Reportaje

 

Stevenson Marulanda Plata

Lider del Referendo por la Salud

 

Nuestro Personaje en la LIX Edición de Salud Colombia es Stevenson Marulanda Plata. El Dr. Marulanda es oriundo de Fonseca, Guajira. Médico y especialista en cirugía general de la Universidad Nacional de Colombia, de cuya facultad de Medicina y Departamento de Cirugía es también actualmente profesor asociado. Se desempeña asi mismo como Jefe del  Departamento Quirúrgico del Hospital de la Samaritana.

El Dr.  Marulanda lidera actualmente un movimiento nacional de instituciones prestadoras y profesionales de la salud inconformes con el trato que están recibiendo en el Sistema General de Seguridad Social en Salud. Por ello es nuestro invitado en Salud Colombia.


  

SC.-      Dr. Marulanda, Ud. viene liderando un movimiento Nacional de inconformidad con lo que esta ocurriendo en el sector salud. Puede explicar en detalle...

MP.- Sí, a raíz de la implementación de la Ley 100... Todo el sector salud se ha visto perjudicado por la implementación de dicha norma, sobre todo los prestadores. Nosotros hemos venido liderando un movimiento nacional para tratar de modificar la Ley, básicamente en el sentido de normatizar o excluir la intermediación, porque pensamos que la intermediación ha visto en el sector salud otro filón económico, actúa como explotando otra mina, sin tener en cuenta la cantidad de daño que le ha hecho no solamente a la prestación del servicio, con el deterioro de la calidad, con el deterioro del talento humano, del recurso humano, que se ha visto empobrecido.  También, se ha descapitalizado intelectualmente el sector y se ha descapitalizado desde el punto de vista de motivación, de espiritualidad, de investigación y de docencia, porque realmente hemos perdido la vocación, no hay reglamentaciones para la investigación.

Nosotros hemos sufrido mucho, en carne propia, este proceso; lo vemos en las universidades, públicas sobre todo, en los hospitales públicos; vemos cada día el deterioro tanto de lo tangible como de lo intangible, de lo material, como de lo espiritual, de manera que nosotros, con una gran responsabilidad, hemos asumido esta cruzada nacional y estamos viajando a lo largo y ancho del país con la consigna de que las cosas vuelvan, no a lo anterior, porque por eso dijimos modificar. Nosotros somos amigos del aseguramiento, totalmente, pero del aseguramiento universal. No nos explicamos como se tienen 22 millones de pobres y se le da carné a unos poquitos, o sea, se crea un privilegio para nueve, porque no alcanza para más, y se deja 14 sin esos privilegios, eso nos parece injusto, algunas personas dicen que a los vinculados les va mejor. Entonces, si a los vinculados les va mejor, pues no es justo con los que les dan carné. Esa subdivisión, es lo que no entendemos, y queremos una sola cosa, o vinculados todos, o subsidiados todos.

 

SC.- Dr. Marulanda, y que tiene que decir sobre el sentir de los profesionales de la salud en este contexto?

MP.- Bueno, la acogida a la propuesta, yo diría que ha sido vehemente, ha sido muy voluminosa, voluptuosa, en el sentido que es un sentir de todos los profesionales del sector, no solamente médicos, odontólogos, nutricionistas, fisioterapeutas, instrumentadoras, todo el sector, incluso algunos industriales del sector farmacéutico y de insumos se han visto perjudicados, de manera que existe un sentir nacional, un clamor, por eso la acogida ha sido muy importante ha nivel de hospitales, y no solamente de hospitales públicos; lo interesante es que hay mucho interés de la parte privada, de las clínicas privadas que han visto deteriorado su patrimonio en forma importante en los últimos años.

