Noticias




 

Régimen Contributivo al cierre del 2001

Los reportes de la Subcuenta de Compensación del FOSYGA al cierre del mes de Marzo del 2002, (mes en que se ha debido cerrar en más de un 90% el mes de Diciembre del 2001),  permiten observar un Régimen Contributiovo estabilizado en el año 2001, con un pequeño incremento de afiliados compensados en promerdio anual respecto al año anterior (13.247.868 contra 13.031.678) y una densidad familiar que por primera vez no crece, e incluso disminuye de 2.513 a 2.478, lo que permite observar con calma el futuro inmediato.

No había entonces razón para el pánico, que llevó incluso a algunos funcionarios del Gobierno a hablar de la quiebra del sistema, al observar el incremento permanente de la densidad familiar desde 1995, que llevaba aun desbalance entre los ingresos y egresos de la Subcuenta de Compensación; pánico que incluso contagió al Consejo Nacional de Seguridad Social el año anterior, en su informe al Congreso. Esta fué también la causa del incremento de la UPC tan sólo en un 4% para el año 2002.

Como Salud Colombia señaló en su 60 Ediición, esta tendencia debía interrumpirse una vez finalizado el lento proceso de afiliación familiar en el ISS, de conformidad con las tendencias demográficas, lo que podía anticipárse si se proyectaban las cifras. Ahora se confirma la estabilidad e incluso el inicio del descenso de la densidad familiar. Cada cotizante queda con menos de 1.5 beneficiarios, incluso sin haber salido de la crisis económica y de empleo.

Lo más notorio de las cifras del año 2001, sin embargo, es la pérdida de 1.480.641 afiliados compensados del Instituto de Seguros Sociales, respecto al promedio del año 2.000, al bajar de 5.036.735 a 3.556.094, (29.4%), lo que hace pensar que el desbalance entre los ingresos y gastos de la EPS del ISS superará el billón de pesos en el año 2002, cifra que de manera alguna podrá seguir absorviendo el presupuesto nacional. No se conoce aún en estas cifras el efecto del levantamiento de la suspensión de la afiliación.

Las demás EPS públicas pierden afiliados moderadamente. Se destaca el cierre del contributivo en Convida, por lo que en la práctica sólo quedan Cajanal, con 489 mil afiliados compensados en el 2001 y Caprecom con cerca de 80.000. En conjunto las EPS Públicas perdieron 1.575.956 afiliados en el año anterior, al cerrar las declaraciones de Marzo del 2002.

En contraste, las EPS privadas incrementaron sus afiliados compensados de 7.083.701 en promedio del año 2000 a 8.899.140 en el 200, es decir un incremento del 25.6% o una ganancia de 1.815.439 afiliados compensados en el promedio de los meses del año.

El mayor crecimiento correspondió a Saludcoop, con 677 mil afiliados compensados más que al año anterior, para alcanzar un promedio de 2.239.123, por lo que se confirma muy de lejos como la mayor EPS privada del país, capaz de superar al ISS en el 2002 si continúaran las tendencias observadas en el 2001.

En segundo lugar se encuentra Coomeva, que con el incremento de 270 mil afiliados compensados en el promedio anual pasa a ser la segunda EPS que supera el millon de afiliados del Régimen Contributivo (1.145.867 en el promedio del 2001). De modo que las EPS del sector Cooperativo llevan por mucho la delantera.

Después de estas dos entidades se destaca Famisanar, que después de un moderado estancamiento en los años 1999 y 2000 vuelve a crecer notoriamente en el año 2001, (355 mil nuevos afiliados compensados), para alcanzar un promedio de 821.454, seguida de Susalud, con 707.929 afiliados compensados y un pequeño incremento en el último año (29 mil afiliados), por lo que perdió el tercer lugar con Famisanar.

Siguen en su orden,  Salud Total, con 614.494 compensados y un crecimiento de moderado en el 2001, Cafesalud, con 548.832 (crecimiento importante de 158.000 compensados), Cruz Blanca con 445.122 afiliados compensados en promedio mensual en el 2001 y Compensar con 422.678, ambos con crecimiento moderado, y finalmente Sánitas, con 410.542 compensados.

Después de estas nueve EPS que ya reunen el 83% de los afiliados de las EPS privadas, siguen cinco más que podríamos considerar aún importantes: el Servicio Occidental de Salud, con 284.961 compensados en el promedio de los meses del 2001; Humana Vivir, con 283.310; Salud Colmena con 221.824; Comfenalco Antioquia, con 173.493, y Comfenalco Valle con 155.485. Con estas se completa el 95% de los afiliados en las instituciones privadas.

