Internacionales



 

El 79,1 por ciento de los bolivianos carece de seguro médico 

La Paz, (EFE).- El 79,1 de la población de Bolivia no tiene seguro médico, especialmente en las zonas rurales, donde se registra el porcentaje más alto de casos, según informe difundido por el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

En las ciudades bolivianas, el porcentaje de personas que no posee asistencia médica, sea pública o privada, representa el 73,3 por ciento, mientras que en el campo la proporción es todavía mayor, con un 89,4 por ciento, señaló la fuente. 

La cifra total de bolivianos con afiliación a algún seguro médico es de 1.418.113 personas, indicó el INE, frente a los 8,4 millones que representa la población total del país. Del total de la población que tiene asistencia médica, el 78 por ciento pertenece al sector público, representado por la Caja Nacional de Salud, y el 17,5 al servicio brindado por compañías privadas. 

En el área urbana, el 21,8 por ciento de las personas que poseen afiliación médica pertenece a la seguridad social pública y el 4,7 por ciento al sector privado, mientras que en las zonas rurales, el 8,8 por ciento tiene el seguro médico público y el 1,8 el privado. Asimismo, entre las mujeres bolivianas, el 21,4 por ciento posee asistencia médica, en tanto que entre los hombres la proporción es del 20,3 por ciento, señala el informe del INE. 

 

480 personas mueren en una epidemia de gripe 

Johannesburgo, (EFE).- Al menos 480 personas han muerto ya por una epidemia de gripe que afecta desde principios de junio pasado a la población de Madagascar, informaron portavoces del Ministerio de Salud Pública citados por la radio sudafricana. 

El brote epidémico, catalogado de "extremadamente agresivo" por las fuentes sanitarias malgaches, se ha extendido a varias provincias de la isla y cerca de 20.000 personas se han contagiado. Los primeros casos se registraron en la localidad de Alakamisy-Ambohimaha, en la provincia de Fianarantsoa, 270 kilómetros al sudeste de Antananarivo, la capital, pero las autoridades médicas sólo tomaron conocimiento un mes después debido a la confusión creada por la sintomatología de la enfermedad. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó la semana pasada la identificación del virus como Influenza del tipo A hecha por el Instituto Pasteur de Madagascar, y cuyas manifestaciones son fuertes dolores de cabeza y espasmos musculares, que se extienden desde al cuello hasta el pecho y van acompañados de una tos seca. 

Aunque la gripe causada por este virus no causa generalmente la muerte del paciente si es tratado a tiempo, la falta de atención médica en las áreas remotas de la isla ha dado como resultado el alto índice de mortandad de este brote epidémico, señalaron las fuentes sanitarias. Los más afectados son los ancianos y los niños, según las autoridades malgaches, que recomiendan por radio a quienes sospechen haberse contagiado que acudan de inmediato al centro hospitalario más cercano y no traten de curarse con remedios caseros tradicionales. 

Antigua colonia francesa, con una población de quince millones de habitantes, Madagascar es la isla más grande de Africa, situada a unos 400 kilómetros de las costas de Mozambique, en el sudeste del continente. 

 

Insuficiente ayuda a huérfanos por sida 

Ginebra, 19 ago (EFE).- La Federación Internacional de la Cruz Roja expresó su decepción por la insuficiente respuesta de la comunidad internacional a su petición de ayuda a favor de los millones de niños huérfanos por culpa del sida en el Africa Austral. 

Más de tres millones de niños de Zambia, Zimbabue, Malawi, Swazilandia y Lesotho han perdido a sus progenitores, señaló la Federación, según la cual ese grupo de población es además el más vulnerable a la actual hambruna. Dos tercios de esos millones de menores se han quedado huérfanos como consecuencias de la epidemia del sida, que hace estragos en esa parte del continente. 

En Malawi, Lesotho y Swazilandia, las cifras de huérfanos son similares a las de Zambia y Zimbabue, donde más de la mitad de los niños han perdido a alguno de sus padres a causa del sida. En los casos en los que uno de los progenitores ha muerto por la enfermedad, las probabilidades de que el niño pierda también al otro son muy elevadas, indicó la Cruz Roja. 

"La crisis alimentaria está agravando seriamente la capacidad de las familias numerosas de cubrir las necesidades de los niños huérfanos", advirtió la Federación, y agregó que se está poniendo a dura prueba el apoyo tradicional de los familiares que forma parte de la cultura tradicional. El mes pasado, la Cruz Roja hizo un llamamiento para recaudar 61,6 millones de dólares y apoyar las operaciones en marcha en los cinco países africanos, pero la respuesta ha sido "decepcionante", según fuentes de la organización. 

"La crisis alimentaria se agrava cada día y, sin embargo, todavía hay tiempo de evitar que se convierta en un desastre de gran envergadura. Es preciso que los donantes respondan antes de que sea demasiado tarde", afirmó la Cruz Roja en su comunicado. 

