Internacionales



1600 muertes diarias por complicaciones del parto

Bogotá: Según informe de la UNICEF con motivo del Día Internacional de la Salud de la Mujer, cada minuto 110 mujeres en el mundo sufren alguna complicación de salud relacionada con el embarazo, 380 resultan embarazadas y otras 190 enfrentan un embarazo no deseado o no planificado. Hoy morirán no menos de 1,600 mujeres por complicaciones durante el embarazo (la mayoría de ellas en países en vía de desarrollo) y así seguirá sucediendo día tras día, hasta alcanzar un total de 585,000 en el año.

Cerca de 300 millones de mujeres (es decir, más de una cuarta parte de todas las mujeres en edad adulta que viven en el mundo en vía de desarrollo) sufren de enfermedades a corto y largo plazo y afecciones relacionadas con la inadecuada asistencia médica durante el período de embarazo y post-parto. Cerca de un 90% de estas muertes suceden en la región del Africa Subsahariana y Asia. Aún más, la incidencia de estas muertes está por debajo del 1% en los países industrializados, lo que demuestra que éstas podrían evitarse en gran medida, si existiera una mayor oferta y facilidad de acceso de la población a recursos y servicios.

No menos de 25 mil madres mueren cada año en la Región de América Latina y el Caribe y, más allá, existe una relación directa de la incidencia cada vez mayor de la mortalidad materna en poblaciones con menores ingresos. Se perciben marcadas diferencias en cuanto a la mortalidad materna en los sectores rural y urbano. De hecho, las mujeres de comunidades indígenas soportan las más altas tasas de mortalidad por complicaciones de salud durante el embarazo, el parto y el puerperio. Adicionalmente, los Servicios de Salud continúan siendo deficientes en el cuidado y asistencia materno-infantil y de muy difícil acceso en casos específicos.

En algunos países de América Latina y el Caribe (Guatemala, Honduras) más del 50% de los partos son atendidos por personal no calificado, en casa. Una tercera parte de las gestantes mueren en su hogar sin recibir atención alguna en una institución de salud. En el panorama mundial, 60 millones de mujeres dan a luz con ayuda de personal no calificado o de un familiar. Cerca de la mitad de los partos que tienen lugar en los países en vía de desarrollo suceden en tales condiciones.

La mayoría de muertes maternas, además de innumerables casos de discapacidad de mujeres después del parto y, en consecuencia también, la muerte de millones de niños, podrían ser prevenidas con sólo garantizar atención básica integral a las madres antes, durante y después del embarazo. El hecho de que cientos de miles de mujeres en el mundo mueran durante su embarazo y al momento del parto constituye, ante todo, una injusticia social derivada de bajos niveles de valoración de la mujer en la sociedad, el acceso inequitativo al empleo, la educación y fallas en la asistencia básica en salud.

Mortalidad Materna: Otra cara de la Violencia Contra la Mujer

"La negación que da lugar a altos índices de mortalidad y morbilidad materna constituye no sólo una afrenta a la dignidad de la mujer, sino que hace parte de un mosaico ampliamente identificado de discriminación sistemática e ilegal", según Carol Bellamy, Directora Ejecutiva de UNICEF

Al inicio de la presente década, la Cumbre Mundial por la Infancia instó a Gobiernos del mundo y a la Sociedad Civil en su conjunto a unir fuerzas en favor de la reducción al año 2,000 de la mortalidad materna en un 50%. En la actualidad, esta meta no ha sufrido progresos significativos en la Región de América Latina y el Caribe. Más recientemente, el Acuerdo de Lima, estableció la necesidad de acelerar este proceso, pues, aunque ello ha sido reconocido como una prioridad impostergable, continúa fallando el acceso de la mujer a los servicios de salud, la atención a la niña y la mujer. La realidad en muchos países de la Región, es que prevalecen numerosas barreras de tipo económico, geográfico y cultural que impiden el acceso adecuado, oportuno y equitativo de las mujeres a servicios de salud con calidad, incluyendo la atención obstétrica escencial.