Por otra parte, las 15 Entidades Adaptadas dismunuyeron el promedio de afiliados compensados mes, de 183.281 en el año 2000, a 160.323 en el 2001.

Ver estadísticas de la presente edición

 

Empresas de salud entre las 100 más grandes del país

Cinco empresas del sector salud aparecen, al cerrar el balance del 2001, entre las 100 empresas más grandes del país según la Revista Semana. Ellas son el I.SS., que desciende del tercer al sexto puesto, Saludcoop, que asciende del 25 al 23, Coomeva, que asciende del 61 al 50, Colsánitas que desciende del puesto 60 al 62 y Susalud que permenece en la 79 posición.

La ubicación esta dada en función de los ingresos operacionales, que encabeza el I.S.S. en el sexto puesto. El hecho de que Saludcop ascienda a la empresa número 23 del país en ingresos operacionales y Coomeva a la 50, revela el dinamismo de estas empresas y el tamaño de sus ingresos frente a las ventas de las principales empresas del país.

Ubicación 2000 Ubicación 2001 Empresa de salud Activos (millones) Pasivos (millones) Patrimonio (millones) Icremento Activos Incremento Pasivos
3 6 I.S.S. 3.074.265 4.804.457 -1.730.192 20,8% 29,4%
25 23 SALUDCOOP E.P.S. 297.028 177.205 119.823 36,8% 24,7%
61 50 COOMEVA EPS 68.127 54.004 14.123 -0,5% -5,6%
60 62 COLSANITAS 109.466 72.669 36.797 8,6% 8,0%
79 79 SUSALUD 64.515 36.149 28.366 15,5% -1,8%
    Promedio 100 empresas 1.251.050 640.485 610.565 9,04% 11,16%

En cuanto a sus activos, estas empresas están por debajo del promedio de las 100 empresas de mayores ingresos, que alcanza 1.2 billones de pesos. Tan sólo el I.S.S. la supera con tres billones, para ocupar en activos el lugar No. 12, mientras Saludcoop únicamente alcanza el puesto 69, Colsánitas el 92, Coomeva el 97 y Susalud el 98, es decir en la cola de la lista. Esto no es malo para el negocio, por el contrario lograr tales ingresos con tan pocos activos indica que el negocio es excelente.

Los ingresos operacionales en relación con los activos alcanzaron el 51% en promedio de las 100 empresas, mientras que para Coomeva representaron el 548%, el segundo lugar entre las 100 empresas, para Susalud el 380% (sexto lugar) , para Colsánitas al 280%(11)  y para Saludcoop el 237%(14). Es decir son las grandes empresas que obtienen los mayores ingresos operacionales en relacvión con sus activos. Con ellas sólo se comparan las empresas distribuidoras de combustibles. Tan sólo el ISS se comporta como el promedio de empresas con un 55%.

Ubicación 2000 Ubicación 2001   Ingresos operacionales (millones) Utilidad operacional (millones) Utilidad Neta (millones) Ingresos operacionales /Activos Utilidad operacional/ activos
3 6 I.S.S. 1.699.711 36.485 -360.968 55,29% 1,19%
25 23 SALUDCOOP E.P.S. 704.503 36.485 38.869 237,18% 12,28%
61 50 COOMEVA EPS 373.433 5.861 1.742 548,14% 8,60%
60 62 COLSANITAS 306.256 1.218 7.020 279,77% 1,11%
79 79 SUSALUD 245.323 ND 7.877 380,26% ND
    Promedio 100 empresas 644.234 50.872 16.951 51,50% 4,07%

Las utilidades operacionales son algo más racionales en relación con los activos; sin embargo Saludcoop con un 12.3% triplica el promedio de empresas (4%), para ocupar el puesto 20 y Coomeva con un 8% las duplica, ocupando el lugar 32 entre las 100 empresas en este indicador.

Respecto a las utilidades netas, lo más destacable son las pérdidas del Instituto de Seguros Sociales (361 mil millones), tercero en pérdidas, sólo superado por Telecom y el Fondo Nacional del Café. Entre tanto Saludcoop con 38.869 millones es la empresa 24 en utilidades entre las 100 más grandes del país, Susalud y Colsánitas ocupan los lugares 61 y 62 y Coomeva el 77. Las utilidades netas las encabezan tres empresas públicas, Ecopetrol, las EEPPM, de Medellín y la Empresa de teléfonos de Bogotá.

