Novedades



 

Científicos hallan virus similar al SRAG en personas y animales

Pekín, (EFE).- Los vendedores de un mercado de animales vivos de Shenzhen, provincia septentrional de Cantón, son portadores de un coronavirus casi idéntico al del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SRAG), aunque no muestran signos de enfermedad, según publicó un equipo de científicos de Hong Kong y Cantón.

Los científicos, que investigan contrarreloj el origen del SRAG bajo la amenaza de que sea estacional, creen que el virus podría expandirse y ser transmitido al ser humano en los mercados, por lo que han extraído muestras de uno de ellos para su investigación.

Según el informe del equipo, este coronavirus, idéntico al del SRAG en un 99,8 por ciento, se halló también en mamíferos como la civeta, el perro-mapache y en el tejón-hurón, que se venden en los mercados para consumo humano.

El gobierno de Cantón prohibió en mayo la venta de 54 especies de animales, algunas consideradas exquisiteces, aunque levantó la prohibición enseguida, lo que el informe califica de arriesgado.

Según los científicos, estos animales podrían haberse contagiado a su vez del coronavirus por otra especie, que sería la auténtica cepa del virus del SRAG en la naturaleza.

En la investigación trabajan conjuntamente científicos de la Universidad de Hong Kong y del Centro para la Prevención y Control de Enfermedades de Cantón, dos de las zonas más afectadas por la neumonía atípica.

Los mercados de animales vivos son comunes en la provincia de Cantón, donde en noviembre se originó el virus del SRAG que se propagó a treinta países, mató a 814 personas e infectó a más de 8.000 en todo el mundo.

Los rumores de un rebrote de neumonía atípica empiezan a surgir de nuevo en China con la llegada del frío, y aunque el Gobierno lo desmintió, recomendó a la población que se vacune contra la gripe para evitar confusiones con el SRAG, de síntomas similares.



Confirman que mayor actividad cerebral previene mal de Alzheimer

Washington, (EFE).- Investigadores estadounidenses han confirmado que la mayor actividad intelectual es el mejor remedio contra el mal de Alzheimer, enfermedad neuronal degenerativa incurable.

En un artículo publicado en la revista Journal of Clinical and Experimental Neuropsychology, los científicos de la Universidad de Columbia (Nueva York) señalaron que imágenes cerebrales de personas inteligentes y muy educadas usan su cerebro de manera constante y parecen combatir con mayor efectividad el Alzheimer.

Esa enfermedad afecta principalmente a las personas de edad avanzada y se caracteriza por una pérdida progresiva de la memoria y de las facultades intelectuales hasta culminar en la demencia.

Una serie de estudios señaló recientemente que quienes mantienen una actividad intelectual permanente, desde resolver palabras cruzadas, hasta jugar ajedrez, tienen mayores probabilidades de eludir la enfermedad. Además, se realizaron pruebas a 19 personas de nivel intelectual y alto para determinar las diferencias de su actividad cerebral.

Las imágenes de resonancia magnética funcional, que muestran la actividad cerebral en el momento que ocurren, mostraron que en las personas de mayor nivel intelectual ésta se producía en los lóbulos frontales.

Añadió que el próximo paso de la investigación será examinar la actividad cerebral de personas jóvenes y saludables con ancianos que sufren el mal de Alzheimer, debido a que los estudios previos han demostrado que jóvenes y viejos utilizan el cerebro de manera diferente.

 

Demasiadas muertes por enfermedades cardiacas

Viena,  (EFE).- Unos cuatro millones de personas mueren todos los años de enfermedades cardíacas y circulatorias en Europa, lo que equivale al 48 por ciento del total de los fallecimientos, según los organizadores del Congreso Europeo de Cardiología que se celebra en Viena.

Según comunicó la Sociedad Europea de Cardiología días antes del congreso, existen diferencias regionales "dramáticas" en Europa como lo demuestra el hecho de que en Rusia la mortalidad por enfermedades cardíacas en los hombres y las mujeres entre 35 y 74 años es ocho veces mayor que, por ejemplo, en Francia.

En Europa Occidental, la situación es peor en Gran Bretaña, Finlandia e Irlanda, donde las muertes por enfermedades cardiovasculares duplican las de Italia, y mejor en países como Francia y España, donde mueren de síndromes cardíacos menos de tres personas por cada mil al año, mientras que en Rumanía, Rusia y Ucrania son más de ocho por mil.

En Escandinavia se ha conseguido en los últimos años reducir la mortalidad por causas cardíacas y circulatorias, pero al mismo tiempo en Europa del Este han aumentado las muertes hasta en un 60 por ciento.

