Reportaje

 

Carlos Sarmiento Limás

Director General de Promoción y Prevención

del Ministerio de Salud

 

Nuestro Invitado de la XLIII Edición de Salud Colombia es Carlos Sarmiento Limás. El Dr Sarmiento es médico de la Universidad Nacional y Magister en Salud Pública de la Universidad de Antioquia. Se desempeñó como Director del Hospital de Sogamoso y Coordinador Técnico del Servicio de Salud de Boyacá, antes de dirigir por cerca de diez años el Programa de Lepra de la Cooperación Alemana y demostrar importantes éxitos en el control de esta patología en Colombia. De allí pasó a hacerse cargo de la puesta en marcha y operación del Régimen Subsidiado en el Ministerio de Salud de 1995 a 1998. Posteriomente fué Subdirector de Prevención y recientemente ha sido nombrado Director General de Promoción y Prevención.
El Dr. Sarmiento tiene entre sus tareas fundamentales la de sacar adelante la Ley de Salud Pública presentada en Noviembre ante el Congreso de la República, como también el de resolver el problema de las competencias territoriales en las acciones de Salud Pública, venidas a menos en los últimos años, Por ello es nuestro invitado en Salud Colombia.

SC.- Acaba de ser presentado al Congreso de la República un proyecto de ley marco de la Salud Pública. ¿Fué el proyecto suficientemente analizado y debatido en los distintos medios del sector antes de ser enviado al Congreso?

CSL.- El Ministerio de Salud trabajó con un grupo de expertos, e intersectorialemnte hubo una participación con otros Ministerios, con gremios, con grupos especializados. Es decir hubo una participación muy amplia y tuvimos también asesoría de expertos internacionales, como radiofísicos de Cuba. Igualmente se trabajó estrechamente con el Ministerio del Medio Ambiente para el área respectiva, de modo que es un trabajo, de más o menos seis o siete meses, que este grupo se reunió, debatió y formó un proyecto mucho más amplio del presentado inicialmente. Luego se estuvo en la fase de concretar y sintetizar la propuesta para ser llevada finalmente al Senado. Hubo primero un gran trabajo y luego, con grupos de asesores en el área jurídica, se fué perfilando mucho mejor el proyecto.

 

SC.- Es decir que el documento completo sólo fué conocido recientemente, al ser presentado ante el Congreso. ¿Tendrá que darse entonces el debate ya como proyecto de ley en el Congreso?

CSL.- Digamos que este proyecto pasó toda una serie de análisis, y se entregó así, y se inscribió ante el Senado. Ahora viene una fase de unas consultas que se van a hacer, consultas en las cuales se busca también la participación amplia de todos los sectores que tienen que ver con la Ley, toda la sociedad: la academia, las fundaciones, la parte política de los departamentos, las direcciones de salud, los comerciantes.... todos. Se abre una participación para que, a través de una consulta escrita, hagan las anotaciones al respectivo artículo que crean que se debe mejorar, modificar o anular, y se hará una gran recopilación , se sistematizarán todas las propuestas y se tendrá un debate con los expertos y con la gente de Senado y Cámara.

 

SC.- ¿Cuáles son los elementos centrales del proyecto de ley?

CSL.- El proyecto tiene tres grandes libros. Uno, donde están las generalidades, donde hay definición de términos, principalmente los conceptos nuevos de salud pública, en el sentido de que ésta es una responsabilidad del Estado, pero con la participación activa de toda la sociedad, que también tiene deberes que cumplir con relación a la salud pública. Un segundo capítulo, donde hace ya precisiones en las distintas áreas, del ambiente, del manejo de sustancias tóxicas, de radiaciones ionizantes, etc.., y una tercera que tiene que ver con la parte de vigilancia, control, sanciones y estímulos. Esos son básicamente los contenidos de la Ley.

 

SC.- ¿Cómo armonizan las responsabilidades en salud pública del Estado, con su organización descentralizada, en la nueva ley?

CSL.- Aquí -en el libro tercero- se crea un Consejo Nacional de Protección de la Salud Pública y se crean los Consejos Territoriales de Protección de la Salud Pública, en los cuales las direcciones departamentales y locales de salud, como todo el grupo, van a tener unas responsabilidades en la aplicabilidad de la norma y en la vigilancia y el control, para hacer el seguimiento en el cumplimiento que deben estar haciendo cada uno de los actores y sancionar a aquellos que estén incumpliento. Una de las cosas que tiene -interesantes- la Ley es que una persona que esté contaminando tiene que pagar, retribuir, así sea con su patrimonio, ese error que esta cometiendo.

