Editorial

Salud Colombia www.saludcolombia.com
Una publicación de Inversiones MARCHA Ltda
Editor Félix León Martínez Martín
Administración
Isabel Chaparro Leal
Servidor by Axesnet
Fotografía: Juan José Martínez González
Consejo Editorial:

Carlos Eduardo Castro Hoyos
Alonso Restrepo Restrepo
Julio Cesar Carrillo Fonseca
Abel Fernando Martínez
Comunicaciones E.mail
Editado en Bogotá D.C.

 

Bienvenido el siglo XXI

El Siglo XX sin duda será recordado como el siglo de las comunicaciones, por el gigantesco despliegue de la movilidad del hombre, que fabricó máquinas cada vez más perfectas y numerosas capaces de transportarlo alrededor del planeta y hasta fuera de el, así como por el impresionante desarrollo de los sistemas de transmisión de sonido, imágenes y datos, que inventó y organizó también el hombre, para poder comunicarse con todos los demás miembros de su especie sin necesidad de desplazamiento. Ambas formas de comunicaciones acabaron definitivamente con las barreras geográficas entre individuos, comunidades y naciones del planeta Tierra.

En Colombia la movilidad del hombre en el siglo XX tuvo otra faceta adicional, un masivo desplazamiento de la población del campo a la ciudad, especialmente en la segunda mitad del siglo. La población urbana creció del 30% en 1939, al 70 % en 1.997. En los últimos 60 años, la población urbana ascendió de seis millones a 30 millones de personas (500%), mientras la población rural aumentó de nueve a 12 millones (33%). Los habitantes se concentraron además en las grandes ciudades, cuya población se multiplicó por 20 en el mismo período.

Se reconoce este como uno de los procesos de urbanización más acelerados del mundo. Del país de labriegos hemos desembocado a una sociedad definitivamente urbana en forma algo traumática, quizá más que otros países, pero también hemos desembocado en la ciudad entre 50 y 100 años después que la mayoría de las naciones desarrolladas. La revolución industrial y el gran crecimiento urbano en Europa llevaban 150 años de ventaja, mientras que en Estados Unidos tan sólo el 10% de la población trabajaba en el campo ya en 1950.

Llega entonces Colombia al Siglo XXI con nuevas y grandes ciudades donde se ha hecho posible el desarrollo de la industria y el capital, el progreso de los servicios, pero también donde se ha generado un nuevo concepto de colombiano, de ciudadano con igualdad de derechos, concepto que no era ni posible ni pensable en la Colombia rural que se quedó atrás con el siglo pasado.

En suma, los colombianos reciben el nuevo siglo mucho más próximos entre sí y mucho más comunicados e informados de lo que les sucede a los demás colombianos y a todos los habitantes del mundo. Estos nuevos hombres, nacidos y creados en la ciudad serán mucho más interdependientes y tendrán como desafío principal el bienestar colectivo, perdiendo poco a poco la herencia y el sentido de la propiedad ligada a la tierra y la lucha por los límites propios de esta. 

Al mismo tiempo pertenecerán a familias mucho más pequeñas o no vivirán con familiares en lo absoluto, lo que también significará que se borre el concepto de clan que caracterizó otrora a la familia, unida contra el mundo, unida para protegerse,  forma primera y primitiva de seguridad social. Por ello el nuevo colombiano dependerá menos de la familia y más de las organizaciones y servicios sociales para procurarse seguridad y bienestar.  

En consecuencia, la discusión del derecho a la salud, del desarrollo y conservación de la salud, de la atención de la enfermedad, de las instituciones, de los derechos del ciudadano y del enfermo, de los mecanismos de financiamiento y de protección, serán mucho más importantes para muchas más personas. 

La política de salud y los planes de desarrollo no serán asunto de unos pocos expertos, o simplemente problema del Gobierno o las personas que con buenas intenciones dirijan el sector salud, sino problema de millones de ciudadanos preocupados e informados. Es precisamente en este contexto donde la seguridad social en salud adquiere su completo sentido.

Por ello damos la bienvenida al 2001 desde esta tribuna creada gracias al último y más revolucionario sistema de comunicación que nos deja el siglo XX, convencidos de que el siglo XXI será el siglo de la discusión abierta y pública de las políticas de salud y seguridad social, al tiempo que lo será de increíbles avances en la medicina. El efecto sumado de los avances sociales y tecnológicos significará sin duda que nuestros hijos, nacidos aún en el siglo XX, llegarán aún sanos y vitales al siglo XXII.

Anticipábamos en el primer editorial: "Es propósito de Salud Colombia el ayudar a difundir información relevante sobre la salud pública, las decisiones políticas en salud, las novedades y los hechos que afectan el devenir de este sector, vital para todos los ciudadanos". 

"Se pretende crear un espacio especializado, capaz de proveer a los interesados información oportuna sobre hechos y decisiones que les atañen, abriéndoles posibilidades de interactuar y opinar en estas mismas páginas. A mayor información, se concluye, mayor progreso y más democracia". Bienvenido siglo XXI

 


Regresar a portada