Noticias




El Plan de Salud en el Plan de Desarrollo 1998 - 2002 (II parte)

El Gobierno Nacional ha lanzado oficialmente el Plan Nacional de Desarrollo "CAMBIO PARA CONSTRUIR LA PAZ", dando cumplimiento al mandado constitucional. Analizamos en la edición anterior los dos primeros puntos, relacionados fundamentalmente con el desarrollo de la seguridad social en salud y el tercer punto sobre las Empresas Sociales del Estado.

Un cuarto punto se refiere a la Descentralización, donde se anuncia la presentación al Congreso de un proyecto de ley modificatorio de la Ley 60 de 1993, con el fin de clarificar las competencias. Agrega en cuanto a las competencias que se promoverá la especialización de funciones, especialmente en lo que tiene que ver con el aseguramiento y la prestación de servicios.

"En cuanto a los recursos se buscará que el situado fiscal se distribuya inicialmente entre salud y educación y posteriormente entre las distintas entidades territoriales", propuesta que parece ir en contravía con el proceso descentralizador, y aclara que "entre los criterios que se utilizarían para la distribución de recursos entre departamentos, se privilegiaría el aseguramiento".

El quinto punto, relacionado con la salud pública, se limita a anunciar un proceso de concertación entre el Ministerio y las entidades territoriales para las actividades mínimas de control de enfermedades epidemiológicas (?) y agrega que se incluirán las acciones para prevenir la violencia y el consumo de sustancias psicoactivas. Adicionalmente señala que se pondrá en marcha el plan nacional de atención a los discapacitados, a fin de lograr una cobertura territorial en igualdad de oportunidades.

Igualmente anuncia que el Ministerio definirá las actividades de prevención de la enfermedad y promoción de la salud que deberán ofrecer las EPS y ARS, y que se enfatizará en acciones para prevenir la discapacidad. En síntesis, la propuesta de salud pública, salvo por la mención del plan nacional de atención a los discapacitados, es decir de prevención terciaria, resulta francamente insuficiente.

El sexto punto se refiere al fortalecimiento del sistema de garantía de calidad, que incluye vigilancia y control sobre la acreditación de IPS, EPS y ARS, cumplimiento de requisitos mínimos y nivel de satisfacción de los usuarios. Adicionalmente se fortalecerán los programas que buscan el desarrollo gerencias de las direcciones locales de salud y la creación de indicadores que permitan evaluar la calidad en la prestación de servicios por parte de las distintas IPS.

Un séptimo punto, sobre recursos humanos, anuncia el otorgamiento de becas crédito exclusivamente en las especialidades requeridas por el país y la regulación de la oferta educativa, a través de la acreditación universitaria y la información pública sobre el mercado laboral de profesionales de la salud.

El octavo punto señala que se establecerá un sistema de información confiable y oportuno que permita el seguimiento de las acciones de los gobiernos locales y el flujo de información hacia esos niveles, de tal forma que se les faciliten sus funciones. Así mismo señala que el sistema permitirá detectar la doble afiliación y que se estudiará la posibilidad de crear una identificación única de lectura electrónica dentro del sistema, que identifique la situación del afiliado.

Un último punto se refiere a la vigilancia y control, Aparte de un proceso de readecuación y fortalecimiento de la Superintendencia, anuncia que se exigirá a cada una de las entidades vigiladas contratar una auditoría externa con firmas de reconocida trayectoria autorizadas por la Superintendencia.

Esta segunda parte del Plan sin duda tiene un desarrollo muy inferior a la primera, analizada en la edición anterior. El Plan en conjunto resulta somero y reducido, dando la impresión de que el Gobierno no ha querido comprometerse con el sector, evitando pronunciamientos y metas concretas.

Por tal razón ha sido criticado incluso al interior del Ministerio de Salud, donde se trabaja en mejorarlo con ocasión de la Ley del Plan, que debe ser aprobada próximamente por el Congreso de la República.

 

Resumen de noticias de 1998

Noviembre

Empresas Solidarias deberán asociarse o fusionarse

Las Empresas Solidarias de Salud deberán asociarse, fusionarse, o cuando menos crear uniones temporales para poder seguir administrando el aseguramiento en el régimen subsidiado, según se desprenden del Plan de Desarrollo presentado por el Gobierno.

El Ministerio de Salud viene preparando un proyecto de decreto que establece los requisitos mínimos, entre ellos de capital y afiliados, para lograr la autorización de operación por parte de la Superintendencia Nacional de Salud.

Se espéra que dicho decreto esté vigente lo más pronto posible, pues las afiliaciones y traslados para la contratación del próximo año, que se debe celebrar en el mes de Marzo, se inician el 1 de Diciembre del presente año.