Los profesionales en muchas partes de las regiones del país nos están diciendo que están teniendo que erosionar el patrimonio familiar, o sea, que están viviendo del patrimonio familiar, acabando el patrimonio familiar, porque la constante en casi todos los hospitales de la nación, es que el salario está atrasado seis meses, en promedio. Creo que no hay ningún profesional de la salud en Colombia, en este momento, que no se le deba plata por su trabajo, y una cosa muy importante, el deterioro de la calidad de la prestación va ligado al deterioro de la calidad de la vocación y el deterioro de la calidad de la preparación.

Los médicos y los profesionales en general no estamos reclamando privilegios, no es eso, pero voy a referirme a esta escala de degradación del profesional del sector salud: Hasta los años 70s, los profesionales teníamos una profesión liberal, o sea, libre empresa, libre competencia; los años 80s, salario, eso esta perfecto, salario, prima, vacaciones, etc, etc.; En los 90 comienza la crisis del empleo y en los años 2000 ya no hay salario sino contrato a destajo.  Con la reestructuración  -todos los hospitales de este país los van a reestructurar y ya han reestructurado una buena parte-, entonces, contrato a destajo, pero como no hay plata porque los recursos de oferta se acabaron y las ARS y las EPS no pagan, los hospitales no pagan sino que obligan a los profesionales. Tenemos la obligación moral y ética inclusive de prestar el servicio, pero sin los honorarios, o sea que estamos trabajando ya contratos pero sin honorarios y una persona que trabaja con contratos sin honorarios y que no le paguen pues es un trabajador que yo llamaría, de pronto exagerando mucho un esclavo, porque tiene que obedecer y tiene que trabajar y no le pagan, yo creo que esa es una muy gráfica manera de representar lo que esta sucediendo en el sector salud , imagínese Ud. la calidad entonces? ¿Donde queda la calidad del servicio?

SC.-  Aparte de que se pague cuatro meses tarde o seis meses tarde...¿Qué nos puede decir sobre los honorarios o tarifas, sobre el valor reconocido por el servicio que esta prestando el profesional de la salud actualmente?

MP.-  Ha habido una degeneración, diría yo, en la intermediación. Ya no se conforman con que un intermediario como una EPS contrate directamente con una IPS, sino que viene otra intermediación  -a la que nosotros hemos llamado intermediación metastásica-, es decir, un tercer intermediario. Estos terceros intermediarios, como no producen ni bienes ni servicios sino intermediación pura, necesitan ganar de la operación.  Lo grave de esta situación es que hay intermediarios de estos terciarios o metastásicos que están pagando, no apenas se les presta el servicio, sino cuatro, cinco o seis meses después $1.350 pesos por consulta.

 

SC.-  Ud. contaba recientemente en un foro casos de médicos y familias de médicos que han llegado a situaciones económicas muy difíciles.

MP.-  Claro, yo tengo la experiencia muy cercana de una alumna mía, médica general, que tuvo que separarse no por falta de amor, sino por falta de plata, porque trabajaba con una de estas intermediarias metastásicas. Ella vivía en Suba y le tocaba ir a Kennedy todos los días obviamente en un bus y tenía un hijito y tenía que dejarlo en una escuela pública. Este matrimonio tuvo que separarse, como dije, por falta de plata, porque les estaban pagando estos $1350 pesos a los cuatro, cinco meses. Obviamente eso no da para pagar un apartamento, entonces la pelada tuvo que irse a vivir con su papá y el muchacho tuvo que hacer lo propio e irse a vivir con su familia, esta ruptura es consecuencia y vívido ejemplo de todo lo que esta viviendo el sector salud.

 

SC:  Frente a tal situación ¿Que opina usted de que en las publicaciones económicas especializadas se esté mostrando el milagro económico de las EPS?