Pese al compromiso consignado en diversos escenarios, subsiste un poderoso interrogante: ¿Por qué continúan muriendo y en muchos otros casos sufriendo las mujeres durante el proceso natural de su maternidad?

Con frecuencia, se suele atribuir el atraso en la reducción de las tasas de mortalidad materna a la menor inversión en el sector salud. Pero más allá, es fundamental reconocer que este fenómeno constituye, ante todo, un trágico síntoma de una grave injusticia social, que solo puede ser enfrentada desde una visión integral del problema y un análisis detallado de la dinámica de discriminación contra las mujeres.

Muchas veces, el enfoque de la mortalidad materna se centra en aspectos del funcionamiento del sistema de salud, sin determinar las responsabilidades en los casos que culminan en la muerte de mujeres debido a complicaciones derivadas de su maternidad. Esos enfoques desconocen la responsabilidad del Estado y de todas aquellas personas que, de una u otra manera tienen el deber de cuidar y atender a las mujeres durante el embarazo, parto o puerperio.

La mortalidad materna es equivalente a la punta de un iceberg en materia de negación de derechos porque, como ya se señaló, la mayoría de estas muertes son evitables. No se trata solamente de la violación de estándares internacionales estipulados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y demás Convenciones, sino de violaciones de mandatos constitucionales y leyes internas. Cuando una mujer muere en ejercicio de su maternidad, es necesario establecer no solo las causas de ese deceso, sino también las responsabilidades de quienes pudieron evitar esa muerte y no lo hicieron.

Sin lugar a dudas, la mortalidad materna constituye un fenómeno que hace parte de la diversa globalidad de manifestaciones de violencia contra la mujer. Cada caso conocido en que la mujer no cuenta con los recursos para ser atendida en servicios médicos de calidad, cada vez que la mujer debe sufrir las consecuencias de la desnutrición, de la anemia, estamos frente a una flagrante violación de su derecho a la vida y la salud. En cualquier caso, se trata de una clara expresión de la violencia por omisión, entendida como una situación estructural de discriminación y de negación social al derecho de la mujer al bienestar integral.

Las consecuencias de seguir permitiendo los actuales índices de mortalidad materna en la región se evidencian en traumatismos en el nivel familiar, comunitario, laboral y económico de los países. No obstante, la salida de este problema está dada en un mayor y más efectivo compromiso de los Estados y la Sociedad Civil en consolidar un cambio de esta realidad, garantizando que el principio de Maternidad Segura se establezca como una constante.

Para ello, es preciso involucrar a la comunidad entera en la transformación del ambiente familiar en favor de espacios en que la mujer y las decisiones que de ella provengan sean respetadas y valoradas. El rol del Estado consiste en asegurar que los programas de desarrollo social se vean acompañados de iniciativas para superar la barrera económica de acceso de mujeres a servicios de atención materna en zonas con baja cobertura o sin atención. El mejoramiento de la calidad de éstos servicios sería el punto de partida para lograrlo.

Esto no requiere mayores esfuerzos. En términos económicos, se estima que bastaría con una inversión de US $3 dólares anuales por persona en países desarrollados para reducir significativamente las tasas de mortalidad materna en el mundo, mientras que el costo aproximado para garantizar el servicio de salud sería de US $2 por persona, con lo que se llegaría adicionalmente a disminuir la muerte de al menos 1,5 millones de niños cada año.

Experiencias exitosas en toda la Región y en el resto del mundo han marcado la pauta de importantes progresos en ésta materia. Es así como evaluaciones realizadas en varios países con bajos ingresos, entre ellos: Sri Lanka, India (Estado de Kerala) Cuba, China y en la antigua Unión Soviética, establecieron el éxito de intervenciones que redujeron efectivamente la mortalidad materna:

La Región de América Latina y el Caribe

Más de 25,000 mujeres mueren cada año en la Región por complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto.