Los especialistas consideran que un 30 por ciento de las muertes tienen su origen en una alimentación excesivamente grasa, mientras el 36 por ciento de los hombres y el 38 por ciento de las mujeres sufren enfermedades coronarias mortales por falta de ejercicio físico suficiente.

Además advierten de que todos los años 1,2 millones de personas mueren en Europa como consecuencia del consumo de tabaco, 430.000 de ellas debido a enfermedades cardíacas y circulatorias causadas por ese hábito.

Los expertos piden que se reduzca en Europa la mortalidad por problemas cardíacos y de la circulación en un 40 por ciento hasta el año 2020 y pretenden alcanzar este objetivo tratando a personas con altos niveles de colesterol e hipertensión, así como disminuyendo el número de los fumadores en un uno por ciento al año.

Los cardiólogos consideran que también son decisivas las discrepancias entre los países en cuanto a medidas preventivas, el diagnóstico en la fase inicial y terapia.


 

La OMS advierte contra el exceso de azúcaren los alimentos

Ginebra, (EFE).- Un fuerte consumo de azúcar añadido a alimentos o bebidas contribuye a la caries dental y a la obesidad, advierte un estudio de investigadores surafricanos que publica el boletín de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los investigadores recomiendan que el azúcar añadido no supere un nivel de entre un 6 y un 10 por ciento de la ingesta alimentaria total y añaden que los alimentos y bebidas azucarados deben consumirse moderadamente y jamás entre comidas.

Según el artículo, el avance de la caries dental y de la obesidad justifican por sí solas una directriz dietética de los gobiernos contra el abuso de ese producto. Así, en Africa del Sur, hasta un 35 por ciento de los adultos sufren problemas de caída de dientes, mientras que un 20 por ciento de los adultos y un 30 por ciento de las mujeres negras padecen obesidad.

El exceso de peso y la obesidad afectan a un nueve por ciento de los niños de entre siete y nueve años. Según el estudio surafricano, entre los niños y las personas de más de diez años, las poblaciones urbanas consumen el doble de azúcares agregados que las rurales: un 12,3 por ciento frente a un 5,9 por ciento del consumo energético total.

En las zonas rurales, el azúcar agregado se consume principalmente en forma de azúcar blanco y de bebidas azucaradas no gaseosas mientras que en los medios urbanos procede de una mayor variedad de alimentos y bebidas. El artículo indica que un 33 por ciento de la población urbana consume bebidas azucaradas gaseosas frente a sólo un 3 por ciento de la que vive en medio rural.

Los investigadores surafricanos han descubierto también que, en muchos casos, el azúcar afecta negativamente al consumo de proteínas y reduce la aportación al organismo de hierro, zinc y tiamina. Esta última constatación lleva a pensar, según la OMS, que los alimentos ricos en azúcar no presentan ventaja dietética alguna para los niños que sufren de desnutrición.

Ese análisis ofrece "valiosas indicaciones sobre la influencia del azúcar en la alimentación y la nutrición en el mundo en desarrollo a través de un país en que se observa el doble fenómeno de la desnutrición y la sobrealimentación", comenta Pekka Puska, director del grupo de prevención de enfermedades no transmisibles de la OMS.

 

No nacen niños sanos en aldea tras prueba nuclear hace 20 años

Por Armando Pérez

Moscú, (EFE).- Ya han pasado más de veinte años, pero desde entonces no nacen niños sanos en la apartada aldea siberiana de Borojal, donde el extinto régimen soviético ordenó una explosión nuclear subterránea que condenó esa zona cercana al lago Baikal.

La explosión, que ocurrió el 31 de julio de 1982 a centenares de metros de profundidad, no descubrió yacimientos de uranio, petróleo o gas, pero sentenció a los habitantes de Borojal a vivir bajo los efectos de la radiación, denunció el diario "Trud".

"En Borojal, ya no quedan adultos testigos de la prueba, todos han muerto", dijo al rotativo Irina Tolmacheva, la única partera que todavía ejerce en esta aldea de la provincia de Osinsk, en la región rusa de Irkutsk, sur de Siberia

"Cuando comencé a trabajar en Bolojal, doce años antes de la prueba, la mayoría de los niños nacían sanos. Tras la explosión, las mujeres comenzaron a parir bebés enfermos y con deformaciones genéticas", afirmó Tolmacheva. Años después, la versión oficial explicó que la explosión fue un "sondeo profundo de la corteza terrestre" en un programa científico de "pruebas nucleares con fines pacíficos".

Se trataba de detonar cargas nucleares de baja potencia en "cámaras de explosión" depositadas en fosos recubiertos por gruesas capas de hormigón y excavados a diferentes profundidades del subsuelo y en distintos lugares del territorio soviético.