 

Acción humana agrava desastres naturales 

Ginebra, (EFE).- La pobreza, el crecimiento de las ciudades, el cambio climático y la degradación medioambiental están cambiando el equilibrio natural de la tierra y haciendo más vulnerables las poblaciones a los desastres naturales, que en la última década causaron más de 880 millones de muertes. Así lo señala el informe "Vivir con el riesgo", elaborado por la Estrategia Internacional para la reducción de desastres (ISDR) de la ONU, hecho público por esta organización, que destaca que el 90 por ciento de los desastres se producen en el mundo en desarrollo, donde las labores de prevención y preparación son mucho menores. 

Entre 1975 y 2000, más de 1.340 millones de personas de países de bajos ingresos fallecieron a consecuencia de desastres, frente a las 27.000 personas de países ricos. Además hay una considerable variación geográfica en el impacto de los desastres naturales, con Asia afectada de una forma desproporcionada, con el 43 por ciento de todas las catástrofes naturales de la última década y el 70 por ciento de los fallecimientos. 

En el último decenio de produjeron en el mundo 4.777 desastres naturales que causaron la muerte a más de 880.000 personas, afectando a los hogares, la salud y el sustento de 1.880 millones de personas y provocando pérdidas por valor de 685.000 millones de dólares. De ahí la necesidad de desarrollar un sistema para fortalecer las capacidades a nivel local, nacional, regional e internacional. 

El responsable de la secretaría de la ONU para la ISDR, Salvador Briceño, destacó que son las actividades humanas las responsables de la amplitud de estos "azares de la naturaleza" ya que están modificando el equilibrio natural de la tierra, interfiriendo como nunca antes en la atmósfera, océanos, capas polares o cubierta boscosa. "Nunca antes en la historia han vivido tantas personas en ciudades ubicadas en zonas sísmicamente activas", señaló Briceño, que agregó que "las presiones demográficas han hecho que más personas que nunca vivan en planicies aluviales o en áreas predispuestas a sufrir aludes de tierra". 

En este sentido, los autores del informe aseguran que "las muertes en un terremoto no son inevitables ni mucho menos" ya que "no son los terremotos los que matan a la gente, son los edificios inseguros". "Demasiadas personas han muerto trágicamente en desastres llamados naturales porque ellos o sus líderes no lograron percatarse de la amenaza y no tomaron medidas para impedir la tragedia", agrega el documento.

 Para prevenir los daños que causan estos fenómenos, los expertos recomiendan la aplicación de medidas sencillas pero efectivas, como la evaluación de riesgo, los mecanismos de alerta y los planes de seguridad pública, en todos los planes futuros de desarrollo. "Uno de los retos más difíciles al intentar la reducción de desastres es que, si bien las acciones o inversiones tienen que ayudar a resolver las necesidades inmediatas de una comunidad, deben reducir también los riesgos de una catástrofe", afirma el estudio. 

Al respecto, ponen como ejemplo los sistemas de alerta temprana en zonas remotas, donde la comunidad es escasa, que podrían también servir como un canal para emergencias normales como accidentes o emergencias sanitarias. Un caso que demuestra la efectividad de este tipo de medidas es Bangladesh, donde en 1991 más de 139.000 personas murieron por los efectos de un ciclón tropical que coincidió con un tsumani, una ola gigante. Desde entonces, los meteorólogos, los planificadores gubernamentales y los voluntarios locales han desarrollado formas raudas, simples y baratas de advertir a la gente más en riesgo y reubicarla en los albergues más cercanos. 

Sin embargo, las lecciones aprendidas en una región no siempre se aplican a otra. En 1998 el huracán Mitch destruyó hasta el 70 por ciento de la infraestructura de Honduras y Nicaragua y un año más tarde el peor ciclón en 100 años golpeó el estado indio de Orissa, afectando a 10 veces más personas y destruyendo 18.000 aldeas en una sola noche. La reducción de desastres es parte del desarrollo sostenible, recordó Briceño, que insistió en que no proponen "soluciones de alta tecnología, ni el retorno a un mundo más simple. Lo primero está más allá de las posibilidades de muchas economías y lo segundo es una fantasía". "Estamos simplemente pidiendo que comprendamos mejor las amenazas, por qué somos vulnerables, cuáles son los riesgos y, con base a eso, prepararnos y prevenir con más cuidado", agregó. 

 

Colegios médicos contra privatización e inmigración

San Salvador, (EFE).- La Federación de Colegios Médicos y Cirujanos de Centroamérica, Panamá y Belice (FECAPMCAPE) rechazó la privatización de los servicios de salud en sus países y la "inmigración desordenada" de médicos a la región. 

