Acrílico del maestro Gustavo Parra

 

De nuestros

Colaboradores

 


.............Y así nos va......... (1)

¡Los Colombianos desdentados en proyección!

Por: Carlos Mario Ramírez

Escribe el colega Fernando Galindo G, en el Tiempo, 6/06/99, en un constructivo artículo sobre la dignidad de la profesión odontológica, y la crisis en que nos encontramos: "Para no abatirse en la desesperanza, las situaciones de crisis deben ser evaluadas como procesos purificadores necesarios para reconocer los errores del pasado, corregir el rumbo equivocado, afianzar los verdaderos valores y formular nuevos derroteros de desarrollo". Renace la esperanza, por una nueva dinámica de la profesión y sus gremios.

Hace más de un año, el colega Victor Hugo Montes C, quien preside la Federación Odontológica Colombiana y la Confederación de Organizaciones de Profesionales de la Salud, respondió en un reportaje a "Salud Colombia", sobre la primera reacción de la FOC ante la Ley 100 y su reglamentación lo siguiente: "Nosotros, como todas las personas que tenemos a cargo el liderazgo en el sector, si nos enteramos del trámite de la reforma y asistimos a varias mesas y foros donde manifestamos nuestra posición -de acuerdo con algunas de las presentaciones y en desacuerdo con otras, obviamente-, y pensamos que nuestra participación iba a ser tenida en cuenta o por lo menos más debatida, pero como sabemos que este proceso, eminentemente neoliberal, se impulsó en una manera extrarápida, pues salió la Ley y nos vimos abocados a los problemas que estamos enfrentando" Ubica además Montes Campuzano, el punto neurálgico del problema en la restricción del Plan Obligatorio de Salud, al no incluir tratamientos de prótesis, ni cirugías periodontales, y concluye con lo siguiente: "Esto ha traído como consecuencia, no solo problemas para el paciente, sino también para el odontólogo, que lo rutiniza hacia la operatoria dental, actividad que es incluso delegable en personal auxiliar. Colocar al odontólogo en esa posición nos preocupa sobremanera"

Se pregunta uno hoy, cuanto darían infinidad de colegas por atender en su consultorio –quienes aún lo conservan- o en un empleo -así sea a destajo- simples problemas de caries, y aún exodoncias. No es momento de buscar culpables hacia atrás, es de caracterizarnos como somos, y diseñar estrategias hacia el futuro, porque lo que esta en juego no es solo la dignidad y supervivencia de la profesión, como el medio, sino y lo más importante, es el futuro de la salud bucal de los colombianos, como el fin esencial. Aquí hay que reconocer que llevamos 20 años carentes de liderazgo, luego de prohombres como Alpidio Jiménez Gómez, Mario Cardona, Raúl Mejía Villa, no es regionalismo, otros tantos se me escaparán que no conozco.

Uno no sabe si es el mismo proceso de formación nuestra, la que nos aisla del resto de disciplinas de la salud, somos pasivos, no trascendemos de la cavidad bucal, las especialidades de gerencias y administración en salud pública y seguridad social, se ven hoy inundadas de colegas, pero 95 de cada 100, lo hacen solo para acceder a un empleo. Hace casi 5 años, representaba como Director de Planeación, a Metrosalud en Medellín, en la negociacion de "mejoras y dignidad salarial" existían dos comisiones de los trabajadores y empleados, cada una con 8 representantes, ¡no había ni un Odontólogo!, El único era yo y representaba al patrono. Luego de casi tres meses de negociación, ya solo faltaba la formalización y aprobación por la junta directiva de Metrosalud, y recibo a dos horas de la reunión, una llamada del presidente de Asociación Odontológica de Antioquía, retandome a que en caso tal que los odontólogos quedaran con menor incremento salarial que los médicos, mi gestión sería algo así como un fracaso. Esa es nuestra historia de tres lustros, nos sustraemos de nuestra dignidad y nos pegamos del trabajo del resto.

