Reportaje

 

Germán Holguín Zamorano

Experto en el mercado de medicamentos

 

Nuestro Personaje  en la LXV Edición de Salud Colombia es el Dr. German Holguín Zamorano. El Dr. Holguin  estudió derecho y economía. Además es Master en Administración de empresas. Dedicó la mayor parte de su vida al sector de la construcción, pero a raíz de la recesión tuvo que cerrar su empresa y abrió una firma de consultoría. Allí, al prestar un servicio profesional se dio cuenta que, en medio del debate del sector de la industria nacional en torno al mercado de los medicamentos, hay una víctima, que es el consumidor. Hay un riesgo social muy grande, que es el de salud pública. Entonces resolvió hacerse cargo de una institución que tiene por objeto defender y promover el derecho a la salud del pueblo colombiano, particularmente de los sectores de menores recursos.

El Dr. Holguin Zamorano lidera unos de los debates más importantes para la salud pública en el país, en términos de vidas y en términos de costos, debate que se incluye en otro mayor, de moda en el mundo entero, sobre las inequitativas relaciones comerciales entre países desarrolados y no desarrollados. Por ello es nuestro invitado en Salud Colombia.


    

S.C.-   Dr. Holguín. La primera pregunta es ¿Qué es Misión Salud?

G.H.-  Misión Salud es una fundación sin ánimo de lucro, creada por la Conferencia Episcopal de Colombia, a través del Secretariado Nacional de la Pastoral Social, por el Arzobispado de Bogotá e instituciones dedicadas al cuidado de los enfermos de muy escasos recursos. El objeto de la Fundación es la promoción y defensa del derecho a la salud del pueblo colombiano mediante iniciativas que contribuyan a mejorar el acceso universal y equitativo a medicamentos esenciales.

 

S.C.-  Esta pregunta se relaciona con un debate generado a raíz de una posible reglamentación sobre la utilización de patentes o medicamentos genéricos, que están solicitando las empresas internacionales de medicamentos y que está presionando el Gobierno de EE.UU. ¿En qué consiste esta solicitud de las empresas multinacionales y del Gobierno norteamericano?

G.H.- Desde hace un año existe un proyecto de decreto que tiene por objeto la eliminación del denominado registro sumario para los medicamentos genéricos. ¿En qué consiste el registro sumario? Existen dos tipos de medicamentos: los medicamentos nuevos y los medicamentos que se encuentran en las normas farmacológicas, o sea los medicamentos genéricos. La diferencia en cuanto a registro se refiere, está en que el medicamento nuevo debe probar ante la autoridad sanitaria, en nuestro caso el INVIMA, no sólo la calidad del producto, sino que debe demostrar la eficacia y seguridad del principio activo, que son las llamadas pruebas farmacológicas. En cambio, el medicamento genérico está exonerado de presentar pruebas farmacológicas por que la eficacia y seguridad del principio activo ya es conocida por la autoridad sanitaria, eso es lo que se denomina registro simplificado o sumario, y es lo que las multinacionales con el apoyo del Gobierno norteamericano están pidiendo abolir en Colombia.

 

S.C.- ¿Cuáles serían los efectos de la abolición del registro sumario para el país?

G.H.- Las pruebas farmacológicas son sumamente costosas y demoradas. Si al productor de genéricos se le exigiera, además de probar la calidad de su producto, que demuestre con pruebas farmacológicas nuevamente la eficacia y seguridad del principio activo, pues se le estaría exigiendo prácticamente un imposible. En consecuencia la medida lo que persigue es el bloqueo de los medicamentos genéricos o lo que es lo mismo, el monopolio absoluto para las empresas innovadoras, con el objeto de poder subir precios y mejorar o incrementar sus utilidades en el negocio de la salud.

 

S.C.- Un estudio hecho por FEDESARROLLO evalúa el impacto en términos de precios de los medicamentos y de costos para el país de esta medida, ¿Cuáles son los resultados?

G.H.- Evidentemente, Misión Salud solicitó a FEDESARROLLO un estudio que indica que si se tomara la medida de la que estamos hablando se generarían unos efectos económicos y sociales sumamente graves y muy delicados. En resumen, el estudio de FEDESARROLLO podríamos plantearlo en tres aspectos: En primer lugar, como ya lo expliqué, la medida provocaría el retiro del mercado de muchos medicamentos genéricos, condenando a la población a consumir solamente medicamentos originales de alto precio. El segundo efecto, como consecuencia de lo anterior, es un incremento promedio del 61% del precio de los medicamentos del mercado ético que representa el 86% del mercado total.

Y, el tercer efecto es que, como consecuencia del incremento del precio en un 61%, se genera una pérdida de bienestar de la población. ¿Por qué? Porque al subirse los precios, la gente, para poder adquirir los medicamentos, tiene que dejar de consumir otros productos y bienes esenciales. Internacionalmente hay una metodología para medir las consecuencias de ese fenómeno y es la pérdida de bienestar. FEDESARROLLO estima que la medida generaría en Colombia una pérdida de bienestar calculada en 777 millones de dólares anuales, una cifra perfectamente escandalosa. Yo quiero decir que este estudio de FEDESARROLLO no ha sido rebatido. Se ha intentado a través de algunos informes, supongo que solicitados por las multinacionales a través de su gremio, desvirtuar estas conclusiones del trabajo de FEDESARROLLO. Pero la verdad es que no ha habido ningún estudio serio en ese sentido. Los que se han producido, FEDESARROLLO los ha analizado y ha ratificado plenamente las conclusiones de su trabajo.