MP.-  Pues eso si es bien aberrante, porque la revista "La Nota Económica", la revista "Semana", los periódicos muestran permanentemente, como usted dice, esos milagros económicos. Las EPS tienen unas utilidades netas, comparadas con otras empresas ya consolidadas en el país, tales que cualquiera de estas empresas pues sentirían envidia de la buena. Esto no se compadece con la situación actual del país y esto a nosotros, pues nos da tristeza, de ver como en un país vuelto jirones haya este tipo de milagros económicos, que no son ningunos milagros económicos sino especulaciones, de manera que esta brecha produce más desesperanza en el país y produce un nicho ecológico propicio para que la violencia se siga perpetuando en nuestro país.

Por eso la propuesta nuestra es que no haya opulentos y no haya mendigos, ambos extremos son perjudiciales, y mientras haya opulencia y hayan mendigos y hayan personas que tienen la necesidad de venderse y hayan personas que tengan la necesidad de poner a pelear la ética con la supervivencia pues nunca iremos a encontrar el país que todos queremos, con estas injusticias. Nosotros consideramos que la Ley 100 está concentrando más el capital, el poder económico y político en pocas manos y esta dispersando y regando más la pobreza en muchísimas manos, y esas manos son ahora las del sector salud, de manera que es perentorio y es urgentísimo intervenir la Ley 100 .

 

SC.-  Usted mencionaba en una presentación reciente que estas empresas han tenido unos incrementos patrimoniales también enormes, que deben considerarse como utilidades...

MP.-  Claro, es que en el problema también está involucrada la informática, las bases de datos, de manera que hay empresas promotoras de salud y ARS que tienen en forma importante dobles afiliaciones, afiliaciones fantasmas y estas UPC pues se van a cobrar: Hay un informe que dice que se ha perdido afiliaciones mal ejecutadas, lo que se gana ECOPETROL en un año, o lo que cuesta la cosecha cafetera en un año, estamos hablando de un billón, un millón de millones de pesos en un año. Esos recursos, esos dineros, pues no se sabe en donde están, se han perdido también y se los ha llevado el sistema. También es importante analizar la pérdida y la fuga de dineros que hay por concepto de las malas administraciones en las ARS. Tenemos, y el país lo sabe, que de 200 o doscientas y tantas ARS que había, se fusionaron unas, otras se liquidaron y todas estas ARS se fueron sin pagar, pues eran clientes de nuestras IPS. Estos dineros también alcanzan fácil a otro billón de pesos en todo el país y eso explica en gran parte la quiebra del 90% de hospitales, todo este dinero que se ha perdido en ARS y EPS por malas administraciones, administraciones dudosas, recursos dudosos, afiliaciones fantasmas, etc, etc.

 

SC.-  Cuando en un sistema cualquiera, pero sobre todo en la prestación de un servicio público tan esencial y vital como el de la salud se encuentra un desequilibrio de tal naturaleza entre los distintos actores, no supone esto una enorme falla del Estado en su función de regular.

MP.-  Obvio, es que usted acaba de decir dos palabras, a mi manera de ver, son mágicas: habló de sistema y habló de vital, o sea, que los sistemas tienen vida propia, los sistemas que no tienen vida propia y que no son diseñados para auto perpetuarse, no son sistemas. El sistema solar tiene 4.500 millones de años y le faltan otros tantos porque es un sistema perfecto.... la vida misma es un sistema... pero un sistema que esta diseñado no como sistema sino como una cadena de depredación, aunque incluso las cadenas de depredación también son sistemas, pero hay que alimentar también al depredado. Aquí no, aquí lo que ocurre es que hay una posición dominante de un órgano que se hipertrofió, de un órgano que tiene todas las ventajas para, digamos, fagocitar o en términos muy coloquiales para comerse, pues, para acabar con el otro órgano, eso no puede auto perpetuarse, me refiero a que el sistema ese compacto e hipertrófico, que está acabando con el otro eslabón o la otra contraparte del sistema que debería funcionar armónicamente. Está acabando con la otra parte, con los otros órganos y son las EPS y  ARS, de manera que si esto no se equilibra, si no se consigue un equilibrio armónico que auto perpetúe el sistema, pues este sistema se va a auto acabar rápidamente mientras consume los recursos del mismo sistema... porque los recursos del sistema se están quedando en ese órgano hipertrofiado que es EPS y ARS y no se reinvierten en la otra parte que es IPS y prestadores -que somos nosotros-, de manera que como sistema tiene un déficit estructural muy importante y yo diría que eso no es ningún sistema.

