Reportaje

 

Roberto Esguerra

Presidente de la Junta Directiva

Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas

 

Nuestro Personaje en la XLV Edición de Salud Colombia es el Dr. Roberto Esguerra Gutierrez, Presidente de la Junta Directiva de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas. El Doctor Esguerra es médico internista. Ha sido Presidente de la Sociedad Colombiana de Medicina Interna y de la Sociedad Colombiana de Medicina Nuclear. Vinculado a la Fundación Santa Fe desde su fundación, fue su Director entre 1985 y 1994. Posteriormente fué por dos años representante de las I.P.S en el Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud.
El Dr. Esguerra, además de ejercer destacadamente la Presidencia de la Asociación de Hospitales y Clínicas, es un experto en la problemática del sector y escribe sobre estos temas en el diaro El Espectador y la Revista Hospitalia de la Asociación. Por ello es nuestro invitado en Salud Colombia

SC.- Usted ha propuesto recientemente, en su columna de prensa, que la salud y la educación no deben ser objeto de promesas en campaña electoral, sino que las propuestas a futuro en estos campos deben ser más estructuradas y surgidas del consenso de expertos. ¿Que nos puede decir al respecto?

REG.- Yo soy un idealista, y creo que la salud y la educación son los ejes de la sociedad, y creo que si buscamos una sociedad más justa, que camine realmente hacia una paz duradera en Colombia, tenemos que darle a los colombianos, en esas dos materias, unos sectores estables, con políticas de largo plazo, que le garanticen a todos los ciudadanos, en un caso, educación, y en el otro, salud de buena calidad. Eso no lo vamos a lograr mientras cada cuatro años, en las campañas electorales, la salud y la educación sean víctimas de las promesas y de todas las manipulaciones propias de las campañas. Mi propuesta es, sencillamente, que esos dos temas sean excluídos de la campaña electoral propiamente dicha y que el debate ideológico en esas dos instancias se traslade a foros académicos, con el fin de ir estructurando políticas de Estado de mediano y largo plazo que le garanticen al país una estabilidad en estos dos sectores.

 

SC.- Al mismo tiempo supimos que usted estaba dictando unas interesantes conferencias sobre "La Tercera Vía" en el campo de la salud, ¿Se refería a la propuesta inglesa..?

REG.- Si, estuve viendo lo que ha pasado en Inglaterra, creo que tiene muchas cosas de las que podríamos aprender, pero lo que hice con eso fue simplemente aportar elementos al debate de la salud, no para copiar un sistema, sino para ver que cosas podemos aportar a nuestro Sistema para mejorarlo, pues allí probablemente se encuentren elementos, como en otros sistemas, que puedan ser incorporados al nuestro, en el deber que tenemos entre todos los colombianos de introducir los ajustes que requiere este Sistema para lograr las metas que buscamos.

 

SC.- ¿Usted ha podido identificar algunos de esos elementos claves o ajustes que serían necesarios, a partir de esa perspectiva?

REG.- Si, creo que hay varios. El primero, que me preocupa enormemente, es la debilidad de los estamentos de vigilancia y control del Sistema. Creo que en la concepción, o como está actualmente el desarrollo de la reforma, hay una carencia de una estructura mucho más sólida, mucho más grande y técnica, en los estamentos de vigilancia y control. Eso ha permitido muchísimos quebrantamientos a las normas. En el sector nuestro, en el sector hospitalario, hubiera podido evitarse gran parte de la crisis, si no llegamos a la iliquidez que se produjo por violación a las normas relacionadas con los pagos a los hospitales. De modo que creo que gran parte de los problemas habrían podido evitarse con unos sistemas de control mucho más sólidos y más grandes.

 

SC.- Regresando a su propuesta inicial ¿Considera usted que el Sistema se encuentra estancado en cuanto a las metas trazadas inicialmente, de conseguir la universalidad y un POS igualitario? ¿Cree que hay claridad sobre el camino a seguir en los próximos años?

REG.- Creo que no sólo estamos estancados, sino que estamos rezagados con relación a lo que requiere el país y a lo que quisiéramos todos los que realmente buscamos que el sector cumpla con su misión social. También, evidentemente, hay una falta de perspectiva dentro del mismo sector, ya no hablando de los políticos, sino que esta es una autocrítica al sector, tanto a la parte pública como a la privada y todos los componentes del mismo. Creo que nos hemos enredado en polémicas de segundo orden, en cuanto si el Sistema es bueno o malo, en vez de estar buscando cómo logramos que este cumpla con sus objetivos. Soy de los que piensan que esta reforma ya no tiene reversa, pero no debíamos seguir enredados en esa polémica, sino deberíamos estar sentados, mostrando el ejemplo de un sector pensando a mediano y largo plazo. Tal vez la propuesta requiere que, dentro de nosotros mismos, empiece a haber ese estudio de las cosas que hay que hacer a mediano y largo plazo, para que los políticos vean que el sector si está pensando en el país, más allá de los intereses o de las diferencias de opinión que haya sobre uno u otro sistema.

 

SC.- Usted, que fue miembro del Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud, ¿No cree que el Consejo, un poco, últimamente, ha mostrado a cada gremio tirando para su lado, sin hacer un trabajo coherente para sacar el Sistema adelante?