Ubicación 2000 Ubicación 2001   Utilidad Neta (millones) Utilidad Neta/ Activos Utilidad Neta/ Ingresos operacionales Utilidad Neta/ Patrimonio
3 6 I.S.S. -360.968 -11,74% -21,24% NA
25 23 SALUDCOOP E.P.S. 38.869 13,09% 5,52% 32,44%
61 50 COOMEVA EPS 1.742 2,56% 0,47% 12,33%
60 62 COLSANITAS 7.020 6,41% 2,29% 19,08%
79 79 SUSALUD 7.877 12,21% 3,21% 27,77%
    Promedio 100 empresas 16.951 1,35% 2,63% 2,78%

La relación de las utilidades netas con los activos arroja un 1.35% para las 100 empresas más grandes del país, mientras que las empresas del sector salud, exceptuando el ISS, por sus bajos activos en relación con los ingresos operacionales muestran mucho mejores resultados. Saludcoop obtiene el mejor con un 13%, que le da el quinto puesto entre las 100 empresas, seguida de Susalud con un 12.2% (ocatvo puesto) y Colsánitas con un 6.4% (puesto 26). La Utilidad de Coomeva en relación con los activos es más moderada, 2.56%, mientras El ISS pierde el 11.74% de sus activos.

La utilidad neta en relación con los ingresos operacionales, que para las 100 empresas más grandes del país promedió un 2.63%, es superada ampliamente por Saludcoop, con un 5.52%, para ocupar el puesto 40 y moderadamente por Susalud con un 3.21% (53). Sin embargo, debe esperarse del 1 al 2% de utilidad sobre los ingresos operacionales en estas empresas de servicios y alta rotación, según un estudio de la Universidad Nacional, por lo que estas gancnias pueden considerarse altas.. En este indicador encabezan las empresas de servicios públicos y las cervecerías.


Propuestas de salud de las campañas

Salud Colombia reseña las propuestas en salud dadas a conocer oficilamente en documentos de las principales campañas políticas:

NOEMI SANIN

Sí a la salud

La salud es un derecho y es necesaria para mantener y aumentar nuestra riqueza más importante: el capital humano.

Los programas principales

Las metas

Universalización del régimen de salud.

 

HORACIO SERPA

El gobierno del Compromiso Social logrará la cobertura universal y hará realidad el derecho a la salud.  A diferencia y contra la indiferencia de lo que hoy acontece, no dejará morir a ningún habitante de Colombia en las puertas de los hospitales por falta de atención. Al finalizar el próximo gobierno, todos los colombianos tendrán un seguro de salud. 

La Ley 100 de 1993 será reformada  con el propósito de ampliar y mejorar la capacidad de dirección del Sistema de Seguridad Social en Salud, lograr la cobertura universal, hacer más equitativos sus servicios y corregir las vulnerabilidades que muestra el sistema frente a los desajustes e imperfecciones del mercado, pues el mismo,  por si sólo, no garantiza el  desarrollo armónico de este servicio público.

El Ministerio  de Salud será reestructurado sobre dos pilares fundamentales: la salud pública y el aseguramiento y  la prestación de servicios. El Ministerio dejará de ser apenas un movilizador de recursos financieros y retomará sus funciones en la planeación de la expansión del sector, y de asistencia técnica en la gestión de salud de los departamentos y municipios. Adelantará las campañas de salud pública para prevenir y educar a la población contra enfermedades que debemos desterrar por fin y para siempre de Colombia. Al mismo tiempo, el Ministerio coordinará acciones con otras entidades del Estado para que el agua sea tratada con cloro y para el avance de los programas de agua potable en el país.

Combatiremos con rigor la evasión y elusión en el sistema. Para ello, el desarrollo del sistema de información se constituye en un proyecto inaplazable, de carácter estratégico. Uno de sus instrumentos será la creación del número único obligatorio para la identificación de los afiliados al sistema de seguridad social, tanto en salud, como para pensiones y riesgos profesionales. La Superintendencia Nacional de Salud será fortalecida, sus acciones de vigilancia y control llegarán a todas las regiones del país, para proteger los recursos del sector y garantizar la calidad de los   servicios a los usuarios del sistema.

Vamos a acabar con la categoría de los vinculados que cubre a casi la mitad de los colombianos, los cuales se encuentran marginados del derecho a la salud. Los trabajadores informales y los independientes con capacidad de pago serán asegurados por el sistema de salud mediante la contribución de los mismos con base en el valor de la UPC.

En términos de cobertura, la meta del cuatrienio es de dos millones de familias o 7.5 millones de personas, con un ingreso anual al sistema de quinientas mil familias. La UPC será subsidiada en un 50%. El monto de los subsidios será de 150 mil millones de pesos en el primer año y de 600 mil millones de pesos en el último año, para un total de 1.5 billones de pesos en el cuatrienio. El incremento de los recursos de la seguridad social será del 30%.

Así mismo, estos trabajadores contribuirán con el incremento de la cobertura en el régimen subsidiado, pues es nuestro propósito concurrir peso a peso con la contribución solidaria de los afiliados al régimen contributivo, haciendo efectivo el pari passu.