 

S.C.- Veamos esos otros efectos de la medida.

G.H.- Aclarando que ya no son identificados por FEDESARROLLO sino por Misión Salud, hay dos o tres que quisiera destacar adicionales. En primer lugar, está la pérdida de la ya precaria estabilidad financiera de las instituciones del sector salud. Nosotros, para dar una aproximación al tema, tomamos 28 productos (medicamentos) adquiridos por el Seguro Social a través de licitación, y calculamos si esos medicamentos que adquirió el Seguro Social a precios de competencia, con descuentos muy grandes que llegan al 80%, 90% y más, si hubiera tenido que pagar por esos medicamentos precio de monopolio, ¿Cuál sería el impacto presupuestal... y para 28, solamente para 28 productos, un universo muy pequeñito, nos dio que el impacto sería de 173.000 millones de pesos... Es otra cifra escandalosa. Nosotros, desde Misión Salud, acabamos de iniciar un estudio para medir ese impacto en todas las compras del Seguro Social y de las E.P.S. el año pasado, y espero tener los resultados de este trabajo antes de terminar el año.

El otro efecto que debe mencionarse es el del incremento del desempleo. Al producirse el bloqueo de los medicamentos genéricos, indudablemente se va a generar una reducción e incluso la desaparición de algunos productores de esos medicamentos genéricos en el país. Y resulta que la industria nacional de genéricos genera el 58% del empleo del sector farmacéutico.

 Y, un tercer y último efecto que menciono, es el impacto negativo sobre la balanza comercial. Fíjese ud.: en el año 92,  el año anterior al establecimiento del sistema de patentes en Colombia, la balanza comercial del sector farmacéutico mostraba un déficit de 48 millones de dólares; en el año 2001, el año pasado el déficit subió 416 millones de dólares, ¿Por qué? Porque en el portafolio de la industria multinacional cada vez es mayor el componente de productos importados que el de productos producidos en el país. Obviamente una medida como la que estamos comentando, al producir el bloqueo de los genéricos, va a incrementar este problema de balanza comercial porque va a incrementarse la importación de medicamentos.

 

S.C.- Los teóricos utilizan el término " apropiación particular del conocimiento universal", para explicar que el desarrollo de un nuevo conocimiento, en este caso un nuevo medicamento, es en realidad posible sólo porque la humanidad ha venido acumulando conocimiento científico por miles de años, por lo que dicho conocimiento científico  o cualquier desarrollo del mismo en realidad pertenece a toda la humanidad. De modo que la propiedad particular sobre una nueva aplicación científica o propiedad intelectual, que es un resultado lógico del avance y desarrollo del conocimiento, en función de que una firma ha financiado o pagado un estudio específico de última generación, es hasta cierto punto una apropiación de un bien perteneciente a la humanidad y por tanto dicha propiedad debe tener límites. De una u otra forma en el mundo, en el sistema de mercado, se aplican leyes internacionales o normas de la Organización Mundial del Comercio que restringen esta propiedad intelectual o apropiación particular del conocimiento. La OMC sólo reconoce el derecho a la patente de invención por un periodo de 20 años. Las multinacionales están protegidas o han venido estando protegidas por el derecho internacional a través de las patentes sobre los nuevos medicamentos, para que nadie distinto de ellos los pueda producir. En la práctica, lo que vemos es que este decreto aumentaría el plazo de 20 años de apropiación particular del conocimiento y extendería el monopolio sobre un desarrollo investigativo.

 

G.H.- A ver, explico, en primer lugar quiero aclarar que Misión Salud no se opone a que haya protección a la propiedad intelectual. Nosotros creemos que debe haber protección porque contribuye al desarrollo de fármacos cada vez más efectivos. A lo que nos oponemos es a que la protección sea extrema, a que se de protección más allá de los dictados de la Organización Mundial del Comercio y también, en el caso regional, más allá de los dictados de la normativa de la Comunidad Andina. Dentro de este contexto aceptamos que haya la protección de patentes. Quiero decirle esto, el monopolio nunca será beneficioso para los pueblos de países en desarrollo, porque el monopolio significa mayores precios y lógicamente eso se traduce en pérdida de acceso a los medicamentos. Sin embargo, aceptamos que haya monopolio a través del sistema de patentes, lo que no estamos de acuerdo es en que, a través de medidas como la que se está proponiendo – la abolición del registro sumario – , se obtengan unos monopolios indebidos, que ya no están orientados a proteger medicamentos nuevos, porque si son nuevos se patentan, y a través del sistema quedan protegidos. Está orientado a proteger medicamentos viejos, sustancias que por su antigüedad o por cualquier otra causa no han podido ser patentadas en Colombia, entonces se inventan ahora, para obtener la protección de esas sustancias no patentables, una protección a través del sistema del registro sanitario, exigiéndole a los productores de genéricos el imposible de realizar pruebas farmacológicas. De esa manera, obtienen un bloqueo del genérico durante los cinco años siguientes a la adopción de la medida.

