Novedades




Desarrollan una vacuna prometedora contra la malaria 

Washington, (EFE).- Investigadores de Australia y EEUU desarrollaron una prometedora vacuna contra la malaria que, en pruebas con animales, ha sido capaz de destruir las toxinas que produce el parásito causante de la enfermedad. 

Si se obtienen estos mismos resultados en las pruebas programadas con personas, la vacuna podría salvar millones de vidas cada año, señalaron científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Los investigadores, que planean presentar sus trabajos sobre la vacuna en la reunión que mantendrá la Asociación Química Estadounidense en Boston el 21 de agosto, afirman que se trata de "un aspecto nuevo y fascinante" de la lucha contra la malaria. 

La enfermedad mata a cerca de dos millones de personas cada año, especialmente en países pobres de Asia, Africa y América Latina. Aunque existen medicamentos para combatir la malaria, el parásito evoluciona continuamente y llega a hacerse resistente contra los fármacos. Las vacunas desarrolladas hasta ahora tampoco han logrado la eficacia deseada o su efecto no se ha mantenido más allá de unas semanas. 

Peter Seeberger, profesor de química de MIT, explicó hoy que la vacuna desarrollada ahora actúa sobre la toxina que liberan los parásitos, en lugar de atacar al propio parásito de la malaria, el más común de los cuales se llama Plasmodium falciparum. En el ciclo de propagación de la enfermedad, el parásito es inoculado en la sangre a través de la picadura que produce la hembra del mosquito anofeles. La toxina del parásito es la responsable de las fiebres, convulsiones e incluso la muerte, que puede causar la enfermedad. 

En las pruebas realizadas con ratones se ha logrado una eficacia de entre un 65 y un 95 por ciento. Los científicos que desarrollaron la vacuna esperan refinarla para que obtenga el 100 por cien de efectividad. "Este trabajo representa sólo una prueba de principios", señaló Louis Schofield, investigador del Instituto Médico Internacional Howard Hughes y uno de los autores de la investigación. Los científicos esperan crear diferentes moléculas que tengan como base la toxina GPI para ser probados en otros animales antes de las pruebas finales con seres humanos. 

 

Vacuna contra malaria puede ser imposible

Londres, (EFE).- La complejidad del microbio causante de la malaria es tal que obtener una vacuna contra esa enfermedad puede ser un logro imposible, según un estudio estadounidense que publica la revista "Nature". 

Los autores del estudio, encabezados por el doctor Xinzhuan Su, de los Institutos Nacionales de Sanidad de Estados Unidos, efectuaron análisis genéticos del parásito, llamado "plasmodium falciparum". Los expertos hallaron que el microbio es de una gran complejidad genética, algo que podría ayudarle a mutar y hacerse resistente a los medicamentos contra la malaria, lo que dificulta el diseño de una vacuna contra la enfermedad. 

Los científicos examinaron los genomas de cinco variantes distintas del parásito, cada una de una región distinta del mundo y encontraron que cada una mostraba una composición genética diferente. Esto llevó a los investigadores a determinar que el "plasmodium falciparum" es más antiguo de lo que se pensaba, ya que el antepasado común más reciente de las distintas variedades debió haber vivido hace entre 100.000 y 180.000 años. 

Los expertos también estudiaron el modo en que se ha hecho resistente a la cloroquina, uno de los principales medicamentos contra la malaria. Encontraron que la resistencia a esta medicina se remonta a la década de los años cincuenta y a situaciones específicas en el sureste de Asia, en Latinoamérica y Papúa Nueva Guinea. Pero en los años setenta también surgieron cepas de malaria resistentes a la cloroquina en Africa, que los científicos han podido vincular a los episodios ocurridos veinte años antes en Asia. 