Pero miremos hacia adelante, aquí hay un sistema de seguridad social en salud, que a pesar de sus nobles objetivos de equidad, universalidad e integralidad, se mueve en el juego del mercado, y claro quienes manejan criterios de costo efectividad, y la metodología de los "Años de vida saludable perdidos", concluyen –con razón- que es mejor invertir en atención obstétrica, infección respiratoria aguda, que en los tratamientos de prótesis y cirugías periodontales. Los analistas financieros y las aseguradoras, les tienen pavor a los costos de atención odontológica, y a su crecimiento inusitado en el caso de estimular la demanda, por ello son restrictivos, y utilizan mecanismos perversos de selección de riesgos. Salvo la mayoría de las Cajas de Compensacion Familiar, prácticamente todas las Aseguradoras de Salud han restringido el acceso a los servicios de salud bucal, incluidos en el POS, y el POS-S. Similar comportamiento ocurre con hospitales y prestadores que asumen el riesgo financiero mediante contratos de capitación parcial, recordemos que fue el ISS, quien inició con los populares paquetes de mil, subvalorados en la demanda real, mas no en la potencial.

Así como era con el ISS antes del 93, los pocos afiliados y beneficiarios de nuestro S.S.S.en S que tienen capacidad de pago, regresan hoy defraudados –por la deficiente calidad e integralidad- a pagar como particulares la atención simple y compleja que tiene el POS, porque entre otras, los odontólogos cuando trabajamos por salario fijo, o capitamos la atención, le seguimos el juego a la falsa restricción del POS, sin embargo cuando nuestros ingresos los percibimos por servicios prestados el POS "milagrosamente" se amplia, y claro acaba con cualquier presupuesto del Asegurador. Los hospitales públicos que han suprimido cargos, han iniciado por los de Odontólogos, ¡para qué mantenerlos, si el POS es restrictivo!, dejando con ello sin atención a muchos colombianos en condición de afiliados y de vinculados. Salvo investigación confiable que sustente lo contrario, podemos asegurar que hoy los colombianos tienen menos acceso a los servicios de salud bucal que en 1993, si adicionamos a ello las dificultades con medidas universales como el flúor en la sal, somos un país de desdentados en potencia, esa debe ser la preocupación de la profesión y de nuestros gremios.

Hay que ser sinceros, somos nosotros los que tenemos primero, convencernos de que el POS y el POS-S, tienen interesantes servicios que deben ser de cobertura universal, y segundo, estimular a la demanda para que exijan tales servicios, dejar de avalar cremas dentales, y mediante campañas masivas informar al usuario, sobre todos sus derechos de atención, los cuales deben ser garantizados por la aseguradora o el Estado. Hay que jugarle al mercado, enfrentarlo, y no hacer la del avestruz, como hasta el momento. Denunciar a la Superintendencia –parece que ahora si tenemos- todas las medidas restrictivas en el acceso ágil al servicio, defender y asesorar jurídicamente a los colegas en el cobro de sus servicios a las aseguradoras, monitorizar el incremento de la demanda de servicios de salud oral, trabajar por el fin y de paso lograr la dignidad de la profesión. No creo que lograr un asiento en el Consejo Nacional de Seguridad Social genere conquistas, los prestadores están sentados desde el inicio del sistema y también están en crisis, además se lo esta convirtiendo en un organismo multitudinario y se puede degenerar su rol directivo.

Comparto fraternalmente los deseos expresados por el Dr. Galindo, para la Asamblea de la Federación Odontológica Colombiana a celebrarse próximamente: "Es grande el compromiso moral que los delegatarios de la Asamblea de la Federación tienen con el país y con la profesión odontológica, porque no solo están en juego las políticas de salud oral para la población, sino la oportunidad de sacar a esta profesión de la postración en que se encuentra, brindándole un futuro de dignidad y de progreso"

Hector Rincón, en la revista Cambio, relataba hace pocas semanas que las familias colombianas están demandando masivamente la cirugía cosmética de senos, tanto para mujeres adultas como adolescentes, llegando al punto que ya la tarjeta del regalo para la hija quinceañera, dice así: "De Papí y Mamí para Silvanita en sus quince: UN PAR DE TETAS". Y tengamos en cuenta que adicional a la recesión económica que nos aplasta, la "mamoplastia" no esta en el POS. Es todo un juego de sensibilización de la demanda, sin embargo a la final piensa uno con dolor como profesional y ciudadano, ¿Será que las colombianas del futuro tendrán hermosos y estandarizados senos, pero en contraste serán también desdentadas parciales? ....Y asi nos va............

 

1 " ¡peisha ñande ve ojho! " Expresión guaraní, que traduce, "así nos va", afirmación conformista "así somos y que le vamos a hacer", algo así como ¡era lo que apenas podíamos esperar de nuestra idiosincrasia!

Carlos Mario Ramírez R. Consultor Salud USAID/Paraguay.


Regresar a Portada