 

Noviembre

En estado desastroso dejó al ISS administración anterior

En las últimas semanas se han ido destapando lentamente las condiciones reales en que la administración saliente dejó al Instituto de Seguros Sociales, administración que pretendió siempre ocultar la verdad tras el argumento de que se pretendía atacar a la Institución.

"Me siento como en Mitú", ha señalado a la prensa el nuevo presidente del Instituto de Seguros Sociales, Jaime Arias Ramirez, después de conocer los estados financieros de la entidad.

Por su parte, el Contralor General de la República, Carlos Ossa Escobar, denunció que la Empresa Promotora de Salud arrojaba al 31 de Julio del presente año pérdidas por 187.866 millones, las cuales podrían alcanzar en diciembre los 550.000 millones.

El informe de la OIT había revelado previamente respecto a la EPS que "En los años 1997 y 1996 se registró una pérdida. En ambos casos la pérdida ha sido equilibrada por ajustes de los ejercicios anteriores, en 1997, 211.871 millones y en 1996, 61.149 millones de pesos, así que la pérdida neta era de 46.641 millones de pesos en 1997 y de 30.181 millones de pesos en 1996. En ambos casos la pérdida fué financiada por el patrimonio social."

Las anteriores cifras arrojan una pérdida acumulada de la EPS superior a los 450.000 millones de pesos durante la administración anterior, ello sin contar los 400.000 millones que se estima dejó de pagar al Fondo de Solidaridad por concepto de compensación, lo que ha ratificado en reciente fallo el Consejo de Estado.

En síntesis, la administración del Dr. Wolff se gastó casi un billón de pesos por encima de los ingresos contemplados en la Ley para salud, correspondientes a la UPC de sus afiliados. Señala además el Contralor que el ISS simplemente violó las normas contables del país, a la vista de un control interno ineficiente. Los estados financieros de 1996 y 1997 no fueron avalados por el revisor fiscal (Arthur Andersen).

La EPS, precisa Carlos Ossa, representa el 48% de los activos de los 2 billones de activos del Instituto y el 47% de los 1.7 billones de los pasivos reconocidos y registrados.

Sin embargo, y a pesar del excesivo gasto, los servicios llegaron a la peor situación en muchos años del Instituto en términos de oportunidad y suficiencia, lo que originó que la Superintendencia le dejara en firme la supensión de la EPS que implica la prohibición de ingresar nuevos afiliados. Por ello el nuevo presidente del Instituto ha señalado que el modelo de salud y el modelo de adscripción, implantados por la anterior administración, son totalmente inadecuados.

 

Noviembre

La cartera de los hospitales públicos

El 1 de Septiembre de 1998, la cartera de los hospitales públicos del país alcanzaba la suma de 328.559 millones de pesos, de los cuales el 44.8% pasaban de 90 días y el 55% de 60 días, según un estudio realizado por la Dirección de Presupuestación del Ministerio de Salud.

Las EPS públicas adeudaban a los hospitales 119.116 millones, de los cuales 57.083 millones correspondía a cuentas con más de 90 días de vencimiento. La mayor de ellas, el Instituto de Seguros Sociales, adeudaba 75.914 millones, de los cuales 35.153 millones correspondía a cuentas con más de 90 días. Le sigue Caprecom, con deudas por 21.345 millones, 11.997 a más de 90 días.

Entre las EPS privadas se destacan las deudas de Unimec, 20.567 millones, de ellos 7.934 a más de 90 días; Saludcoop, con 13.434 millones, 4.925 a más de 90 días, y Coomeva, con 4.689 millones, 1.178 a más de 90 días, precisamente las EPS con mayor número de afiliados en el régimen subsidiado. Debe aclararse que parte de estas deudas a más de 90 días corresponden al incumplimiento de los pagos por aseguramiento en el régimen subsidiado de los respectivos municipios a las EPS.

Entre las Cajas de Compensación, aparece Comfenalco con las deudas más importantes, 4.615 millones, 1329 a más de 90 días, posiblemente por la suma de las obligaciones de las entidades de Antioquia y el Valle también en el régimen subsidiado.

Finalmente, las Empresas Solidarias de Salud, que aparecen como Administradoras del Régimen Subsidiado, aparte de las Cajas y las EPS, adeudaban a los hospitales 57.979 millones, de los cuales 22.249 correspondían a cuentas con más de 90 días.

Cabe señalar que la situación de cartera debió empeorar en los tres meses siguientes por la decisión del Ministerio de no girar los recursos de cofinanciamiento del Fondo de Solidaridad correspondientes al segundo cuatrimestre, que inició en el mes de Agosto, hasta tanto se verificaran y certificaran los listados de afiliados.

 

Octubre

Se frenó afiliación a EPS privadas, pero mejoran sus cifras

La curva de crecimiento de afiliados compensados que mostraban las EPS, de más de 250.000 nuevos aportantes cada trimestre, se frenó bruscamente a partir de Marzo de 1998, pues en Junio tan sólo presentaron en la compensación 3.560.988 afiliados, contra 3.546.578 del mes de Marzo.

