Pulso:

"............Es prudente insistir que la fiebre amarilla es una enfermedad inmunoprevenible, que no debería extenderse como lo ha hecho. Su existencia en focos selváticos no excusa su propagación, habilitada por poblaciones sin vacunar en zonas de riesgo, ni siquiera considerando los problemas de orden público"

"............Pero lo que más alarma es la despreocupación en la opinión pública del resto del país........... No hay en la ciudadanía perfecta cuenta de la oscuridad que transita, ni del tipo de peligro que nos reta. Se ignora que los sistemas de alarma epidemiológica están debilitados o desactivados, porque son varias las secretarías de salud de ciudades importantes sin un epidemiólogo, y muchas más las que no tienen sistema de vigilancia entomológica, ni hacen control de vectores. Estas incongruencias desnudan una debilidad reincidente del sistema de seguridad social para atender los problemas de salud pública, y de los colombianos para exigir medidas de protección social"

"............Los mandatarios locales deberían ser advertidos de signos y síntomas, permanecer en estado de alerta y movilizar a la población entera para eliminar los criaderos de insectos. La letalidad del 69.6% del brote, que reporta el último informe de SIVIGILA (Semana No, 30) habla de una epidemia sobre poblaciones sin defensas, sin acceso a los servicios y de un sistema de vigilancia que detecta tarde los casos. Este conjunto de debilidades puede ocasionar un daño enorme a la salud y a la economía del país, que por ahora le cuesta la vida a 35 colombianos".

La historia parece continuar según las últimas noticias, pues se presentaron nuevos brotes de la enfermedad al finalizar el año en el Cesar, a pesar de los  importantes esfuerzos del Sistema por controlar la enfermedad a partir del mes de Julio. El número de casos en el año 2003 alcanzó la histórica cifra de 113 y el número de muertes confirmadas aún no es definitivo, cerrrada la semana 52 del SIVIGILA.

 

 

La Salud Oral muestra un cambio radical pero persisten grandes inequidades

por JAIRO HERNAN TERNERA PULIDO

Los diversos estudios de morbilidad oral realizados en los años 1966, 1987-89  y 1.999, demuestran un cambio radical en las condiciones de salud oral de los colombianos, al analizar la tendencia del C. O. P. en los niños de seis a doce años se observa el impacto de los programas de prevención en salud y el aumento de los dientes sanos y menores necesidades de atención en cada uno de los grupos  etareos.

 

La gráfica nos muestra la tendencia de la enfermedad caries dental para los años de referencia y nos permite observar los dramáticos cambios ocurridos en el perfil epidemiológico del país en los últimos treinta años. Es también importante observar que cada nueva cohorte poblacional tiene un mejor estado de salud oral y la comparación de historia de caries disminuye a cerca de la mitad entre cada uno de los estudios; esto permite observar en el tiempo la acción horizontal de las medidas preventivas y la acción vertical de los servicios de salud oral al facilitar un mayor acceso a servicios de salud oral.

La tendencia del COP para los menores de doce años en el estudio de morbilidad oral de 1.998, representa uno de los mayores logros del país al alcanzar la meta de un COP menor de 3.0, antes del año 2.000. Una de las características más interesantes de logro en salud bucal se debe al gran número de dientes sanos a esta edad lo cual refleja el impacto positivo de las medidas preventivas (fluorización de la sal de cocina) y posibilidades reales de contar con una buena higiene oral.

Pero si los resultados nacionales son alentadores al analizar los datos del Tercer Estudio Nacional de Morbilidad Oral, desde la óptica del acceso a servicios de salud bucodental en las cuatro ciudades más importantes, Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla los resultados cambian radicalmente y  llevan a reflexionar acerca del modelo de atención en cada una de estas ciudades durante el Sistema Nacional de Salud y  permiten de manera indirecta evaluar el acceso a servicios de salud oral, para facilitar este análisis se tomará como base el índice de Fulton[1]

 

INDICE DE FULTON EN DIVERSAS CIUDADES COLOMBIANAS 1.998

 