En un comunicado publicado en un diario salvadoreño, los médicos centroamericanos dijeron que analizaron la problemática de la salud de la región, en una reciente reunión en San Salvador. La FECAPMCAPE dice que los procesos de privatización, que se expresaron como "modernización, concesión, compra de servicios, descentralización y nuevos modelos de gestión" en los distintos países, "paulatinamente excluyen a la población de la atención sanitaria" y, en consecuencia, viola sus derechos. 

Agregaron que la "inmigración desordenada de médicos extranjeros al istmo centroamericano, pone en riesgo la calidad de la atención de la salud y afecta la estabilidad laboral de los médicos locales". Según el comunicado, los tratados de libre comercio firmados entre los países centroamericanos con otras naciones, posibilitan una movilización de médicos y de empresas "trasnacionales de la salud" hacia la región. Estos, se asegura en el documento, adquieren "garantías y preeminencia" que ponen en desventaja a los médicos nacionales. 

Agregaron que los médicos centroamericanos acordaron defender su responsabilidad de "garantizar la plena vigencia del derecho a la salud y (...) rechazar políticas y prácticas privatizadoras que excluyen a la población de la atención de salud". Acordaron, además, impulsar y unificar programas de educación médica continua, y de deontología, para garantizar la superación del gremio y mejorar la calidad de la atención sanitaria.

Asimismo convinieron en impulsar una estrategia para que los servicios de salud queden excluidos del alcance de los tratados de libre comercio que firmen los países centroamericanos. Los médicos también pactaron proponer medidas para el combate del dengue, enfermedad que afecta con grado de epidemia a la mayoría de los países de la región, así como de otras enfermedades. 

 

SIDA: epidemia supera las peores previsiones 

Barcelona, (EFE).- La magnitud de la epidemia de sida supera las peores previsiones de hace una década: docenas de países la sufren y muchos están al borde del abismo, según el informe anual de la agencia de Naciones Unidas contra el sida (ONUSIDA). 

Cinco millones de personas, de ellas 800.000 niños, en todo el mundo contrajeron la infección en el 2001, calcula ONUSIDA, que agrega que "si no reciben tratamiento, pasarán a engrosar las filas de los más de 20 millones de personas que han fallecido a causa de la enfermedad desde 1981". Alrededor de la mitad de todas las nuevas infecciones de adultos se producen en jóvenes de entre 15 y 24 años: cerca de 12 millones de jóvenes viven con el virus y todos los días se infecta por primera vez una media de 6.000 más. 

Al mismo tiempo, 14 millones de niños han perdido a uno o a ambos padres por culpa del sida, y esta cifra continuará aumentando. Los nuevos datos presentados en el "informe sobre la epidemia mundial de VIH/SIDA" indican que se ven refutadas las teorías de que la epidemia podría "estabilizarse" en los países más afectados debido a un descenso del conjunto de personas expuestas al riesgo de contagio. 

La epidemia sigue expandiéndose incluso en países que ya presentaban unos índices de prevalencia del virus sumamente elevados, señalan los expertos de ONUSIDA. En Botswana, el país con los índices de infección más altos del mundo, cerca del 39 por ciento de los adultos son seropositivos frente a menos de un 36 por ciento hace menos de dos años. En Zimbabue, donde en 1997 una cuarta parte de los adultos eran seropositivos, a finales del 2001 estaba infectada la tercera parte de la población adulta, y en otros cinco países, el índice de prevalencia supera ya el 20 por ciento: Swazilandia (33,4 por ciento), Lesotho (31 por ciento), Namibia (22'5 por ciento), Zambia (21,5 por ciento) y Suráfrica (20,1 por ciento). 

En el Caribe, el índice de prevalencia entre los adultos era a finales del 2001 de un 2,3 por ciento como media -con un 6,1 por ciento en Haití, y un 2,5 por ciento en la República Dominicana y Trinidad y Tobago, y menos de un 0,1 por ciento en Cuba. En América Latina y otros países del sur del continente, la media era de un 0,5 por ciento, con un 2,7 en Guayana, un 1,6 por ciento en Honduras, un 1,5 por ciento en Panamá e índices mucho más bajos en el resto: un 0,7 en Brasil, un 0,6 por ciento en Costa Rica, un 0,5 por ciento en Venezuela, un 0,3 por ciento en México, Chile, Ecuador y Uruguay. 

Según las proyecciones del informe, si no se amplían radicalmente los esfuerzos de prevención y terapia, entre los años 2000 y 2020, en los 45 países más afectados morirán 68 millones de personas, es decir cinco veces más de las que fallecieron en las dos décadas de existencia de la epidemia en esos países. En diversos países del Africa austral, hasta la mitad de las nuevas madres podrían fallecer a causa del sida, señala el informe, según el cual, en muchas otras parte del mundo, el virus de inmunodeficiencia humana ha traspasado los grupos considerados de alto riesgo de infección y se propaga a ritmo acelerado entre la población general. 

