Novedades



Vacuna contra cancer de cuello uterino        

Bruselas:  Los laboratorios de la Universidad de Lieja y de la Universidad Libre de Bruselas trabajan conjuntamente en el desarrollo de una vacuna contra el cáncer de útero, que podría ser comercializada dentro de unos cinco años.

En la actualidad, la vacuna está en experimentación clínica y será probada en un centenar de mujeres durante un periodo de dos años. Una vez concluida la experimentación, y si los resultados son positivos, podría ser comercializada en unos cinco años por la firma SmithKline Beecham.

La vacuna puede tener dos enfoques: la eliminación de la causa del cáncer, que puede ser eficaz para mujeres que no tienen aún lesiones, o bien otra terapéutica, orientada a las mujeres afectadas.

Philippe Delvenne, del equipo investigador, declaró a la Agencia de noticias Belga que la vacuna está destinada en una primera etapa a las mujeres que sufren lesiones precancesoras en el cuello del útero.

Su aplicación consistirá en "la administración de antigenes destinados a estimular una reacción inmunológica y a la erradicación de las lesiones cancerosas que presentan".

El cáncer de cuello de útero es muy común entre las mujeres y los especialistas insisten en que si se detecta en estado precoz la tasa de curación es casi del cien por cien.

 

Inglaterra en problemas con donación de órganos

Londres: El Gobierno británico prepara una serie de medidas para devolver la confianza a los donantes tras el escándalo de un hospital en el que se extrajeron miles de órganos de niños muertos sin el consentimiento de sus familiares.

El Ministerio de Sanidad ha propuesto la celebración de una cumbre en las próximas semanas en Londres, en la que participen cirujanos especializados en trasplantes, bancos de órganos, sindicatos y trabajadores para definir las medidas a adoptar y lanzar una campaña que contrarreste las repercusiones negativas del escándalo.

La campaña podría contar con una amplia distribución de folletos informativos adjuntos incluso en las nóminas de los trabajadores en el Reino Unido.

La iniciativa surgió debido a la preocupación expresada por varios expertos en trasplantes del país tras salir a la luz que el médico Dick van Velzen, del hospital de niños Alder Hey, en Liverpool, extrajo durante años miles de órganos de niños muertos sin el consentimiento de los padres. El caso ha horrorizado a la opinión pública británica y ha producido consternación en muchos de los padres afectados.

Con la campaña, el Gobierno quiere dejar "totalmente clara" la diferencia entre la persona que se compromete a donar órganos a su muerte y los casos de órganos robados, según el Ministerio de Sanidad.

En la actualidad "ocho millones de personas tienen tarjeta de donante en el Reino Unido y tienen que tener la confianza plena de que serán tratados siempre con dignidad y respeto", declaró el ministro de Sanidad, Allan Milburn.

Tras señalar que por el momento no hay indicios de que el escándalo de Alder Hey esté teniendo repercusiones negativas en los potenciales donantes, Milburn resaltó que "no queremos ser complacientes".

El ministro destacó su interés en impulsar la donación de órganos, que considera "vital para que el avance de la medicina no se pare y para evitar que mueran innecesariamente las personas que pueden ser salvadas fácilmente con un trasplante".

El cirujano especializado en trasplantes John Buckles sostiene, sin embargo, que ha caído el nivel de donaciones de órganos a raíz del escándalo. "Yo creo y otros colegas lo piensan también que es resultado directo de la publicidad en torno al caso Alder Hey", dijo Buckles, quien trabaja en el hospital Queen Elizabeth de Birmingham (Inglaterra).

Para el diputado del Partido Liberal Demócrata Evan Harris, quien es además un activista en campañas para la donación de órganos, además de aumentar la publicidad hace falta una modificación de las leyes sobre trasplantes.

"Necesitamos un servicio nacional de trasplante, más cirujanos especializados y cambios en la práctica para hacer las donaciones más fáciles", dijo Harris.

En la actualidad existe la institución "UK Transplant" que, dependiente del sistema de la seguridad social (NHS), gestiona el programa nacional de trasplantes.

La directora ejecutiva de "UK Transplant", Sue Sutherland, considera que "no hay duda de que hay una preocupación por que el caso de Alder Hey pueda tener un efecto negativo en la voluntad de la gente para donar sus órganos".