El Régimen Subsidiado de Salud cubre solamente a once de los veinticuatro y medio millones de colombianos pobres. Ampliaremos la cobertura del Régimen Subsidiado y extenderemos el SISBEN. En especial garantizaremos que ningún campesino quede excluido del sistema, mediante métodos de inclusión más ágiles y efectivos; de esta manera los programas sociales podrán centrarse y cubrir a la población que realmente lo necesita. Así mismo, se avanzará en la dirección de aproximar el POS  del régimen subsidiado y el POS del régimen contributivo.

El gobierno del Compromiso Social garantizará el funcionamiento de los hospitales públicos. Rescataremos la red pública, para lo cual constituiremos un Fondo de Recuperación Hospitalaria, que será dedicado al mejoramiento de la gestión y al fortalecimiento tecnológico y de la calidad de sus servicios.

Ningún hospital público será cerrado ni permanecerá postrado como ocurre actualmente con muchos de ellos. No cejaremos en el empeño de exigir mayor productividad o eficiencia social por cada peso invertido en los hospitales, pero asignaremos los recursos presupuestales  para aquellos hospitales que por las condiciones especiales de su entorno, de carácter geográfico, social o económico,  no tengan la posibilidad de un adecuado financiamiento. Este mecanismo  debe extenderse a las instituciones hospitalarias públicas de carácter universitario.

El incremento de la cobertura del sistema y el fomento de la empresa cooperativa para que los hospitales participen activamente en la administración del régimen subsidiado, permitirá mejorar la situación financiera de los mismos.

El Ministerio de Salud, mediante un proceso de consulta con todas las partes involucradas, definirá los parámetros de referencia para la fijación de las tarifas de los servicios de salud.

El gobierno del Compromiso Social  fortalecerá el Instituto de Seguros Sociales en lo administrativo, institucional, financiero y tecnológico; con ello también se contribuirá a la viabilidad  de las instituciones prestadoras de servicios de salud. El ISS es una conquista social que debe ser objeto de modernización, depuración y mejoramiento como instrumento al servicio de la gente.

La contribución de los profesionales y trabajadores del sector salud será revalorada. Especial atención nos merece la calidad de la educación que se le imparte, así como el reconocimiento salarial del esfuerzo que han hecho para calificarse. Se creará el estatuto de los servidores del sistema de salud, que permitirá dignificar las condiciones de su desempeño laboral y las garantías de una adecuada compensación a su esfuerzo.

 

ALVARO URIBE

Tenemos 14.5 millones de personas en el Régimen Contributivo de Salud, 9.5 millones en el Subsidiado, pero faltan 7.5 millones de pobres por ingresar a esta forma de aseguramiento. No permitiremos que continúe la politiquería en la asignación de carnets del SISBEN. Las universidades ayudarán a la Superintendencia de Salud a garantizar la transparencia en la distribución y exigiremos la atención prioritaria de 3 grupos poblacionales, pobres y vulnerables: madres cabeza de familia, discapacitados y ancianos. Ayudé a crear las empresas solidarias de salud y muchos políticos las distorsionaron con una indebida apropiación. Propondremos que el Régimen Subsidiado lo administren de manera exclusiva empresas con cobertura grande, eficientes, SIN ÁNIMO DE LUCRO, que ojalá correspondan a sociedades de cajas de compensación familiar y hospitales públicos. Habrá aseguramiento y no intermediarios. Protegeremos a los hospitales públicos pero deberán ser tan bien manejados como las buenas clínicas privadas. Es inaceptable que mientras lo privado se administra con eficiencia, lo público se haga fiesta. Los hospitales del Estado son las clínicas privadas más importantes porque pertenecen a toda la comunidad.

Vigilaré celosamente que las diferentes entidades de la salud no abusen de los profesionales médicos, odontológicos o afines. No nos temblará la mano para expedir los decretos que fijen tarifas equitativas y permitan que los tiempos y modalidades de atención a los pacientes se ajusten al apostolado médico.

El éxito de la salud en muy buena parte depende del éxito de las políticas de empleo. El desempleado no puede pagar la cotización, también se pierde su punto de contribución al sistema solidario que además es incapaz de acogerlo.

En 8 años de Ley 100 de salud, llevamos 7 ministros en dicha cartera. Con semejante inestabilidad es imposible cosechar éxitos.

Quienes sean ministros o ministras de nuestro Gobierno deberán tener vocación para trabajar los 4 años, su continuidad dependerá de sus resultados y de su honradez y no estarán condicionados a negociaciones políticas. Apliqué estos criterios en la Gobernación de Antioquia.

 

 


Regresar a Noticias Regresar a Portada