 

SC.- De todos modos, en áreas absolutamente críticas hoy para la salud pública, como la contaminación por vehiculos automotores, no se ve que la Ley provea dientes al sector para influir en decisiones tan importantes como, por ejemplo, los proyectos de transporte público a futuro que la capital piensa desarrollar, donde se discute si se utilizarán vehículos diesel, con emisiones de muy alto riesgo, o vehículos a gas. ¿Quedará el sector realmente dotado cuando menos de la posibilidad de un concepto obligatorio en aspectos tan importantes para la salud pública?

CSL.- Podríamos enriquecer rápidamente el proyecto en aquellas partes que notemos débiles. Es esa precisamente la invitación, pero lo cierto es que, paralelamente, mientras se debate el proyecto, se estará trabajando en la reglamentación de la Ley. Entonces se desarrollarán con mayor profundidad aquellos aspectos reglamentarios y de estricto cumplimiento para las personas en cada una de las localidades. Por tanto, si en este momento en el proyecto tenemos algunas debilidades, se pueden corregir en esa consulta que se piensa hacer, pero en la parte del desarrollo de la reglamentación es donde se pueden hacer mayores precisiones. Pensamos que se pueda complementar la ley con la reglamentación muy rápidamente, para evitar lo que sucedió con la Ley Novena. Se está pensando trabajar esa reglamentación paralelamente mientras se aprueba el proyecto de ley.

 

SC.- Desde el punto de vista de la salud pública, las leyes de orden sanitario suelen ser leyes meramente restrictivas de algunos comportamientos que pueden afectar la salud de los indivíduos. ¿En este sentido, el proyecto, un poco más allá de la Ley 9a. incorpora algunos aspectos positivos, hacia el desarrollo de la salud?

CSL.- Indudablemente, pues en la Ley hay no sólo sanciones sino estímulos. Entonces, aquellas personas que estén cumpliendo adecuadamente con la protección ambiental van a recibir una serie de estímulos, que motiven a los demás para estar cumpliendo con la responsabilidad de la salud individual y colectiva, que es la que se debe asumir en torno a esta Ley: que todos hacemos parte de un colectivo y que todos tenemos responsabilidad en garantizar a nuestro entorno la mejor calidad de vida, y que no estemos perjudicando a ninguna de las demás personas ni a la colectividad. Ahí también, entonces, para aquellos que cumplan, va a haber estímulos especiales.

 

SC.- ¿También asigna responsabilidades específicas y sanciones a las autoridades territoriales que no cumplan con las funciones de defender la salud pública?

CSL.- Queda en cabeza de las direcciones territoriales responder por la aplicación de la Ley y, si no lo están haciendo, están incumpliendo y serán ellos entonces también objeto de sanción. Se quiere que el manejo sea colectivo y participativo, por eso la creación de los Consejos Territoriales de Protección de la Salud Pública, para que al interior del Consejo se vaya haciendo toda la evaluación y un monitoreo del cumplimiento de la Ley.

 

SC.- El proceso de descentralización ha traido serias dificultades en el manejo de la salud pública del país. Desde la Ley 10 de 1990, pasando por la Ley 60 de 1993 y hasta la Ley 100 del mismo año y su aplicación, con la concentración de esfuerzos en el aseguramiento, parecen haber debilitado las funciones de salud pública. Se ha hecho esta afirmación sobre todo por el resurgimiento de epidemias como el cólera y el dengue hemorrágico los últimos años. Por otra parte el proceso de descentralización parece haberse concentrado meramente en los aspectos formales para la entrega de responsabilidades, jurídicos, sin que haya habido mucho avance en la formación de las direcciones locales de salud para el manejo de la salud pública. ¿Cuál es su opinión al respecto?