En China, donde hasta hace poco casi todos los casos se habían transmitido por el consumo de drogas intravenosas y las transfusiones sanguíneas peligrosas, la epidemia se extiende ahora mediante el contacto heterosexual, y en todo el país, las infecciones por el VIH notificadas aumentaron en cerca del 70 por ciento en tan sólo los seis primeros meses del 2001. 

En Rusia y Europa oriental, donde se está produciendo la epidemia de crecimiento más rápida en todo el mundo, el virus se está desplazando también de los consumidores de drogas por vía intravenosa a la población general, y en Ucrania, cerca del 25 por ciento de las enfermedades ocurre por contacto heterosexual. Como datos positivos, el informe de ONUSIDA afirma que "el compromiso político ha aumentado enormemente en los dos últimos años, casi cien países cuentan ahora con estrategias nacionales contra el sida", y hay una "mayor participación de organizaciones comunitarias y religiosas, empresas y activistas voluntarios".

 

Gallo: "quien diga que ya hay vacuna es mentiroso o estúpido" 

Barcelona (España), (EFE).- El científico estadounidense Robert Gallo, uno de los descubridores del virus del sida, apostó por los inhibidores de fusión para combatir la enfermedad y aseguró que el que diga que ha logrado descubrir la vacuna contra el sida "es un mentiroso o un estúpido". 

En una rueda de prensa ofrecida en el marco de la XIV Conferencia Internacional del Sida, el investigador no quiso fijar un plazo para el descubrimiento de una vacuna que erradique esta epidemia, aunque reconoció que la conjunción de más recursos económicos y avances científicos pueden contribuir a acelerar una solución. Gallo sí se aventuró a predecir que los actuales inhibidores de proteasa (sustancias que bloquean el virus y evitan su multiplicación) serán sustituidos progresivamente por inhibidores de entrada viral o de fusión, que impiden que el germen penetre en la célula. 

Los actuales inhibidores de proteasa, que bloquean una enzima del VIH de forma que impida infectar otra célula, contienen, en su opinión, un nivel de toxicidad "preocupante", mientras que los de entrada viral facilitarán que se evite la transmisión del virus de madres a hijos. Gallo defendió asimismo el papel de las multinacionales farmacéuticas al decir que, pese a que son objeto de críticas, son compañías que "necesitan rentabilidad y tienen que amortizar sus inversiones, por lo que precisan recuperar el dinero invertido en investigación". 

El pionero de la investigación del virus del sida también comentó los últimos avances de la investigación sobre la vacuna contra esta enfermedad, llamada "GP120" y que ya se ha experimentado con monos. Gallo aseguró que esta nueva vacuna ya ha dado buenos resultados en las pruebas realizadas con primates, pero que todavía no se ha desarrollado la fase de experimentación con personas, y por tanto, de momento no se sabe cuál va a ser su grado de eficacia en seres humanos. 

Esta investigación de la nueva vacuna forma parte de un proyecto que se desarrolla desde hace cuatro años y que encabeza Gallo junto a Alessandro Gringeri, de la Universidad de Milán y Daniel Zangury, de la Universidad Curie, de París. Por su parte, el director del programa del control de la epidemia en Kenia, Kevin Dekock, ha afirmado que es necesario disponer de más recursos económicos para atajar la epidemia y advirtió de su rápida propagación en países de la Europa del Este y Asia. 

En este sentido, alertó de que naciones como China y la India tienen un "gran riesgo" de generalización del virus, pero que "ninguna parte del mundo vive la gran tragedia que sufre Africa". "La situación sanitaria en Africa es terrible", lamentó Dekock, no sólo por la extensión del sida sino por la presencia de otras enfermedades como la malaria y la tuberculosis. Al igual que Gallo, opinó que a veces existe una excesiva crítica contra las multinacionales farmacéuticas y que es un hecho que el precio de los medicamentos ha descendido en los últimos años, aunque sigue siendo costoso el seguimiento de los pacientes. 

La Conferencia Internacional del Sida en Barcelona, acogió a cientos de científicos, políticos y representantes de ONG que tratan de buscar soluciones a esta enfermedad que ha matado ya a 20 millones de personas. 

 

RUSIA con la tasa de propagación más rápida

Rusia tiene la tasa de propagación del SIDA más rápida del planeta, con miles de nuevos casos semanales y un millón de portadores del virus que dependen de una sanidad pública colapsada e incapaz de atender sus necesidades mínimas vitales. Los pronósticos son terribles para este país desde que el contagio de SIDA se disparó en 1998: al ritmo actual, 14 millones de rusos podrían ser seropositivos dentro de tres años, es decir el 10 por ciento de la población. Y en diez años cerca de un millón podrían morir de esta "epidemia masiva", como calificó al Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida Vadim Pokrovski, presidente del centro ruso para la lucha contra esa enfermedad que ha aportado información a la XIV Conferencia del SIDA que se celebra desde ayer en Barcelona. 