"Yo tendría no más de trece años. Entonces, los mayores hablaban de que si encontraban uranio en Osinsk, nos haríamos ricos", recordó otro testigo de la prueba de Borojal en un reportaje publicado por la revista "Tribuna". "La explosión rompió los cristales de las ventanas, sentimos un temblor de tierra que pasó desapercibido en Irkutsk, a 160 kilómetros", subrayó el testigo.

Tras la explosión, funcionarios de los ministerios de Energía Atómica y Defensa de la URSS "certificaron" que la explosión no contaminó con radiación el subsuelo ni el entorno. Muchos años después, expertos del Instituto de Geoquímica de la Academia de Ciencias dieron la voz de alarma en 1999 al detectar en las aguas subterráneas de Borojal isótopos de estroncio-90.

Otras entidades de seguridad nuclear y organizaciones ecologistas confirmaron inequívocamente la contaminación radiactiva en Borojal. Los expertos suponen que, por alguna razón, se deterioro la cámara de explosión y el material radiactivo contamina desde entonces el subsuelo.

Yona Ivanova, pediatra jefa del hospital regional de Osinsk, confirmó que entre la población infantil han aumentado los tumores cancerosos y de tiroides, las deficiencias cardíacas congénitas, y la ceguera.

Ante los comicios parlamentarios del próximo diciembre en Rusia, Alexei Jorinoyev, presidente del Parlamento regional, ha enarbolado una campaña para incluir a Borojal y otras aldeas vecinas en un programa federal de ayuda. Sólo así, las autoridades locales podrán recibir fondos adicionales para la asistencia médica de los habitantes y medios técnicos para limpiar los terrenos afectados.

A pesar del despliegue propagandístico con que el que Kremlin anunciaba cada prueba atómica, las denominadas "explosiones nucleares con fines pacíficos" transcurrieron en el más absoluto secreto. Un único informe del Ministerio de Energía Atómica de Rusia publicado en 2001 reveló que durante 23 años (desde 1965 hasta 1988) en la URSS se realizaron 124 explosiones nucleares "con fines pacíficos".

La mayoría de estas pruebas, a profundidades de entre 500 metros y 2,8 kilómetros, las hicieron el ministerio de Geología, y el de Gas y Petróleo en las regiones de Arjángels (noroeste), Krasnoyarsk, Irkutsk, Tiumen y Yakutia (Siberia) y Astracán, en la desembocadura del Volga, en el mar Caspio.

Oficialmente, las pruebas pretendían medir la estabilidad sísmica de las capas subterráneas, optimizar la extracción de gas y petróleo en los pozos, además de descubrir y fragmentar las vetas de yacimientos de minerales.

Pero algunas versiones extraoficiales han señalado que las pruebas atómicas subterráneas perseguían objetivos más ambiciosos, como el desvío del curso de los ríos siberianos hacia zonas desérticas de Asia Central.

El rotativo "Cheliabinski Rabochi" hace tres años denunció que el Centro Federal Nuclear de Anezhinsk, en los Urales, había realizado incluso explosiones nucleares subterráneas para provocar terremotos.

Detrás parecían estar los supuestos planes secretos rusos para la fabricación de las llamadas bombas tectónicas, capaces de desatar con fines militares seísmos devastadores para acabar con centenares de miles de personas.

 

Al menos 170 casos eutanasia en el primer año de despenalización

Bruselas, (EFE).- Al menos 170 casos de muerte asistida se han registrado en Bélgica desde que el 23 de septiembre de 2002 entrara en vigor la ley que despenaliza la eutanasia bajo estrictas condiciones, según la comisión que supervisa la buena aplicación de esa legislación.

El presidente de la comisión de control, Wim Distelmans, consideró "completamente infundados" los temores de que Bélgica se convirtiera en un destino de "turismo de eutanasia, donde vinieran a buscar su muerte muchos enfermos". "Los pacientes que empiezan a considerar la posibilidad de la eutanasia no son fáciles de transportar", subrayó. Sin embargo, el semanario médico de lengua flamenca "Artsenkrant" señala en su última edición que el número real de casos de eutanasia podría ser entre dos y tres veces superiores a las cifras oficiales.

Bélgica se convirtió el año pasado en el segundo país de Europa, después de Holanda, en despenalizar la eutanasia, sólo practicable en determinados casos y bajo estrictas condiciones. La ley abre la posibilidad a los médicos de aplicar la muerte asistida en casos de enfermos que lo soliciten y estén afectados de dolencias incurables que les provoquen "sufrimientos físicos o psíquicos constantes e insoportables".

La petición del enfermo, que debe ser adulto y estar aquejado de un mal sin cura, deberá ser formulada de forma voluntaria, reflexionada con madurez, de forma persistente y sin presiones exteriores.

 


Regresar a portada

Agosto del 2003