CSL.- Lamentablemente en ese proceso de la descentralización y de la reestructuración de las direcciones de salud a nivel territorial, nos encontramos con unos cambios muy grandes en los diferentes departamentos, y las personas que antes hacían parte del equipo de trabajo de saneamiento ambiental, que fueron capacitadas y que contaban con trayectoria, fueron cambiadas por nuevas personas en las reestructuraciones. Como Ministerio nos ha tocado replantear el tipo de asesoría que estabamos haciendo, porque tenemos que volver a la capacitación y a la enseñanza de las nuevas personas que están al frente de salud en las diferentes entidades territoriales, para volver a crear un grupo con los conocimientos que se requieren para poder proyectar la salud pública a la comunidad. Sí, en ese proceso de descentralización y de reestructuración nos quedamos sin la gente que tenía la capacitación y el conocimiento suficientes. Estamos con agentes totalmente nuevos que requieren una nueva enseñanza.

Se ha tratado de pedir a las entidades territoriales que, por favor, al máximo, respeten algunas personas que tienen trayectoria, conocimiento y capacidad, para evitar los problemas que hemos visto. Además, algunos nuevos secretarios o directores de salud no conocen a profundidad el sector y desconocen el área de saneamiento ambiental, de modo que sólo enfocan el problema hospitalario. Se olvidan del gran componente de la protección del ambiente y han descuidado, por ejemplo, el manejo de los productos y agentes tóxicos o químicos, porque han disminuído la planta de personal y nadie les asesora en este campo, es lo que tenemos que rescatar. A principios del año 2000 vamos a tener una reunión con las direcciones de salud para darles a entender cual es su papel en el área de la salud, de la salud integral, no sólamente los hospitales y sus problemas económicos, sino que también es su responsabilidad el cuidado del entorno y la protección de la salud de los ciudadanos.

 

SC.- Parece ser que las direcciones seccionales de salud, que antes manejaban la salud pública a través de las instituciones hospitalarias regionales y locales (hoy concentradas en "facturar" servicios) han descargado la responsabilidad de la salud pública en las direcciones locales, pero a su vez no han asesorado y capacitado a estas para enfrentar tal responsabilidad. Aunque las direcciones locales hayan recibido los recursos para tal efecto no tienen la capacidad para dirigir la salud pública y simplemente caen en manos de "expertos" que les preparan un documento "Plan de Salud", el que contratan únicamente para lograr la aprobación del Plan y el Presupuesto. ¿Acaso no han entendido las direcciones seccionales su papel de formadores y líderes del proceso que en buena parte ya no manejan directamente? ¿Cuál va a ser la respuesta del Ministerio, capacitar a todos los municipios del país directamente o formar formadores en las direcciones seccionales?

CSL.- La experticia se perdió en los territorios, entonces el papel que debe cumplir el Ministerio es crear ese grupo a nivel departamental, y que el nivel departamental se encargue en cascada de dar esa capacitación y esa enseñanza a los niveles locales. Nosotros entonces tendremos en primera instancia la capacitación, la educación a los niveles departamentales y distritales, que es nuestro compromiso directo, aunque podemos prestar apoyo para la replicación a niveles locales.

 

SC.- Finalmente, hay un proceso que aunque claramente normado en la Ley 10, que otorgó competencias en salud a los municipios, no ha tenido un adecuado desarrollo. Es el relacionado con la complementariedad y la subsidiaridad, pues dada la gran diversidad y capacidad de los municipios del páís no es posible distribuir competencias ni asumirlas en forma uniforme. Sin embargo, no ha tenido desarrollo para efectos prácticos. ¿Hasta que punto está en capacidad un municipio de desarrollar un programa de salud, cualquiera que sea, y en que punto entra a operar el departamento necesariamente sin que se genere un vacio de responsabilidades y un riesgo para la población? ¿Se han entregado responsabilidades sin que muchos municipios estén en capacidad de asumirlas?

CSL.- Nosotros estamos preparando en la Dirección General de Promoción y Prevención los lineamientos del Plan de Atención Básica (PAB) para el año 2000. Estamos tratando de llegar a comprometer a los niveles departamentales para que verdaderamente hagan complementariedad a los niveles municipales. En estos lineamientos vamos a revisar los PAB de nivel municipal y su articulación y complementariedad con el PAB departamental, porque veníamos mirando sólamente este último y de tal forma no podíamos verificar la complementariedad e integralidad de las acciones.

e-mail csarmien@minsalud.gov.co

(El proyecto de Ley puede copiarse de la sección Ultimas Normas de nuestro WEB PAGE)

 


Regresar a portada