Según datos del 1 de julio, actualmente 201.635 rusos portan el virus, casi veinte veces más que los infectados registrados en 1998, cuando las cifras oficiales citaban 10.993 casos. Sólo en 2001 se registraron 88.000 nuevos casos, casi tantos como en los catorce años anteriores, desde que empezó este tipo de estadísticas en 1987. Pero la propagación sigue inexorable: desde el 15 de mayo pasado, el número de personas infectadas se ha incrementado en más de 12.000, según los datos oficiales. 

Pokrovski explicó que estas cifras sólo se refieren a casos examinados y registrados en centros de atención sanitaria, es decir apenas un 15 por ciento de la población. Pero si se aplican los porcentajes de otros países en relación a la población con SIDA sin detectar por las autoridades, en realidad el número de rusos portadores del virus ronda entre los 800.000 y el 1.200.000 infectados, sobre una población de 145 millones de habitantes. 

Prokovski explicó que cada semana hay mil o dos mil nuevos casos de seropositivos, aunque hay ocasiones en que se sobrepasan los 5.000 infectados semanales, de ahí que esos 12.000 nuevos contagiados desde mayo pueden en realidad ser cinco veces más. Gran parte de estos infectados es gente joven entre 15 y 30 años que utiliza drogas, aunque en los últimos años se ha extendido el virus por vía sexual debido al descontrol en las relaciones de pareja en este país, dijo el experto. 

La corrupción y el celo de los burócratas rusos han diluido misteriosamente el dinero entregado por el Banco Mundial a Rusia para luchar contra el SIDA, unos 150 millones de dólares concedidos para el periodo 2001-2003. Esto deja a los enfermos en manos de un puñado de médicos competentes que apenas pueden sostenerse a sí mismos y a sus familias, o se ven forzados a pagar precios desorbitados para costearse las medicinas. 

Según el independiente Instituto de Políticas Sociales, en 1999 Rusia gastaba en salud la cuarta parte que gastaba en 1991 y los esfuerzos hechos en los últimos tres años no han mejorado la situación. El Estado gasta en sanidad menos de 60 dólares anuales en cada ruso, frente a los casi 1.700 dólares de media en la Unión Europea; la Organización Mundial de la Salud sitúa a Rusia en cuanto a asistencia en este sector en el puesto 130, detrás de Guyana y el Perú. 

Según Prokovski, se necesitarían inmediatamente como mínimo 65 millones de dólares invertidos en programas de prevención y tratamiento, y entre 10 y 15 millones de dólares anuales. Sin embargo y pese a las citadas donaciones exteriores, el presupuesto oficial de 2002 no llega a los cinco millones de dólares, suficientes para tratar a sólo 450 enfermos, una cuarta parte de las personas que siguen tratamiento hospitalario y sólo la punta del iceberg del número real de infectados. "En unos años el número de enfermos que acudirán a las clínicas no será 2.000 como ahora, sino 200.000, cuando todos aquellos que fueron infectados en 1985 y 1986 desarrollen la enfermedad", afirmó. 

Sin tratamiento adecuado, un paciente de SIDA muere en diez o quince años, pero este período se acorta en Rusia, donde muchos de los enfermos son presos comunes, condenados a muerte por la tuberculosis, la hepatitis y otras enfermedades derivadas. Las cárceles se han convertido en focos de propagación de la enfermedad, aunque sólo dos centros estén acondicionados únicamente para enfermos de SIDA, en Irkutsk y en Kaliningrado. En Kaliningrado, futuro enclave ruso en la Unión Europea tras la eventual accesión de Polonia y Lituania, se ha disparado en los últimos seis años el número de infectados de la población civil. 

 

Montagnier pide implicación gubernamental para abaratar fármacos 

El científico francés y codescubridor del virus del sida, Luc Montagnier, pidió en Barcelona más implicación de los gobiernos de los países ricos de cara a abaratar los precios de los fármacos antirretrovirales en beneficio de los más pobres. Montagnier participó en un debate organizado por UNESCO bajo el lema "20 años después: ¿qué futuro para la lucha contra el sida?", que precedió a la XIV Conferencia Internacional del Sida. 

Los científicos estiman que 100 millones de personas podrían morir en el mundo antes de 2010 a causa del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) ya que no se atisba una vacuna preventiva a corto plazo, los fármacos existentes son demasiado caros y hay un relajamiento de la prevención de esa enfermedad. El científico francés, sin embargo, mostró cierto "optimismo" que supeditó a una "mayor implicación política de los gobiernos" para hacer más accesible a los más pobres los fármacos antirretrovirales existentes". 