GRUPO ETAREO

BOGOTA

MEDELLIN

CALI

B/QUILLA

< 5 AÑOS

0.23

0.52

0.47

0.09

12 AÑOS

0.32

0.55

0.41

0.33

15-19 AÑOS

0.48

0.61

0.41

0.31

20-34 AÑOS

0.48

0.64

0.52

0.42

35-44

0.32

0.57

0.37

0.27

55 y MAS

0.16

0.21

0.10

0.07

 

El índice  utiliza como base cien dientes que hayan padecido caries dental y cuantos de ellos se han obturado por lo tanto la tabla anterior refleja que para 1.998 en Bogotá de cada cien dientes cariados en menores de cinco años solo se obturaban 23, en Medellín 52 y Cali 47; para los doce años mejora el número de dientes obturados por cada cien cariados pasando a 32, 55 y 41, en Bogotá, Medellín y Cali. Los datos se acercan en el grupo etáreo de 15 a 19 años en donde de cada cien dientes cariados se obturan 48 en Bogotá, 61 en Medellín, 47 en Cali. Los datos anteriores permiten pensar que es mayor el acceso a servicios de salud en las ciudades de Medellín y Cali para casi todos los grupos de edad en 1998.

Es importante anotar que para los grupos etáreos mayores de 15 años la búsqueda de la atención y solución de problemas odontológicos es mayor y esto podría estar relacionado con una mayor autonomía personal y económica de los pacientes; por lo anterior la tarea de la autoridad sanitaria es la de intervenir en el modelo de prestación de servicios de salud oral para garantizar a los menores equidad y accesibilidad y de esta forma mantener los logros alcanzados por los programas preventivos.

El análisis de accesibilidad, facilitado por el indice de Fulton, permite observar que el control de la patología caries dental, fue más eficiente y equitativo en Medellín dentro del Sistema Nacional de Salud, que los servicios prestados por la seguridad social hasta 1998.

 

El Índice de Fulton y Otras variables

 

VARIABLE

INDICE DE FULTON

Régimen Subsidiado

0.19

Régimen Contributivo/Medicina Prepagada

0.41

Régimen Especial

0.49

No afiliado a la seguridad social

0.22

Sin escolaridad

0.09

Primaria completa/Secundaria incompleta

0.27

Secundaria completa/Educación superior

0.58

Hombres

0.28

Mujeres

0.30

 

La diferencia de acceso en los diferentes regímenes es muy marcada y refleja que en el régimen contributivo y los regímenes especiales hay un mayor número de dientes obturados por cada cien cariados, que alcanzan más del doble al  régimen subsidiado; se presenta de manera similar el acceso para el régimen subsidiado y los no afiliados a la seguridad social.

La escolaridad y el estrato socioeconómico son las variables que mas influencia tiene para la búsqueda de la atención en salud oral ya que duplica el número de dientes obturados entre quienes tienen secundaria completa y educación superior, frente a quienes solo tienen primaria completa y secundaria incompleta, es casi nulo el número de dientes obturados en la población sin escolaridad; la diferencia entre hombres y mujeres no es muy marcada.

Índice de Fulton y Entes Territoriales:

En cuanto a la categoría de municipio no hay una gran diferencia en los municipios de categoría especial y categoría cuatro ya que el número de dientes cariados fluctúa ente       0.41 y 0.30, lo cual refleja una escasa oferta de servicios de salud oral para este grupo poblacional pues de cada cien dientes cariados solo se estarían obturando cuarenta y uno (41) y treinta (30) respectivamente. En los municipios con menor desarrollo los niños de doce años solo alcanzan a recibir tratamiento de veintiséis (26) dientes por cada cien cariados.

 

VARIABLE

INDICE DE FULTON

CATEGORIA DE MUNICIPIO

 

Categoría Especial y 1

0.41

Categorías 2-3-4

0.30

Categorías 5-6

0.26

 

Índice de Fulton y Estrato Socioeconómico.

El número de dientes obturados se duplica al pasar de un estrato a otro para alcanzar niveles de acceso de cerca del 80% de dientes obturados por cada cien cariados en el estrato seis. El dato del estrato cuatro no es confiable y por lo tanto se puede esperar que de seguir la tendencia de los otros estratos se estarían obturando cerca del 50% de los dientes cariados de estos niños. En síntesis estos datos podrían indicar que el acceso a servicios de salud oral para los niños esta determinado por la capacidad económica de sus familias, la importancia que asignan a su presentación personal y facilidades de acceso a estos servicios.