La tasa promedio de mortalidad materna en América Latina y el Caribe es de 190 muertes por cada 100,000 nacidos vivos. Las más altas tasas de mortalidad se presentan en Haití (1000), Bolivia (390) y Perú (270). Las más bajas se presentan en Chile (23), Cuba (24) y Costa Rica (35 X 100,000 nacidos vivos.

Al menos 50,000 niños y niñas quedan huérfanos cada año en América Latina y el Caribe por muertes relacionadas con el embarazo y el parto.

Las complicaciones de salud durante el embarazo y el parto son responsables por un 18% de la carga global de enfermedad de las mujeres entre los 15 y 44 años de edad en el mundo entero. En el caso específico de América Latina y el Caribe, más de 500,000 mujeres padecen problemas crónicos de salud como consecuencia de inadecuada asistencia durante el parto.

Cerca de 3'240,000 madres no pueden someterse a un control de embarazo, mientras que otras 3'440,000 no reciben atención de parto en una institución de salud.

2'980,000 mujeres no tienen acceso a atención de parto por personal calificado.

Las disparidades entre regiones en materia de mortalidad materna son claras: Mientras que el riesgo de muerte de mujeres durante el embarazo y el parto está dado en una proporción de 1 en 1,800 en los países desarrollados, ésta es de 1 en 130 en la Región de América Latina y el Caribe. Un ejercicio comparativo de esta situación por países permite establecer enormes disparidades, como las dadas entre Suiza (1 en 8,700) y Bolivia (1 en 26).

Ver datos Safe Motherhood Initiative, www.safemotherhood.org

 

Contaminación por tránsito causa importante de muerte

Londres: El tránsito vehicular se ha convertido en una de las principales fuentes de contaminación ambiental en Europa y en algunos países muere más gente a causa de la calidad del aire que en accidentes de tránsito, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La organización indicó en un estudio que la contaminación a largo plazo proveniente de vehículos en Austria, Francia y Suiza ocasionó anualmente un total de 21.000 muertes prematuras extra, relacionadas con complicaciones respiratorias y cardíacas.

La cifra es superior al número total de muertes en accidentes de tránsito en los tres países.

"La contaminación ambiental que tenemos hoy a causa de los vehículos está teniendo un fuerte impacto negativo en la salud", indicó el doctor Carlos Dora, del Centro de Salud y Ambiente de la OMS, en Roma.

La investigación reveló que la contaminación del aire a causa de los gases y emisiones de vehículos causó 300.000 casos más de bronquitis en niños, 15.000 internaciones en hospitales por complicaciones cardíacas y 162.000 ataques de asma en niños en los tres países.

El informe fue preparado para la Tercera Conferencia Ministerial sobre Ambiente y Salud de la OMS, que se celebró en Londres.

 

Más de un 5% de los casos de asma son por causas laborales

Barcelona: Un estudio publicado en el último número de la revista The Lancet indica que entre un 5% y un 10% de los casos de asma en adultos jóvenes que viven en países industrializados se debe a factores laborales. El asma está aumentando a razón de un 2% anual de forma homogénea en todo el mundo y afecta aproximadamente a uno de cada cinco adultos.

El estudio se ha realizado en 26 áreas de 12 países y ha sido coordinado por el doctor Manolis Kogevinas, del Instituto Municipal de Investigación Médica (IMIM), dependiente del Ayuntamiento de Barcelona. Se han analizado un total de 15.637 personas de entre 20 y 44 años.

El estudio concluye que el riesgo de asma es mayor entre los granjeros, los pintores, los trabajadores relacionados con el plástico y los limpiadores. Estos grupos tenían más de dos veces mayor riesgo de sufrir asma que los profesionales de otros sectores.

Al comprobar que los empleados de servicios de limpieza tenían un riesgo más elevado de asma, los autores del estudio analizaron también las amas de casa, pues se sospecha que algunos de los componentes de los detergentes pueden actuar como factores alergénicos.