En esos debates también participaron el director ejecutivo del programa ONUSIDA, Peter Piot, la ministra senegalesa de Sanidad y Prevención, Awa Marie Coll-Seck, el director de la división de Ciencias Humanas de Unesco, Jerome Bindé, el director del Instituto de Salud Carlos III del ministerio español de Sanidad, Antonio Campos, y el director general de drogodependencia y sida de la Generalitat, Joan Colom. Campos anunció que España, en colaboración con la Fundación Montagnier, abrirá un centro para la investigación del sida en San Pedro de Sula (Honduras). 

 

Falta respuesta en Latinoamérica

Si no hay "respuestas eficaces" para hacer frente a la epidemia del sida en Latinoamérica y el Caribe, "existe el peligro de que se propague de forma más rápida y extensa", advirtió la agencia de Naciones Unidas contra el Sida (ONUSIDA) en su informe anual. Actualmente hay en esa región 1,9 millones de adultos y niños infectados por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), de los que 1,5 millones viven en los países de Latinoamérica y unos 420.000 en los del Caribe, precisa el documento. 

Las cifras de ONUSIDA incluyen a las 200.000 personas que se calcula que contrajeron el virus el año pasado. "En algunos países de la cuenca del Caribe las tasas de prevalencia del VIH en adultos sólo van a la zaga de las que se presentan en Africa subsahariana, lo que los convierte en la segunda región más afectada del mundo", indica el documento. Destacan Haití, donde más del 6 por ciento de la población adulta está contagiada por el virus, y las Bahamas, con un 3,5 por ciento. En la República Dominicana se ha estabilizado en el 2,5 por ciento mientras que en Cuba es inferior al 0,1 por ciento. 

El informe de ONUSIDA subraya como factores que han contribuido a la propagación de la epidemia "la combinación de un desarrollo socioeconómico desigual y la gran movilidad de la población", una situación que se da en Centroamérica. "En esa región, la epidemia se ha exacerbado y tiende a concentrarse sobre todo en los grupos socialmente marginados", indican los expertos. Así, apuntan que "algunas investigaciones recientes subrayan la necesidad de intervenciones en los puestos fronterizos con el fin de ayudar a proteger de la infección a los trabajadores migratorios y los profesionales del sexo", con particular atención a las adolescentes y jóvenes. 

Respecto a México, ONUSIDA considera que la incidencia de la epidemia entre los adultos es de un 0,3 por ciento, aunque "en ciertas zonas del país han empezado a detectarse tasas de prevalencia mucho más elevadas en grupos específicos de la población". De esos grupos más vulnerables el informe destaca que la incidencia del VIH representa hasta un 6 por ciento entre los consumidores de drogas por vía intravenosa y 15 por ciento en varones que tienen relaciones sexuales con otros varones, dos de los principales focos de contagio en el conjunto de Latinoamérica y el Caribe. 

En Brasil, con un 0,7 por ciento de incidencia en los adultos, ONUSIDA subraya los esfuerzos de prevención por parte de las autoridades, con especial atención al grupo de drogadictos, que ha tenido como consecuencia una disminución del contagio. Una reciente investigación efectuada en Brasil muestra un aumento del uso de preservativos, "un signo de que los esfuerzos sostenidos de educación y prevención deparan sus frutos", apunta el documento. ONUSIDA subraya además la colaboración llevada a cabo por Argentina con Chile, Paraguay y Uruguay en el establecimiento de políticas nacionales de lucha contra la propagación del sida entre los usuarios de drogas. 

En Argentina, la tasa de incidencia entre los adultos era a finales del 2001 de un 0,7 por ciento, en Chile de un 0,3 por ciento, igual que en México, Ecuador y Uruguay, en Venezuela, de un 0,5 por ciento, en Perú y Colombia, de un 0,4 por ciento, y de Paraguay no se da porcentaje. 

En América Central, Costa Rica y El Salvador registraban un 0,6 por ciento de la población adulta, Guatemala un 1 por ciento, Honduras un 1,6 por ciento y Nicaragua un 0,2 por ciento. Respecto al tratamiento, ONUSIDA apunta que en Latinoamérica y el Caribe hay once países que disponen de políticas y leyes que garantizan la terapia antirretrovírica para los seropositivos, "aunque eso no significa aún que todos los que lo necesitan reciban tratamiento". Precisa que hay unos 170.000 seropositivos que reciben el tratamiento, en su mayoría en Brasil, donde se utilizan medicamentos genéricos que tienen un coste inferior. "A medida que esos países trabajan para ampliar el acceso al tratamiento, también mejoran otros servicios conexos, como el tratamiento para las infecciones oportunistas, el asesoramiento y el apoyo social", concluye el informe.