Según los investigadores, el estudio demuestra que el plasmodium puede mutar y hacerse resistente a los medicamentos con relativa rapidez. Esa resistencia puede difundirse sin grandes dificultades de un continente a otro, algo que hasta ahora no se consideraba posible, agregan. Según Su, el estudio "cambia lo que pensábamos sobre la resistencia a la cloroquina. En primer lugar, se da con mayor frecuencia de lo que pensábamos. En segundo, ahora sabemos que el parásito africano resistente no surgió por sí solo sino que llegó del sureste asiático y sólo tardó entre diez y quince años en expandirse por el continente". "Esto quiere decir que cuando surja una cepa resistente a la vacuna o a los medicamentos, no tardará mucho en llegar a otros continentes", concluyó Su. 

 

Bruselas propone autorizar dos nuevos edulcorantes alimenticios 

Bruselas, (EFE).- La Comisión Europea anunció que va a proponer la autorización de dos nuevos edulcorantes, la sucralosa y la sal de aspartamo y acesulfamo, en la elaboración de productos alimenticios en la UE. 

La sucralosa, un edulcorante intenso fabricado mediante la cloración controlada de sacarosa, es entre 500 y 600 veces más dulce que el azúcar y es utilizado en la elaboración de refrescos, postres y dulces. Este aditivo está autorizado en otros países del mundo como Canadá, Australia, Japón y Estados Unidos. 

Bruselas propone también la autorización de la sal de aspartamo y acesulfamo, edulcorante intenso que se fabrica a partir de estas dos sustancias reemplazando por aspartamo el ión de potasio del acesulfamo K. Este aditivo es utilizado en la elaboración de los chicles sin azúcar porque prolonga el efecto edulcorante de éste. Con esta medida la Comisión pretende adaptar la lista de edulcorantes autorizados en la elaboración de los productos alimentarios ya aprobada en 1994 y modificada en 1996. 

El criterio para la autorización de nuevos aditivos son la necesidad tecnológica, la ausencia de peligros para la salud del usuario con las dosis de empleo propuestas, el no inducir a engaño al consumidor y el ser beneficioso para éste. Según la Comisión, los edulcorantes intensos son beneficiosos para aquellos consumidores que desean reducir la ingesta de azúcar o de calorías, así como para las personas diabéticas. Bruselas considera que autorizar estos edulcorantes intensos presenta la ventaja de ofrecer a los consumidores y a la industria alimentaria la posibilidad de elegir entre una gama más amplia de edulcorantes, reduciéndose así la ingesta de edulcorantes simples. 

 

Suspenden estudio de terapia hormonal por riesgo de cáncer 

Washington, (EFE).- El mayor estudio en EEUU sobre los efectos de la terapia de reemplazo de hormonas se suspendió después de que los investigadores concluyeran que las pacientes habían aumentado el riesgo de sufrir cáncer de mama. 

Este estudio clínico, en el cual participaron 16.608 mujeres, se diseñó para estudiar el efecto de los estrógenos y la progestina en la prevención de males cardiacos y fracturas de cadera. Asimismo, el experimento se proponía identificar cualquier riesgo asociado con cáncer de mama y colon, dijo Claude Lenfant, director del Instituto Nacional de Corazón, Pulmón y Sangre. Pero la prueba "se ha suspendido en sus primeras etapas debido a un incremento en el riesgo de cáncer invasivo de mama y las evidencias de que los riesgos generales para la salud exceden a los beneficios", añadió Lenfant en una conferencia de prensa. 

La terapia con estrógenos y progestina resultó en un incremento del 26 por ciento en el cáncer de mama, lo cual motivó la suspensión del estudio. También resultó en un aumento del 41 por ciento en los infartos cerebrales, el 29 por ciento en los ataques cardiacos, y del 100 por ciento en las tasas de coágulos sanguíneos en piernas y pulmones. Sin embargo, Jacques Rossouw, director interino del programa, dijo que las mujeres que han estado tomando estrógenos y progestina "no deben asustarse". 

Ello se debe a que la mayor incidencia del cáncer de mama entre las mujeres que tomaban hormonas frente al placebo fue, en términos absolutos, de ocho casos más por cada 10.000 mujeres al año. Por otra parte, el tratamiento redujo en el 37 por ciento el cáncer colorectal, mientras que las roturas de cadera disminuyeron un 34 por ciento, y las fracturas óseas en general bajaron un 24 por ciento. 

