Novedades



 

Lista vacuna contra SIDA gracias a prostitutas

Nairobi: Una posible vacuna contra el virus del sida, basada en la inmunidad contra la infección detectada en un grupo de prostitutas de Nairobi, será probada a partir de enero próximo entre un conjunto de voluntarios en Gran Bretaña.

La vacuna en pruebas está basada en ciertos agentes y anticuerpos que han sido detectados en mujeres que ejercen la prostitución desde hace años en el barrio de Pumwani, en las afueras de la capital keniana, sin haber contraído la enfermedad, según el profesor canadiense Francis Plummer, experto en medicina microbiológica.

Plummer, quien estudia el fenómeno desde la aparición de la epidemia en los años ochenta y es director de un equipo de una veintena de científicos en la universidad de Nairobi, señaló que la inmunidad detectada en el grupo de 150 prostitutas kenianas "tardó mucho tiempo en ser aceptada por la comunidad científica".

"Hemos comprobado que ciertas personas son inmunes al virus del sida", dijo el científico, quien explicó que su investigación comenzó cuando hacía un estudio sobre la gonorrea y comprobó que ciertas prostitutas no resultaban infectadas por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), pese a no utilizar preservativos ni protección alguna.

Tras examinar en los laboratorios la reacción de algunas células de esas mujeres, el equipo de Plummer llegó a la conclusión de que su "inmunidad" obedecía en parte a "factores genéticos". El profesor canadiense indicó que muchas de las mujeres inmunes, en las que ha tenido ocasión de comprobar su capacidad para no resultar infectadas por el virus del sida, "tienen un cierto grado de consanguinidad" y son en algunos casos "de la misma familia: hermanas, primas o hijas".

Esto explicaría la transmisión genética que favorece que ciertas células sean capaces de "repeler el virus del sida" cuando entra en contacto con el organismo, al "ofrecer una respuesta de inmunidad", precisó. "Hemos observado que cuando el VIH penetra en las células reproduce ciertas proteínas específicas que no se encuentran en otras células", apuntó Plummer.

Agregó que "cuando las células del cuerpo de esas mujeres entran en contacto con las infectadas con el virus, al detectar las proteínas emanadas, las reconocen como extrañas y las matan". "Este tipo de resistencia es más común entre esas 'trabajadoras sexuales' que en la mayoría de la población", indicó el científico canadiense, quien considera que ese fenómeno les ha permitido no contagiarse de la enfermedad mortal.

Plummer señaló que la vacuna que será probada en Gran Bretaña y luego, si los resultados son buenos, en Kenia y otros países, ha sido desarrollada en parte gracias a la colaboración de ese colectivo de mujeres.

Para el investigador canadiense, resulta "irónico" que sean precisamente las prostitutas las que hayan permitido descubrir cierto tipo de resistencia a la infección del virus del sida, después de que desde amplios sectores se culpara a ese y otros colectivos marginales de haber sido los agentes transmisores.

Actualmente, además de la veintena de científicos que investigan esta posible cura del sida en Kenia, hay otra decena más en Canadá y cinco en la universidad inglesa de Oxford implicados en el mismo proyecto.

Pese a los avances logrados, Plummer considera que "la vacuna no estará completamente finalizada hasta haber reducido otros factores de riesgo que contribuyen a la propagación de la enfermedad y alcanzar así un modo eficaz de prevención".

 

Contaminación por automóviles causa cancer

Roma: La exposición continuada a la contaminación causada por el tráfico puede provocar cáncer, según el Tribunal Administrativo Regional (TAR) de la provincia de Lazio (centro de Italia), que ha decidido acoger el recurso presentado en tal sentido por un ex conductor romano.

La sentencia, la primera resolución jurídica al respecto emitida en Italia, da la razón a Teobaldo D.M., un jubilado de 70 años que sostenía haber contraído un cáncer de pulmón "a fuerza de recorrer en coche el centro de la capital" como conductor de una ambulancia pública.