Mal genio no sube la tensión      

Washington: Las personas con mayor tendencia al enfado, la ansiedad o la depresión no tienen por qué tener una presión arterial más elevada, según un estudio de la Universidad Estatal de Nueva York.

Aunque la investigación reconoce que otros estudios previos afirmaban lo contrario, también señala que en la mayoría de los casos no se han utilizado medidas precisas de la tensión o se han comparado diferentes rasgos de la personalidad.

El estudio, cuyos resultados se publican en el número de febrero de la revista Medicina Psicosomática, indica que, cuando menos, "es bastante complejo" establecer una relación entre personalidad e hipertensión (tensión arterial elevada).

Joseph Schwartz, que trabaja en el departamento de Psiquiatría de la Universidad Estatal de Nueva York en Stony Brook, ha medido un amplio espectro de comportamientos en 283 hombres, incluida la ira, la expresión airada, la ansiedad, la desesperanza y la sumisión.

Schwartz controló también la presión arterial de los 283 participantes en el estudio, pero lo hizo mediante tomas consecutivas y, en algunos casos, continuadas durante 24 horas.

Según el investigador, uno de los problemas que presentan varios de los estudios previos en este campo está en el modo en que se toman las mediciones de la presión arterial, lo que puede inducir a errores.

Afirma que un porcentaje importante de personas sufren lo que en EEUU se denomina "hipertensión de bata médica", es decir, que su tensión arterial aumenta con sólo entrar en la consulta del médico. También opina que otros estudios no han realizado una discriminación previa de aquellos participantes que pudieran sufrir algún tipo de enfermedad cardiovascular, lo que también podría distorsionar los resultados.

En el estudio comparativo realizado por Schwartz, las personas con hipertensión moderada no demostraron tener caracteres de la personalidad más marcados que los que tenía con una presión sanguínea normal.

Hasta ahora varias investigaciones habían demostrado que existe una correlación entre las personalidades más excitables y la hipertensión.

La tensión arterial elevada es uno de los principales factores de riesgo, junto con el colesterol y el hábito de fumar, en la mayoría de las enfermedades del corazón, que son la principal causa de muerte en los países desarrollados.

Pero también han aparecido estudios que señalan que factores de la personalidad, como la agresividad contenida, la tensión interior y ser una persona sumisa, podrían ser factores que provocaran hipertensión.

"En nuestro estudio no hay ninguna evidencia que confirme la hipótesis de que la hipertensión tiene alguna relación con la personalidad", ha declarado el investigador principal, Joseph Schwartz.

El científico reconoce que la personalidad podría jugar algún tipo de papel en la tensión sanguínea, especialmente en el modo en que cada persona tenga de abordar su propia predisposición genética.

También la situación o el contexto podrían jugar algún tipo de papel, reconoce. Personas que se encuentran buscando trabajo y no poseen un gran poder de decisión, podrían tener más posibilidades de tener hipertensión, concede Schwartz.

"Las relaciones entre variables psicológicas e hipertensión, si existieran, son probablemente bastante más complejas", concluye el autor del estudio. 

 

Insulina inhalada pasa primeras pruebas

Londres: Las personas con diabetes podrían regular la glucosa de la sangre mediante la inhalación de insulina, según un estudio publicado por la revista británica "The Lancet".

Un equipo de científicos de la Universidad de Miami llegó a la conclusión de que la insulina inhalada es tan eficaz como en inyección, tras estudiar a 73 pacientes diabéticos de Tipo 1, la clase más grave de diabetes.

El equipo, dirigido por el doctor Jay Skyler, seleccionó un grupo experimental de pacientes que recibieron durante doce semanas parte de las dosis diarias de insulina por inhalación, además de una inyección subcutánea por la noche. 

A otro grupo seleccionado para las pruebas se le administró insulina por el método convencional, es decir, por inyección. A los tres meses, los investigadores compararon ambos grupos y descubrieron que las diferencias en la respuesta de los pacientes eran prácticamente inapreciables.

Además, la insulina inhalada es perfectamente tolerada por los pulmones y no produce ningún efecto secundario en el funcionamiento de los órganos respiratorios, según los autores del estudio.

Sin embargo, el doctor Edwin Gale de la Universidad de Bristol (Inglaterra) asegura que la muestra de pacientes es demasiado pequeña para confirmar que el método de inhalación es tan eficaz como el convencional.