 

ESTRATO SOCIOECONOMICO

               Índice de Fulton

Estrato 1

0.15

Estrato 2

0.35

Estrato 3

0.48

Estrato 4

0.20

Estrato 5

0.55

Estrato 6

0.80

 

LOS MODELOS DE ATENCIÓN EN SALUD ORAL.

Los servicios de salud oral se han caracterizado por ser intramurales, sin priorizar grupos poblacionales específicos y sin una clara incidencia de trabajo en los espacios sociales  (jardines escolares, escuelas, colegios, madres embarazas y lactantes); en síntesis es la demanda  la que ordena la utilización de los servicios. Hubo excepciones como  el Servicio Seccional de Antioquia quien desarrollo programas incrementales de salud oral en todo el departamento y que se ve reflejado en mejores indicadores de salud oral.

Durante el periodo de prestación de servicios por las Cajas de Compensación Familiar, se realizaban programas preventivos intramurales y en los meses de junio y diciembre se aumentaba la solicitud de citas para prevención y tratamiento.

En la actualidad ninguna EPS  tiene un modelo de atención en salud oral que privilegie el acceso a servicios de salud para los niños y jóvenes; las ARS en su gran mayoría han desarrollado servicios de atención basados en consultorios en más de las veces alejados de las  viviendas de los beneficiarios del régimen subsidiado y en los hospitales públicos se realizó en algunos de ellos reestructuración de este servicio y es deficitaria la oferta pública  para los colombianos.

Es también importante anotar que muchas EPS, prestan servicios de salud en consultorios empresariales (medicina y odontología), en los cuales se confirma la presión de los empresarios y la poca capacidad de los afiliados para garantizar el acceso a servicios de salud con enfoque por ciclos vitales, coberturas poblacionales, trabajo en espacios sociales, como las escuelas, colegios y jardines infantiles.

 

LA INTERVENCION ESTATAL EN EL MODELO DE ASEGURAMIENTO

La intervención del Estado dentro del sistema de aseguramiento, se ha venido realizando luego de múltiples quejas y resultados poco alentadores de las aseguradoras para garantizar servicios de salud pública y por lo tanto se trata de ordenar a través de actividades de demanda inducida y obligatorio cumplimiento algunas acciones necesarias para estimular el uso de algunos servicios entre ellos la atención preventiva en salud oral.

Las dificultades de desarrollo del aseguramiento llevan a ordenar en la Ley 715 de 2.001, competencias de salud pública  y un fortalecimiento de la autoridad sanitaria para la ejecución de estas actividades  dentro del régimen subsidiado, dejando a los mecanismos de mercado o a la buena voluntad de las EPS del régimen contributivo las acciones de salud pública para su población afiliada; lo anterior se cristaliza con la expedición del acuerdo 229 de mayo 17 de 2.002 “Por el cual se define la proporción de UPC - S que se destinará para la financiación de las acciones de promoción y prevención para el Régimen Subsidiado”  con criterios de gradualidad e Integralidad para las acciones de promoción de la salud y prevención de la enfermedad; definiendo para su financiación un 4,01% de la UPC-S

 

PROPUESTA DE ATENCION EN SALUD ORAL

A pesar de la profunda crisis de la profesión odontológica, las organizaciones profesionales no han presentado al CNSSS, estudios que demuestren que el acceso a los servicios de salud oral en algunas regiones y para algunos grupos etáreos es deficiente y que se requiere de una pronta intervención para realizar los correctivos que permitan la generación de equidad y accesibilidad a los servicios dentales.



[1] El Índice de Fulton tiene como finalidad la medición del nivel de accesibilidad a los servicios de salud y el comportamiento de las personas una vez se ha presentado la enfermedad caries dental. (IF = O/(O+C+P+Ei))  (Consideraciones socio históricas de la odontología en Colombia Carlos Payares-Alberto Arango 1.991)

 

 


Regresar a Noticias Regresar a Portada