La terapia de reemplazo de hormonas, que recibe un tercio de los 50 millones de mujeres postmenopáusicas en EEUU, se recomienda para aliviar algunos síntomas de la menopausia, como los sofocos, y de la posmenopausia, como la osteoporosis. El estudio, llamado Iniciativa para la Salud de la Mujer, ha sido el mayor que ha comparado los efectos del uso de hormonas y de un placebo tras la menopausia. 

Marcia Stefanick, presidenta del comité que dirige la Iniciativa para la Salud de la Mujer, explicó que "se sabe que esta combinación ayuda a prevenir el cáncer endometrial (de la capa interior del útero) y del efecto cancerígeno de los estrógenos". Las participantes en el estudio, dijo Stefanick, fueron "mujeres posmenopáusicas activas, de 50 a 79 años de edad, que tenían el útero intacto" y fueron tratadas en 40 centros clínicos en todo el país. 

El contingente se dividió al azar en dos grupos y mientras que a un grupo se le administraron estrógenos y progestina, el otro recibió un placebo. "Los resultados, en general, fueron positivos, y mostraron que cada uno de los varios regímenes de hormonas reducían el colesterol 'malo' y aumentaban los niveles del 'bueno', no subió la presión sanguínea y demoraron la pérdida de hueso", agregó Stefanick. "Sin embargo, el panorama se complicó por algunos cambios desfavorables, y por las diferencias en los efectos de los regímenes hormonales", añadió. 

 

Estamos en el principio de la epidemia del SIDA

Barcelona (España), (EFE).- La Conferencia Internacional sobre el SIDA arrancó con un tono pesimista al asegurar Robert Siciliano, uno de las máximas autoridades en la investigación, que "nunca será posible erradicar el VIH con antirretrovirales" y que "será dificilísimo" encontrar otras vías para acabar con el mal. 

Al inaugurar la XIV Conferencia, el director del Sida de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Bernhard Schwartlander, dijo que el organismo se ha propuesto para el 2005 tratar a la mitad de los enfermos de sida de Africa y de Asia con antirretrovirales. Según Schwartlander, la bajada del precio de los medicamentos hace que el coste de 50 dólares al año por enfermo sea más asumible. 

Siciliano, profesor de medicina y biología molecular y genética en la universidad estadounidense Johns Hopkins, explicó que los nuevos fármacos no sirven para acabar con el sida ya que las células T infectadas persisten de forma latente incluso con tratamientos antirretrovirales prolongados ya que una vez desarrollado el virus éste se esconde en bioreservorios durante toda la vida. En su opinión, los nuevos fármacos son importantes para los enfermos que han desarrollado resistencias a otros tratamientos pero al no ser capaces de suprimir la réplica de los virus, no pueden acabar con los bioreservorios. 

Irene Fernández, activista de los derechos humanos de Malasia, que participó en esta conferencia, destacó que la salud es un derecho y no un producto controlado por las multinacionales o las aseguradoras y que los Gobiernos son los que deben implicarse más en el tratamiento de los enfermos. Tras recordar que 2,2 millones de personas mueren en Africa porque se les niega el tratamiento médico, criticó con dureza al grupo de países del G-8 (Rusia, Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Japón, Italia y el Reino Unido) porque no han cumplido con su compromiso de ayudar a los países más pobres. 

Fernández subrayó que "con 10.000 millones de dólares se podría tratar a los enfermos de los países más pobres", pero que los países industrializados han optado por dar prioridad la lucha contra el terrorismo y la seguridad, "en lo que se gastan cantidades ingentes de recursos", frente al derecho a la salud. 

PIDEN MOVILIZACION POLITICA. 

En este sentido, Schwartlander, el director del SIDA de la OMS, alertó que "estamos en el principio de la epidemia del sida" porque en muchos países de Asia y Africa, e incluso en la Europa oriental crece el número de enfermos. Las expectativas son que hasta el 2010 se produzcan unos 45 millones de nuevos casos, la mayor parte de ellos en jóvenes. 