El estudio confirmó que las amas de casa tienen un pequeño pero estadísticamente significativo incremento del riesgo de sufrir asma. Y en concreto, estima que alrededor de un 5% de los casos de asma entre las amas de casa no expuestas a otros factores de riesgo se deben a esta causa. "El asma ocupacional debería ser un importante objetivo de salud pública en los países industrializados", concluyen los investigadores del IMIM.

 

Urgen restricción de antibióticos en ganadería

Luxemburgo: Ministros de Salud de la Unión Europea urgieron a reducir el uso innecesario de antibióticos ante muestras crecientes de que las bacterias que causan enfermedades comunes son cada vez más resistentes a los medicamentos tradicionales.

Los ministros, que se reunieron en Luxemburgo, acordaron intensificar los controles en el uso de antibióticos con fines no médicos y se comprometieron a utilizar dinero destinado a la investigación para buscar nuevas alternativas.

Esta inciativa sigue a la decisión de los ministros de Agricultura de la UE en 1998 de interrumpir el uso de cuatro antibióticos como aditivos en el alimento para ganado luego de que investigaciones revelaron que ciertos tipos de enfermedades, como la neumonía, la salmonela y la tuberculosis, se habían hecho resistentes a los antibióticos que se utilizan en la medicina humana.

Estudios encabezados por Dinamarca revelaron que los antibióticos utilizados para mejorar el ritmo de crecimiento de los animales están siendo transmitidos a los humanos que comen la carne.

Los funcionarios de Salud pidieron a la comisión ejecutiva de la UE que redacte una recomendación, que pese a que no obliga legalmente, ejercería presión moral en los gobiernos para que abandonen la práctica de utilizar antibióticos para promover el crecimiento del ganado.

"Tenemos que considerar evitar el uso de esos antibióticos que pueden ser, o son, importantes para el tratamiento de seres humanos", dijo el Comisionado de Salud interino de la UE Padraig Flynn. También es necesario contar con los medios adecuados para garantizar la salud y bienestar de los animales, añadió.

Los ministros urgieron a impartir mejor entrenamiento a los médicos para "evitar el uso innecesario de antibióticos en la medicina humana y la veterinaria" y destacaron la necesidad de trabajar con organismos internacionales para acabar con el uso desmedido de los antibióticos.

Los legisladores europeos también enfrentan pedidos de sus propios agricultores y ganaderos para que dicten leyes que impidan la importación de carne producida en países donde se utilizan antibióticos que ya han sido prohibidos en la UE.

 

EE UU rechaza crear consejo de seguridad de la alimentación

Colonia: La propuesta del presidente francés, Jacques Chirac, para crear un "Alto Consejo Científico Mundial para la Seguridad de la Alimentación" no logró abrirse camino en la cumbre del G 7 (los siete países más industrializados, menos Rusia) en Colonia y fue diplomáticamente reenviada a París para que continúe siendo perfeccionada allí en espera de mejor ocasión. Esto no obsta para que en el comunicado final de la cumbre figure un párrafo sobre seguridad alimentaria y la idea de crear un grupo de trabajo que analize y estudie la propuesta del presidente francés, según manifestaron fuentes del gobierno de ese país.

La iniciativa francesa reuniría en un sólo organismo de control a personalidades independientes de sólida reputación, las cuales darían el visto bueno al descubrimiento de nuevos productos o procedimientos de manipulación alimenticia. Italia, Alemania y el Reino Unido apoyaron la idea francesa, pero los otros países, y especialmente Canadá y Estados Unidos, la acogieron fríamente.

Portavoces de la delegación canadiense manifestaron ayer que resulta "prematuro" y "potencialmente redundante" el crear un organismo que dé normas y dictámenes sobre la alimentación. El portavoz se refirió al código alimentario dependiente de la ONU. Tampoco los japoneses fueron excesivamente entusiastas y, de forma diplomática, prefirieron inhibierse hasta explorar las iniciativas.