 

S.C.- ¿Porqué cree usted que la Organización Internacional del Comercio fija en 20 años el derecho de patente?

G.H.- Eso es un periodo caprichoso. Realmente la justificación de las patentes es que el inventor invierte una plata e invierte un tiempo y corre unos riesgos con el desarrollo de... nuevas moléculas (por ejemplo), entonces es internacionalmente aceptado que tenga una protección monopólica por un tiempo, con el objeto de que recupere su inversión y obtenga unos beneficios. Hay estudios que indican que realmente esa recuperación y esos beneficios se dan entre los tres o los cuatro primeros años de explotación de la patente, de manera que el resto de los años de protección es un beneficio adicional importantísimo, grandísimo,  que obtienen los inventores, pero el término de 20 años es caprichoso, hoy es aceptado por muchísimos países. Sin embargo, le cuento que dentro del movimiento tendiente a lograr que la salud, el derecho a la salud y el acceso a los medicamentos se coloquen por encima de los derechos de propiedad intelectual, dentro de esa tendencia ya se ha empezado a cuestionar el término de 20 años. 

Empezamos a preguntarnos como usted, ¿porqué 20 años?, ¿porqué no 10? Si la recuperación de la inversión se da durante los cuatro primeros años, ¿porqué no 4, porqué no 8, porqué tienen que ser 20? Y la otra cuestión que se está planteando es ¿ Por qué 20  años en todos los países? ¿Por qué no un periodo diferencial distinguiendo entre país desarrollado y país en desarrollo? Porque le repito, la protección va de todas maneras contra los intereses de la población, contra el bien común. Entonces si lográramos reducir el tiempo de vigencia de las patentes, el beneficio sería de la comunidad, de la población de los países en desarrollo, que es la que sufre inmensamente de falta de acceso a medicamentos. Es que mire, en el mundo la tercera parte de la población, cerca de 2.000 millones de habitantes carecen de acceso a los medicamentos esenciales, en Latinoamérica 121 millones de personas y en Colombia más de 20 millones, ¿Por qué? Porque la mitad de la población colombiana no está afiliada al Sistema de Seguridad Social en Salud, de manera que la inmensa mayoría de esa mitad no tiene acceso a medicamentos y dentro de los que están afiliados la mayoría devenga un salario mínimo. Eso quiere decir que cuando el sistema no provee los medicamentos, lo que ocurre con el 40% de las prescripciones, según un estudio reciente de la Organización Panamericana de la Salud, entonces esas personas no tienen acceso tampoco a esos medicamentos.

Entonces, estamos frente a un problema social de grandes dimensiones, que es el de falta de acceso a medicamentos esenciales. Eso no es un problema del Africa, del Brasil, que ha sido muy publicitado por el caso del SIDA, es un problema de Colombia. Nosotros tenemos según informes del Ministerio de Salud, alrededor de 200.000 infectados de SIDA. Solamente uno de cada 10 tiene  tratamiento médico con medicamentos y esa misma situación se da en otras enfermedades catastróficas y de alto costo. No podemos permitir que se siga limitando el acceso a medicamentos por la aplicación de unas normas inventadas por las grandes farmacéuticas multinacionales, e inventadas por los países desarrollados para proteger e incrementar sus propios intereses. No podemos permitir que nuestra gente, a nuestro alrededor, siga sufriendo y muriendo porque se le de más importancia a los intereses comerciales que a la salud pública y al bienestar general.

 

S.C.- Una última pregunta, ¿Por qué las empresas que tienen la patente en medicamentos no autorizan la producción a otra empresa cobrándole unos derechos sobre la patente, sino que mantienen exclusivamente el monopolio de la producción? Porque la patente les daría derecho igual a permitir que otras empresas lo produzcan pagando unos derechos a quien tiene la patente. ¿Porqué esto no opera para que realmente el mercado pueda ser eficiente y aún así quien tenga la patente pueda recuperar la inversión?

G.H.- Puramente por intereses comerciales, porque ellos, a través de la producción y comercialización directa de sus productos, obtienen mayores beneficios económicos que a través de las licencias y, por ese motivo, hoy es prácticamente nulo el sistema de licencias en Colombia. En el pasado existió, porque para poder comercializar los productos en Colombia se requería en muchos casos la producción aquí o trabajar con licencias.  Como hoy en día la legislación permite que la explotación de una patente se haga, bien a través de la producción acá, o bien a través de la importación del producto, entonces las multinacionales han optado por producir en otros países., importar el producto a Colombia, comercializarlo directamente, eso les da un margen de utilidad más atractivo.

 

Nota del Editor: El Dr. Holguín aclaró expresamente a Salud Colombia que la industria farmacéutica nacional ha apoyado a la Fundación Misión Salud.


Regresar a portada