Pese a todo, Gale resaltó que "la comunidad médica debería unirse a los enfermos de diabetes para celebrar este pequeño paso, en el conocimiento de que cuando la inyección desaparezca, volverá la esperanza".

 

Nuevo medicamento para controlar la septicemia

CARLOS MARTINEZ / ELMUNDO

Entre el 30% y el 50% de los pacientes que contraen septicemia severa, una complicación habitual en la Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), fallece. En EEUU, alrededor de 225.000 personas mueren al año por esta razón. Un nuevo fármaco podría cambiar la situación.

El medicamento, una proteína C recombinante humana activada (PCRHA), lo fabrica el laboratorio farmacéutico Eli Lilly . Según un estudio difundido a través de la página web de 'The New England Journal of Medicine' , el tratamiento con PCRHA reduce de forma significativa la mortalidad entre los pacientes con septicemia severa, aunque incrementa el riesgo de sufrir una hemorragia. El trabajo se publicará el próximo 8 de marzo en la edición impresa del 'New England'.

En la investigación, especialistas de distintas facultades de medicina de EEUU han analizado a 1.690 pacientes con sepsis severa. A la mitad se les administró PCRHA y el resto recibió un placebo. El fármaco de Eli Lilly redujo un 19,4% el riesgo relativo de muerte por cualquier causa.

Según afirmó el pasado mes de enero a 'The Wall Street Journal' el doctor Phillip Delinger, director de la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital de Chicago, el efecto positivo que produce el fármaco implican que se puede salvar una vida de cada cinco enfermos tratados. El beneficio se produce por las propiedades anticoagulantes de la proteína C activada.

En el estudio, los pacientes recibieron el tratamiento durante 28 días. El coste aproximado del medicamento, que en EEUU se ha bautizado como Zarvant, es de entre uno y dos millones de pesetas por paciente, pero no todos los afectados por sepsis son candidatos a recibir PCRHA.

«De acuerdo con los resultados del ensayo clínico, la proteína C activada debe darse a los pacientes que se ajustan a los criterios de inclusión utilizados en el estudio», señala Michael A. Mathay, de la Universidad de San Francisco, en un editorial sobre el estudio publicado también en el 'New England'.

Por lo tanto, las personas con sígnos clínicos de septicemia leve o moderada que no muestran evidencia de sufrir lesiones en los órganos. Estas restricciones se deben mantener «hasta que nuevos estudios no sugieran lo contrario», según Mathay.

 

Un futuro motivo para tutelas

Científicos estadounidenses han descubierto un implante electrónico que provoca este efecto en mujeres incapaces de llegar al orgasmo de forma natural. A pesar del entusiasmo incial, la compañía que se preveía que iba a comenzar los ensayos con el implante, ha negado que vaya a realizarlos.

El invento lo descubrió, casi por casualidad, un cirujano de la compañía Piedmont Anesthesia and Pain Consultants , que estaba operando a una mujer para aliviar su dolor de espalda. El médico utilizaba una técnica relativamente común consistente en implantar electrodos en la columna vertebral y aplicar pequeñas corrientes eléctricas.

En este tipo de procedimientos, el paciente permanece despierto para ayudar al médico a implantar los electrodos en el lugar de la columna correcto, de tal manera que las pulsaciones eléctricas alivien más eficazmente el dolor. Pero, en esta ocasión, el efecto conseguido fue distinto. La mujer sintió un orgasmo.

El cirujano protagonista ha declarado que espera que los ensayos clínicos para probar la nueva técnica, que podría acabar con la disfunción sexual que afecta a millones de mujeres en el mundo, comiencen a finales de este año con la compañía de tecnología médica Medtronic . Esta compañía estadounidense ha desmentido, sin embargo, que vaya a efectuar estas pruebas.

Meloy opina que, una vez confirmado que las pulsaciones eléctricas aplicadas a los electrodos situados en esa parte de la columna pueden provocar orgasmos, se podrá conseguir que el generador eléctrico que transmite la electricidad sea del tamaño de un paquete de cigarrillos y se pueda implantar bajo la piel, a la altura de la cadera. De todas formas, puntualiza, esto sería tan invasivo como colocar un marcapasos, por lo que sólo se podría 'recetar' a casos extremos.

 

 


Regresar a portada

Febrero del 2001