Chirac propuso la creación del nuevo organismo en París antes de desplazarse a Colonia. En esta ciudad, el presidente francés dijo que se debe asegurar tanto el derecho a la alimentación de todos como el derecho a una alimentación con garantías. Las palabras y la iniciativa de Chirac se inscriben en el conflicto de intereses y posiciones entre la UE y Estados Unidos sobre temas como los alimentos transgénicos y la carne con hormonas.

 

OPS menciona ahora otra vacuna contra la malaria

El siguiente es el texto del boletin de prensa de la OPS:

Washington, D.C. (OPS), 8 de junio de 1999 - La malaria, enfermedad tropical conocida como uno de los problemas de salud más complejos que ha enfrentado la humanidad en el siglo XX, constituye un fracaso, un misterio y un grave desafío, dice la Organización Panamericana de la Salud.

Hasta hoy la lucha contra la malaria arroja un revés. Un programa mundial de erradicación comenzado en 1956 fue abandonado posteriormente, pero solo después de gastar millones de dólares y el esfuerzo de miles de trabajadores de salud, indica la OPS.

En la actualidad la malaria es endémica en 101 territorios y países miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El desglose es el siguiente: 45 países en la Región Africana, 21 países en las Américas (OPS), 4 en Europa, 14 en la Región del Este del Mediterráneo, 8 en el Sudeste de Asia y 9 en la Región del Oeste del Pacífico.

En la Región de las Américas "Hacer retroceder el paludismo" se propone reducir a la mitad las muertes debidas a la malaria para el año 2010, según el Dr. Renato Gusmao, experto en malaria de la OPS, la Oficina Regional de la OMS para las Américas. El plan tiene por objetivo reducir la incidencia de la malaria mediante el control de su transmisión, utilizando trabajadores comunitarios de salud para ayudar a su diagnóstico y tratamiento.

Una vacuna contra la malaria no solo beneficiaría a las poblaciones vulnerables que viven en regiones endémicas, sino también a los turistas y las fuerzas armadas destacadas en las zonas afectadas.

En fecha reciente el capitán Stephen L. Hoffman, del Instituto de Investigaciones Médicas de Estados Unidos, publicó la primera evidencia de que las vacunas basadas en el ADN pueden proporcionar inmunidad en seres humanos saludables. El 30 de abril de 1998, los médicos que realizaron las primeras pruebas humanas de una vacuna de este tipo contra la malaria informaron que era tolerada y segura. La próxima etapa de las pruebas clínicas incluirá una evaluación de la eficacia contra la malaria.

Dos son los problemas principales que influyen sobre la situación de la malaria en las Américas, dice el Dr. Renato Gusmao. Uno, el asentamiento de colonos en zonas de selva virgen que buscan oportunidades económicas y el otro, la falta de cobertura de atención médica en grandes grupos de población en zonas rurales y en la periferia de las grandes ciudades.

La malaria es una enfermedad extremadamente debilitante, que produce escalofríos, fiebre, dolores de cabeza y fatiga. También es difícil de diagnosticar. "La habilidad de la malaria para adoptar la forma de otras enfermedades es conocida y con frecuencia se traduce en demoras para establecer un diagnóstico correcto", señala Gerald Mandell en su libro sobre enfermedades infecciosas.

El Dr. Keith Carter, que dirigió el programa de malaria de Guyana antes de trasladarse a la OPS en Guayaquil, Ecuador, dice que en general es probable estimar que se ha registrado un pequeño progreso con el mayor número de instalaciones para el diagnóstico y el tratamiento y mediante
la prevención de casos y muertes. "Debemos considerar el hecho de que la enfermedad es endémica en la Región de las Américas y no existen esfuerzos para erradicarla. La prueba será en el futuro la capacidad para prevenir y controlar epidemias en la Región", argumenta.

Como en el caso del SIDA y de otras enfermedades que amenazan la salud pública, el progreso hacia una solución depende más de los cambios en el comportamiento humano que de los adelantos médicos.

 


Regresar a titulares Internacionales

Regresar a portada