 

SC: Dr. Marulanda, finalmente ¿Cómo está usted tratando de organizar a los profesionales de la salud en el país frente a estas inquietudes?

MP: Bueno, a través de los viajes que estamos haciendo donde ha sido herramienta muy útil Internet, estamos moviendo la opinión, estamos organizando instituciones convocantes. La primera institución convocante es donde yo trabajo, que es la Universidad Nacional, Facultad de Medicina y el Hospital Universitario La Samaritana, somos las dos primeras instituciones convocantes. Una institución convocante  es aquella que está de acuerdo con esta propuesta y la apoya y va a recoger las firmas, de manera que en todo el país ya hemos tenido la fortuna de conseguir hasta este momento más de 200 instituciones convocantes a lo largo y ancho del país. Digamos que la institución convocante es la célula viva que va, al unir todas las células vivas, vamos a crear el tejido nacional. Ese es el orden estructural la instituciones convocantes. En cada institución convocante hay un comité coordinador que es el que se ocupa de mantener informada, mantener viva la llama latente, la actitud, y de esta manera creo que vamos a poder para el día del médico, de pronto para el día del médico, hacer un evento grande aquí en Bogotá para lanzar oficialmente ya la recogida masiva de las firmas y en general poner a andar ya el proyecto en forma oficial.

Quiero dejar una cuña: que ojalá todas las personas que nos vayan a leer y trabajen en alguna institución, convenzan a su institución de que sean instituciones convocante. Puede ser un hospital, una clínica, una ONG, una sociedad científica, una organización gremial, una organización estudiantil, una cooperativa de trabajo médico, etc, etc.

 

SC: Finalmente, que hace que un cirujano en lugar de permanecer con su bisturí, sus pinzas y sus separadores, esté hoy liderando un movimiento de esta naturaleza?

MP: Imagínese que yo era un cirujano común y corriente hasta hace un año, porque entonces me di cuenta que tener un ojo cerrado y el otro en el microscopio, o tener la vista fija en un apéndice, etc, etc., en un mundo globalizado como este, con estos modelos modernos, pues me hacía muy ínfimo ante el problema tan grande que teníamos. Yo he sido un cirujano académico toda mi vida, editor de revistas, miembro de la Sociedad Colombiana de Cirugía, ahora mismo soy vocal de la Sociedad Colombiana de Cirugía, yo tengo muchos trabajos editados, tengo investigaciones serias, he tenido la oportunidad de ganarme premios nacionales por investigaciones en gastroenterología, en la misma cirugía, de manera que yo soy un cirujano común y corriente hasta cuando la situación tan perversa, diría yo, de lo que estamos viviendo. Fue cuando sentí la necesidad de dejar los quirófanos, un poco, dejar las universidades, no del todo y hacer maromas, operar los domingos a las seis de la mañana, los sábados de mi tiempo libre, es decir sobrevivir de cualquier manera en la vida académica y en la vida científica, pero esto es prioritario ahora. Me di cuenta que vivir en una burbuja anóxica o hipóxica, una burbuja apaga la realidad, no tenía sentido y he enrrumbado  mi vida y he dicho que no voy a descansar hasta cuando no se armonice el sistema de salud en Colombia.

SC:  Gracias. Registremos su correo electrónico, para que puedan comunicarse los colegas. Salud Colombia por su parte considera que se debe organizar el ranking de las entidades que maltratan en mayor grado a  los profesionales de la salud, que ofrecemos publicar para lograr su sanción moral y social.

MP: refesalud@hotmail.com  


Regresar a portada