 

Aumenta cáncer en países en desarrollo 

Ginebra, (EFE).- Los casos de cáncer han aumentado de forma dramática en los últimos veinte años, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que prevé que el número anual de nuevos episodios pasará de diez millones en el año 2000 a quince 15 millones antes del 2020, un 60 por ciento de ellos en los países en desarrollo. 

Desde 1990, los casos anuales de cáncer en el mundo han aumentado de seis a diez millones, mientras que el número de fallecimientos por esa enfermedad ha crecido de cuatro a seis millones, afirma la OMS, según la cual más de 20 millones de personas sufren actualmente algún tipo de cáncer en todo el mundo. De los diez millones de nuevos casos registrados anualmente, 4,7 millones corresponden a los países más desarrollados y casi 5,5 millones a los menos desarrollados, indica la OMS en el informe sobre programas nacionales de control de la enfermedad publicado por la organización. 

Aunque el cáncer ha sido considerado con frecuencia un problema que afecta sobre todo al mundo rico, lo cierto es que más de la mitad de los casos se presentan ya en los países en vías de desarrollo, advierte la OMS. En los países desarrollados, el cáncer causa aproximadamente una de cada cinco muertes, mientras que en las naciones en desarrollo, una de cada diez se deben a esa enfermedad, y su incidencia está aumentando. 

El cáncer es hoy día la causa del 12 por ciento de las muertes en todo el mundo y ocupa el segundo lugar, por detrás de las debidas a enfermedades cardiovasculares (un 30 por ciento) o a enfermedades infecciosas o causadas por parásitos (un 25,9 por ciento). Mientras que en Europa y Estados Unidos las muertes por enfermedades cardiovasculares son un 51,5 y un 41 por ciento respectivamente del total y el cáncer un 19,8 y un 23,8 por ciento, en América Central y del Sur, las muertes por la primera causa son un 28,5 por ciento y las debidas al cáncer, un 14 por ciento. 

AUMENTO DEL TABAQUISMO. 

Las regiones con menos muertes por cáncer son Africa, con sólo un 9,2 por ciento, frente a un 61,7 por ciento por enfermedades infecciosas o parasitarias; Oriente Medio, con un 6,1 por ciento de muertes de cáncer, frente a un 32 por ciento de enfermedades infecciosas, y el Sur y Este de Asia, con un ocho por ciento, contra un 29,9 por ciento de enfermedades infecciosas o parasitarias. 

Según el incremento del índice de mortalidad por cáncer se deben a diversos factores: las muertes de enfermedades cardiovasculares disminuyen en los países desarrollados y cada vez más la gente vive hasta una edad avanzada, etapa de la vida en que los procesos cancerosos son más frecuentes. El aumento del tabaquismo en los últimos decenios ha originado una mayor incidencia del cáncer del pulmón y de otros tipos de cáncer, y los cambios en la dieta, la menor actividad física y el aumento de la obesidad han contribuido igualmente a ese fenómeno. 

Entre los varones, los tipos de cáncer más comunes son el de pulmón y estómago, a los que se suma el de próstata en los países industrializados, mientras que en el caso de las mujeres los más habituales son el de mama y el cervical. Este último tipo de cáncer se registra sobre todo en los países en vías de desarrollo, en algunos de los cuales es incluso el más frecuente entre las mujeres. El cáncer de pulmón, el que afecta al colon o al recto y el de estómago figuran entre los más corrientes tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo, según la OMS. 

El informe indica, por otro lado, que mientras la incidencia del cáncer de estómago se ha reducido en un 50 por ciento en muchos países, el cáncer de pulmón aumentó de modo significativo en los últimos cien años: los casos se decuplicaron en Norteamérica hasta que comenzaron a disminuir a partir de los años ochenta. 

 

Países más pobres tienen hasta 2016 para proteger patentes 

Ginebra, (EFE).- Los países menos adelantados, africanos y asiáticos en su mayoría, tendrán un período de gracia hasta 2016 para reconocer y proteger las patentes farmacéuticas, según decidió la Organización Mundial de Comercio.

Así lo decidió en Ginebra el Consejo para Aspectos de la Propiedad Intelectual y Comercio (siglas inglesas: TRIPS) de la OMC aprobó también eximir a ese grupo de países de la obligación de conceder derecho exclusivo de comercialización a cualquier nuevo fármaco mientras no provean protección a esas patentes. 

Esta última exención será sometida para su aprobación al Consejo General de la OMC, que reúne a los representantes de los 144 países miembros, el próximo 8 de julio, anunciaron fuentes de la organización. El acuerdo TRIPS concede a los países en desarrollo plazos más largos que a los industrializados para comenzar a aplicar la protección a las patentes farmacéuticas, y así algunos de ellos han pedido una prórroga hasta el 1 de enero de 2005. Sin embargo, ese grupo de países tienen dos obligaciones, que no se aplicarán en el caso de los menos adelantados o más pobres (entre ellos sólo Haití en Latinoamérica): permitir a los inventores que presenten sus solicitudes de patentes, aunque de momento no las protejan y se limiten a almacenarlas. 