En su intervención, Schwartlander habló de los daños colaterales que produce el sida en Africa y como esta epidemia ya ha dejado a un millón de personas sin maestros porque han fallecido, lo que baja el nivel de educación de un continente con muchas carencias. También explicó que los servicios sanitarios se resienten porque mueren médicos y enfermeras y que, en general, la situación es tan alarmante que para dentro de pocos años se espera que haya 28 millones de niños de ocho años de edad huérfanos de padre y madre. 

Schwartlander reclamó una movilización política importante para que el SIDA esté incluido en los problemas de salud pública. Milly Katana, enferma de sida y colaboradora del grupo de Acción Derechos de la Salud en Uganda, remarcó que las oportunidades de la comunidad para participar en la lucha contra el sida son muchas y que hay que trabajar para no criminalizar al VIH y acabar con el estigma que produce la enfermedad. 

Una decena de activistas de la organización "Act Up Paris" ocupó y causó varios destrozos en el "stand" que la compañía farmacéutica Roche en la Conferencia, en protesta por la política investigadora y de precios de la empresa. Los activistas, en su mayoría franceses y norteamericanos, piden que Roche rebaje hasta 20 dólares el precio de su prueba de diagnóstico y que "trate a los enfermos que participen en sus ensayos como seres humanos", dijo John Iverness, portavoz de Act Up. Según Iverness, una parte de los pacientes con sida que participaron en las primeras pruebas de Roche para el nuevo fármaco T-20 fueron más tarde rechazados sin explicaciones. Los activistas aseguraron que Roche es la compañía farmacéutica que menos ha reducido el precio de sus fármacos contra el sida en los últimos tiempos. 

 

Por SIDA: un millon de niños sin maestros

Un millón de niños africanos se quedaron sin maestros debido a que estos murieron víctimas del Sida y se prevé que dentro de pocos años habrá 28 millones de niños de ocho años de edad huérfanos de padre y madre. Estos datos sobre los daños colaterales de la enfermedad fueron citados en la XIV Conferencia del Sida en Barcelona por el director del Sida de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Bernhard Schwartlander, al anunciar el compromiso de suministrar antirretrovirales durante los próximos tres años a la mitad de los afectados en Africa y Asia. 

Schwartlander aseguró que el compromiso de la OMS, destinado a contrarrestar el rápido avance de la epidemia de Sida, se basa en que el descenso del precio de los fármacos, que hace que el coste de 50 dólares al año por enfermo sea más asumible. 

Robert Siciliano, uno de las máximas autoridades en la investigación del Sida, generó un aire de pesimismo en la Conferencia al asegurar que "nunca será posible erradicar el VIH con antirretrovirales" y que "será dificilísimo" encontrar otras vías para acabar con la enfermedad. Como contrapartida, los investigadores Bonaventura Clotet, español, y el estadounidense Jacob Lalezari, anunciaron que a finales del 2002 será comercializado un nuevo fármaco denominado T-20, que reduce "significativamente" la presencia del virus en los enfermos de SIDA, aumenta las células inmunes y está indicado para pacientes con resistencia a la medicación actual. 

Según Lalezari y Clotet, jefe de la Unidad de VIH del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona), los pacientes tratados con el T-20 doblan sus posibilidades de reducir la carga viral en su sangre y de aumentar las células inmunes del cuerpo (las células CD4) tras 24 semanas de utilización del fármaco. 

Según otros de los datos conocidos en la primera jornada del Congreso, el avance de la enfermedad en Africa eleva a 28,5 millones el número de personas infectadas por el virus de inmunodeficiencia, mientras que -según el enviado especial de la ONU para el Sida en Africa, Stephen Lewis- sólo el 0,1 por ciento de los africanos tiene acceso a los fármacos. 

Lewis denunció que los sistemas sanitario y educativo y la economía de los países africanos están "colapsados" por esta enfermedad e insistió en que el "mínimo moral" que se reclama a los estados ricos para paliar el Sida en el Tercer Mundo son 10.000 millones de dólares antes de 2005. 

 

 


Regresar a portada

Agosto del 2002