El reconocimiento de la causa de la enfermedad le fue negado por el comité para las pensiones especiales, pero según el TAR "el tipo de servicio efectuado, a menudo en el centro de Roma, en medio del tráfico, ha expuesto al trabajador a riesgos derivados de las emisiones de los automóviles, que son notoriamente cancerígenas".

"En las ciudades caracterizadas por un intenso tráfico -añade la sentencia- las altas concentraciones en el aire de elementos tóxicos no son considerados ajenas al proceso de génesis o agravamiento de la evolución del cáncer de pulmón".

La decisión aparece hoy recogida en los principales medios de comunicación del país, que destacan la importancia que podría tener como material de jurisprudencia para otros casos similares.

De hecho, la Asociación Romana de Bomberos (ARVU) ya ha anunciado que piensa "proponer a todas las viudas de bomberos muertos de neoplasia pulmonar que pidan al Ayuntamiento una indemnización de 1.000 millones de liras (unos 600.000 dólares).

Según el presidente de la ARVU, Mauro Cordova, "26 bomberos en servicio han muerto en los últimos años por cáncer de pulmón y el 66 por ciento ha sufrido infecciones en los bronquios, pulmones y pleura. Las cifran hablan claro: es imposible no pensar en una relación entre la contaminación y los tumores".

 

Niegan versiones sobre surgimiento del SIDA

Filadelfia: Un centro de investigación médica de EEUU anunció que permitirá el estudio de las investigaciones realizadas en su laboratorio para refutar sospechas de que sus científicos dieron origen de manera inadvertida a la epidemia del sida.

En 1950, el Instituto Wistar llevó a cabo un proyecto paraencontrar una vacuna contra la poliomielitis en Africa. Desde hace dos décadas, dos de sus investigadores se han visto acosados por sospechas de que el virus del sida pasó de los chimpancés a los humanos a través de una vacuna oral que ellos aplicaron a más de un millón de personas, en su mayoría niños, en el Congo Belga, ahora República Democrática del Congo.

El instituto dijo que permitirá que dos laboratorios analicen el material usado en las pruebas de la vacuna entre 1957 y 1960 para terminar la controversia a través de la demostración de que en él no existe ningún indicio del tipo de virus que causa el sida entre los chimpancés, llamado SIV.

Algunos científicos creen que la epidemia del sida, que afecta a 33 millones de personas en todo el mundo, comenzó cuando el SIV cruzó la barrera de las especies y comenzó a multiplicarse en seres humanos.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos creen que ese "cruce de las especies" ocurrió en la década de los años 30 durante una intensa matanza de chimpancés. Sin embargo, el periodista y escritor británico Edward Hooper ha dicho que sus investigaciones le sugieren que algunas de las vacunas se fabricaron con material procedente de riñones de chimpancé infectados con SIV.

Dos científicos del Instituto que encabezaron el estudio, la ex directora Hilary Koprowsky y el ex director, Stanley Plotkin, rechazaron enérgicamente esas sugerencias. "La idea es un castillo de naipes construido con pruebas circunstanciales. Además, es un ataque contra la reputación de las personas. Hay que resolver esto de una vez por todas", dijo Plotkin. Señaló que elegirá a dos laboratorios para realizar las pruebas y que el material para esa investigación estará listo a fines de este año.

En la década de los años 50 el Instituto Wistar trató de crear una vacuna contra la polio que pudiera aplicarse rápidamente. Koprowski, Plotkin y otros científicos belgas desarrollaron una vacuna experimental sometida a pruebas en Estados Unidos y administrada oralmente a centenares de miles de niños en el Congo belga.

El libro de Hooper "The River: A Journey to the Source of HIV and AIDS", afirma que algunos de esos niños recibieron una vacuna que pudo haber estado infectada con el virus del chimpancé. Koprowski manifestó que los chimpancés sólo fueron utilizados para someter a pruebas la vacuna y nunca para producirla.

Agregó que los investigadores hicieron la vacuna con tejidos renales de monos asiáticos, con riñones cuyas células rechazan la presencia del virus del sida o el de los chimpancés. "Este libro sólo tiene ideas preconcebidas. No hay hechos", dijo Koprowski.