Esto, conocido en la jerga de la OMC como el "buzón de correos", se debe a la importancia de la fecha de la presentación de la solicitud ya que ésta se tiene en cuenta a la hora de determinar si cumple los criterios para la concesión de una patente, entre ellos el de la novedad. Además, en el caso de que el gobierno del país en desarrollo permita que el producto farmacéutico se comercialice durante el período de transición, deberá conceder al solicitante de la patente derecho exclusivo de comercialización durante un período de cinco años o hasta que se haya adoptado una decisión sobre la patente si ese período es más breve. 

Después de que el Consejo TRIPS adoptase su doble decisión a favor de las naciones más pobres del planeta, el director general de la OMC, Mike Moore, expresó su satisfacción por "la rapidez" con la que los países miembros han actuado "para aplicar esa parte importante de la declaración de Doha sobre TRIPS y salud pública". Moore se felicitó también del hecho de que los miembros de la OMC "hayan ido más allá de una interpretación al pie de la letra de la declaración al aprobar un proyecto de exención sobre derechos exclusivos de comercialización". 

 

Países latinoamericanos reclaman derecho a exportar genéricos 

Ginebra, (EFE).- Varios países latinoamericanos reclaman el derecho de los miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) a autorizar a un productor local de fármacos fabricar y exportar genéricos a otros países que los necesitan y no pueden producirlos localmente. 

Bolivia, Brasil, Cuba, Ecuador, Perú, República Dominicana y Venezuela han presentado en Ginebra, junto a la India, China, Pakistán, Indonesia y Tailandia, un documento de trabajo que propone flexibilizar la interpretación de uno de los artículos más controvertidos del acuerdo sobre derechos de la propiedad intelectual y comercio, TRIPS. 

El artículo establece que los miembros de la OMC podrán "prever excepciones limitadas de los derechos exclusivos que confiere una patente siempre que no atenten de manera injustificable contra la explotación normal de la misma ni causen un perjuicio injustificado a los legítimos intereses del titular". Además, esos países objetan una limitación incluida también en el TRIPS que establece que se autorizará la producción de un genérico sin consentimiento del titular de los derechos (las llamadas licencias obligatorias) "principalmente para abastecer el mercado interno" del país que otorgue esa licencia. 

Numerosos países en desarrollo se oponen a esa limitación porque, argumentan, el mercado en cuestión puede ser demasiado pequeño como para justificar la producción para uso interno únicamente, lo que redundaría en perjuicio de los países en desarrollo con capacidad suficiente de producción de genéricos. 

Frente a esa posición, EEUU propone en primer lugar que se fijen criterios que permitan establecer qué países en desarrollo pueden considerarse como con insuficiente capacidad de producción en el sector farmacéutico para que sólo ésos se beneficien llegado el caso de una interpretación flexible del acuerdo. Washington quiere evitar que los países en desarrollo con suficiente capacidad industrial puedan aprovechar la flexibilidad del acuerdo TRIPS para burlar las patentes en terceros países. De ahí que proponga limitar eventuales excepciones a las reglas sobre patentes a los países en desarrollo o menos adelantados que "sufran un problema de salud pública, especialmente sida, malaria, tuberculosis y otras epidemias, y que tenga insuficiente o nula capacidad en el sector farmacéutico". 

EEUU quiere además que el país exportador se comprometa a asegurar que toda la producción se dirige exclusivamente al país miembro que ha presentado la solicitud y no va a terceros mercados. La Unión Europea, por su parte, coincide con EEUU en la necesidad de evitar abusos como el desvío de los fármacos producidos en régimen de licencia obligatoria a mercados distintos de aquel al que van originalmente destinados. Por ello propone que cualquier excepción al artículo del acuerdo TRIPS que establece el uso de los genéricos "principalmente para abastecer el mercado interno" se someta a una serie de condiciones. 

Según los Quince, no sólo el país importador, sino también el productor, debería tomar medidas para garantizar que no se producen desvíos del producto, y el exportador deberían notificar además tanto al titular de la patente como a la propia OMC su intención de emitir una licencia obligatoria. De esta forma se trata de garantizar, según la UE, que se da al titular de la patente la oportunidad de reducir sensiblemente el precio del fármaco en el país en desarrollo que lo necesita, que no se lo puede permitir al precio del mercado en el mundo rico, lo que le evitaría tener que recurrir a una licencia obligatoria. 

 

 


Regresar a titulares Internacionales

Regresar a portada

Agosto del 2002