REG.- Yo creo que el Consejo se ha quedado corto en lo que podría haber sido. No este, sino desde el principio. Al mismo Consejo no se le dio la importancia que debía tener dentro del Sistema. Me acuerdo que en las discusiones en el Senado se pensó que el Consejo iba a ser una especie de junta directiva del sector, el foro de la conciliación, y evidentemente eso no ha sido. No ha sido por distintas razones, una porque no se le dio la importancia que tenía desde el comienzo. Tan es así que el Consejo es la junta directiva que maneja más recursos, entre varios de los sectores del país, y todavía los miembros del Consejo que viven fuera de Bogotá tienen que pagarse los pasajes de su propio bolsillo para asistir a las reuniones del Consejo. Eso no tiene sentido. Eso es quitarle toda importancia a una reunión de estas. De manera que yo creo que el Consejo debe reestudiarse. Hasta donde yo se el Consejo está haciendo un análisis al interior, para hacer una autocrítica de como pudiera ser mucho más eficiente. Me parece que una de las cosas que ha llevado a eso es que las reuniones se hacen con la participación de una cantidad de gente, normalmente con 30 o 35 personas, y ahí es completamente imposible tomar decisiones.

 

SC.- Adicionalmente el Consejo es el administrador del Fondo de Solidaridad y Garantía. Usted, cuando estuvo en el Consejo, era muy estricto con los riesgos que se estaban tomando en el manejo del Fondo. En este momento la Contraloría General de la República optó por no fenecer las cuentas del FOSYGA, por lo que considera que no se ajustan a la norma...

REG.- Yo siempre he tenido esa inquietud. Creo que es una de las responsabilidades más grandes de los miembros, responsabilidades en todo orden, porque además son dineros públicos y dineros que van para la prestación de un servicio público. Pero, por otro lado, las decisiones que se tomen pueden afectar a mucha gente, para bien o para mal, de manera que, por eso, creo que una de las responsabilidades más grandes que tiene el Consejo y sus miembros, es todo lo referente a esos recursos, y me parece que toda la vida ha habido que tomar decisiones sin tener los estudios lo suficientemente sólidos y confiables, hechos por expertos constituídos idealmente en un apoyo técnico propio y una infraestructura propia del Consejo. Creo que en este momento se está pensando en eso, pero llevamos cinco años de reforma y no se ha hecho, de modo que pienso que los propios consejeros están corriendo riesgos muy importantes al tomar decisiones, porque hay que tomarlas. Obviamente uno entiende que el Sistema no se puede trancar, pero se deberían estar tomando sobre análisis y estudios que pudieran ser mucho mejores.

 

SC.- Finalmente, Dr. Esguera, está próximo el Congreso de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas. ¿Cuales van a ser los aspectos destacados respecto a las enseñanzas que deja a estas instituciones el año que terminó y las perspectivas para el que comienza?

REG.- El año que pasó creo que le dejó enseñanzas a todo el mundo, porque fue un año muy difícil en todo sentido, y en el sector hospitalario en particular, porque además de la recesión (y las consecuencias de la recesión sobre los aportes a la seguridad social), el sector tuvo que debatirse en la peor crisis de iliquidez que haya sufrido en toda su historia, debido a las demoras en los pagos por parte de las EPS, principal y desgraciadamente -lo digo-, principalmente las EPS públicas, aunque no se salvan tampoco algunas de las privadas. Yo creo que un sector que ha resistido esta crisis, ya resistió la prueba ácida más grande que pudiera enfrentar.

Por ello soy optimista. Creo que vienen épocas mejoras para el sector hospitalario. Veo buenas perspectivas. El sector, en general, va a entrar ahora en un proceso de alianzas y de fusiones, en cuanto a las EPS, que estaba previsto desde hace tiempo. Era previsible que vieran que no podían sobrevivir en pequeña dimensión, por lo que deben presentarse fusiones o compras. Creo que esto está muy pronto a suceder. Me parece que se está gestando. Y lo mismo está pasando en el sector hospitalario. Creo que van a presentarse alianzas estratégicas, creo que va a haber cadenas de prestación de servicios; va a poderse pensar en las cosas previstas hace algunos años, pero que, por la crisis, no se pudieron hacer antes. Viene un período muy interesante.

 

SC.- ¿Viene capital del exterior también para las IPS?

REG.- Creo que no sólo para las IPS, hay interés en las EPS, aún en las públicas. Creo que podría haber capital para las IPS. Va a haber capital para otras cosas; mucho capital creo que va a entrar para Manage Care; es decir ese capital va a estar ahí entre las IPS y las EPS, haciendo procesos de mejoramiento y de auditoría. De manera que yo creo que vienen épocas interesantes, que vienen épocas que van a permitir desarrollar cosas nuevas, y mucho dependerá de tener la mente abierta y de estar dispuestos a ver como se cumple con la misión de prestar buenos servicios a los colombianos. Yo, lo que aspiro, es que a los actores del sector no se nos vuelva a olvidar que todo esto tiene sentido si le damos salud a los colombianos.

 


Regresar a portada