 

Prueban eficacia de la oración

Por Jorge A. Bañales (EFE).-

Washington: Un nuevo estudio de 990 pacientes con afecciones coronarias ha demostrado la eficacia de la oración en la evolución positiva de una enfermedad, pero los médicos no parecen encontrar una explicación científica aceptable.

Se han hecho numerosos estudios sobre el posible efecto de las creencias y prácticas religiosas de un paciente en la evolución de su enfermedad, y de la práctica inmemorial de los grupos de amigos y familiares que oran por su ser querido.

Pero el experimento llevado a cabo en el hospital Saint Lukes de Kansas City (Missouri) -cuyos resultados han sido publicados en la revista "Archives of Internal Medicine", de la Asociación Médica de Estados Unidos- fue diferente: los pacientes no supieron que había personas que con sus rezos estaban "trabajando" espiritualmente a su favor, ni los que rezaban conocían al paciente por el que decían sus plegarias.

"Lo que obtuvimos es una prueba del principio de que la plegaria de intercesión sí establece una diferencia", dijo William Harris, quien dirigió el estudio. "Pero eso es todo y es un asunto que requiere más investigación científica".

El capellán del hospital, Jerry Kolb, dijo que "después de este estudio creemos que la oración da resultados". "Pero por qué da resultados, no lo sabemos", agregó. "Hay que dejar eso en en manos de Dios".

"Nadie conoce la respuesta", dijo por su parte Bruce Epperly, que enseña Teología en la Universidad de Georgetown y dicta clases de espiritualidad en la Facultad de Medicina de esa institución de Washington.

El hospital incluyó en el experimento a 990 personas que en un período de doce meses ingresaron sucesivamente en la unidad coronaria para recibir atención de más de 24 horas. Los científicos repartieron a esos pacientes al azar en dos grupos: 524 de ellos recibieron toda la asistencia médica habitual en sus casos, y nada más, mientras que los otros 466 formaron el contingente por el que 75 voluntarios, divididos en 15 grupos, oraron cuatro veces al día durante un total de 28 jornadas.

Los cardiólogos del Mid America Heart Institute, que funciona en el hospital Saint Luke, elaboraron una planilla de control que asignó puntos a los tipos de tratamiento e intervenciones que requirieron esos 990 pacientes. Al término del estudio se comprobó que el grupo de pacientes por el que oraron los voluntarios tuvo una puntuación más baja, esto es, menos intervenciones médicas que el grupo de control que sólo recibió la asistencia hospitalaria normal.

Epperly dijo a EFE que "los teólogos tenemos que ser en estos asuntos dos veces más cautelosos que los científicos". "En primer lugar, no existe un 'grupo de control' real, porque nadie sabe si algunos de los que no estaban en las listas de oración tenían a su vez familiares o amigos que rezaban por ellos", indicó.

Según Harris, lo que el estudio ha demostrado es la eficacia de la oración en el grupo elegido para que los voluntarios rezaran, con un resultado diferente para los pacientes por los que los voluntarios no dijeron sus plegarias. "Pero más allá de eso, no hay respuestas acerca de cómo y por qué da resultados", dijo Harris. "Como cristiano, todo lo que sé es que Dios nos dice en la Biblia que oremos por nuestro prójimo".

En ausencia de la posibilidad de autosugestión del paciente o del impacto emocional de la relación personal entre el paciente y los "oradores", se abre la incógnita de si las plegarias cambian los designios de Dios. El capellán Kolb dijo que ésta es una de las cuestiones "en las cuales reconocemos el misterio de Dios".

Epperly también señaló que "esto es parte del misterio que es Dios", pero ofreció dos posibles avances hacia una respuesta. "En primer lugar está -dijo- lo que los científicos llaman la 'intencionalidad a distancia' y en física se denomina la causalidad no local", y agregó que "es el hecho de que algo o alguien puede tener una influencia sobre un objeto o una persona a gran distancia". "La oración causa... una energía", dijo Epperly.

"La segunda respuesta es que la oración abre la puerta para que Dios sea más activo en determinadas situaciones", indicó el teólogo. "Crea un campo de fuerzas que no obliga a Dios sino que le permite actuar", añadió.

 

Investigadores SIDA proponen nueva terapéutica

Washington: Las últimas investigaciones realizadas sobre el sida, que demuestran que el virus se mantiene latente aunque parezca erradicado por los fármacos, aconsejan desarrollar en la próxima década una nueva estrategia contra la enfermedad, según expertos en este grave problema.

El sida, que afecta a 35 millones de personas en el mundo, encontró en la "terapia antirretroviral" un freno a su expansión, pero una investigación del Centro de Virología Humana de EEUU ha demostrado que el virus VIH está "latente" en las células sanguíneas y genitales, pese a que un cóctel de fármacos parecía erradicarlo.

Richard D'Aquila y Bruce Walker, miembros del Centro de Investigaciones del Sida del Hospital General de Massachusetts, sostienen que estos resultados indican que sólo se obtendrán resultados prometedores contra el sida si se diseñan nuevas estrategias.

La nueva estrategia, explican en un editorial que publica la revista de la Asociación Médica Estadounidense, deberá combinar la terapia "antirretroviral" con otra "inmunoterapeútica", que impida que el virus se atrinchere en "santuarios" del sistema inmune.

Para estos expertos, no se puede cuestionar el valor de los fármacos que existen hoy, que son en su mayoría los denominados "inhibidores de la proteasa", pero hay que reconocer que han fracasado en su intento por erradicar completamente el virus.

Geethanjali Dornadula, del Centro de Virología Humana, y un equipo de investigadores, ha comprobado que los fármacos de "la terapia antirretroviral activa" (HAART en inglés) no logran acabar totalmente con el virus. Lo han comprobado al descubrir "ARN residual viral" en el plasma sanguíneo y células genitales de 22 pacientes tratados con HAART, lo que denota que el virus se mantiene y replica en el organismo.

Otro estudio, sin embargo, ha confirmado que el tratamiento con potentes fármacos en enfermos de sida que además desarrollaron retinitis, una enfermedad oportunista, impidió la aparición del problema hasta 5 años después del tratamiento, lo que confirma la validez de los medicamentos.

El estudio, dirigido por Scott Whitcup, del Instituto Nacional del Ojo, se ha centrado en los "citomegalovirus" y la retinitis, que es la infección ocular más común en pacientes con sida. "La erradicación del virus del sida no es posible sólo con quimioterapia", según Richard D'Aquila, quien opina que el sistema inmune requiere un tratamiento específico para impedir que pueda quedar alojado allí el virus del sida.

En el sistema inmune se generan las células T, y el virus del sida es capaz de alojarse en la "memoria" de estas células, donde permanece en estado latente. Por alguna razón que aún se desconoce, "algunas personas logran un control inmune del virus sin la necesidad de terapia antirretroviral", reconocen D'Aquila y Walker en el editorial de la revista JAMA.

El virus del sida ha demostrado ser el más esquivo al tratamiento entre los que afectan al hombre y, aunque sus orígenes se han aclarado como procedentes del virus de inmunodeficiencia de los monos (SIM), la versión humana (VIH) es más compleja. Mata cada año a 2,5 millones de personas y, aunque no es la enfermedad más mortal entre las de tipo infeccioso, muchas de las muertes por tuberculosis -una de las más comunes- son debidas al debilitamiento que el virus del sida provoca en el organismo.

La búsqueda de una vacuna contra el sida, a la que en 1996 se dio un plazo de 10 años para su desarrollo, se ha revelado como la única herramienta capaz de parar la epidemia. Mientras se logra, los científicos creen que la estrategia contra el virus del sida debe trascender los límites que se han descubierto en la terapia antiretroviral, y profundizar en el tratamiento del sistema inmune.

 


Regresar a portada