Los 14 mil nuevos compensados representan un incremento trimestral del 0.41% apenas, contra cifras sostenidas de crecimiento superiores al 5% durante 1997 y el primer trimestre de 1998.

La disminución del crecimiento de los afiliados activos coincide con la curva del desempleo en el país, que para Junio de 1998 había alcanzado el 15.80% contra 13.30% del mismo mes en 1997. Cabe esperar que la situación no mejore en el segundo semestre, si la tasa de desempleo sigue aumentando, como preveen los expertos económicos.

En primer lugar en afiliados compensados del régimen contributivo continúa Saludcoop, con 695.704, seguido ahora por Coomeva, con 403.142, Famisanar, con 383.594, Unimec, con 362.339, Susalud con 353.011, Compensar con 207.689 y Salud Colmena, con 202.314.

En contraste con el freno en el crecimiento de afiliados, los resultados operacionales de las EPS privadas mejoraron sustencialmente, pues de obtener utilidades operativas por 1.549 millones a Junio de 1997, las 18 EPS analizadas pasaron a registrar utilidades operacionales por 6.919 millones.

 

Octubre

Imparable crecimiento del Dengue Hemorrágico

En lo que va corrido de 1998, casi se han duplicado el número de casos de dengue clásico y Dengue Hemorrágico que se registraron en 1997, caracterizando este año como un período epidémico, según reporta el Informe Ejecutivo Semanal del Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública (SIVIGILA), de la Oficina de Epidemiología del Ministerio de Salud.

Al cierre de la semana epidemiológica número 38, se habían reportado 50.378 casos de dengue clásico y 4.722 de dengue hemorrágico en el país, superando por mucho los 20.340 y 3.950 casos contabilizados en todo el año de 1997.

"De continuar esta tendencia al mismo ritmo de crecimiento, se podría esperar que se dupliquen los casos de Dengue Clásico y se tripliquen los de Dengue Hemorrágico en los próximos seis meses, dado que todas las condiciones ambientales pronosticadas favorecerán una mayor transmisión y propagación", admite el informe.

El dengue en Colombia se ha convertido en una enfermedad endemoepidémica en casi todos los lugares por debajo de 1800 metros snm. Desde la reinfestación del país por el vector Aedes aegypti en los años 70’s, la incidencia anual de dengue clásico ha sido permanente con elevaciones periódicas que demuestran su comportamiento cíclico más o menos quinquenal. Sin embargo, es a partir de 1997 que se observa un vertiginoso aumento en el número de casos notificados y en la expansión de nuevas áreas geográficas comprometidas.

Según el SIVIGILA, "Tal situación parece agravarse este año por el impacto climatológico del Fenómeno Frío del Pacífico, debido al incremento en la intensidad pluviométrica en el Norte y Centro del país con excesos de lluvia entre el 20 y 60% que se han pronosticado para el cuarto trimestre de 1998". Previamente el Ministerio de Salud había responsabilizado también al fenómeno seco y caliente del Niño.

Igualmente, en forma creciente y vertiginosa se observa la tendencia del dengue hemorrágico a partir de su aparición en 1990, con tasas de incidencia que se elevan casi en forma exponencial desde 1994. En años consecutivos, el comportamiento del dengue hemorrágico presenta tasas de incidencia de 2.4 por cien mil habitantes en 1994; 3.9 en 1995; 6.4 en 1996; 13.9 en 1997; y 17.2 en 1998. En los dos últimos años, el incremento de casos de DH/SSD se asocia con una mayor proporción de los mismos en relación con los casos de dengue clásico; situación que denota el carácter endémico que ha adquirido el dengue en el territorio nacional.

"A finales de la década de 1960, el país fué oficialmente declarado libre de la infestación por este mosquito". "Colombia estuvo libre de dengue casi 20 años. Sin embargo la ausencia de una adecuada vigilancia entomológica permitió que, muy pronto, A. aegypti recolonizara el páis. Actualmente, la mayor parte del territorio nacional se encuentra infestada e ,incluso, se ha informado su hallazgo en zonas rurales y a alturas por encima de los 1.800 metros".

 

Septiembre

Los Desequilibrios en la financiación de hospitales públicos

El análisis del financiamiento de los hospitales públicos a partir de la reforma evidencia serios desequilibrios entre los niveles de atención, así como entre regiones del país, que son responsables en gran medida de la crisis hospitalaria.

Revisadas las cifras de ingresos totales y llevadas a pesos constantes de 1997, se puede observar (ver cuadro), que el incremento real de los ingresos de los hospitales del país alcanzó el 201.76% , es decir se duplicó en pesos constantes, al pasar de 996.717 millones en 1.993 a 2.010.979 millones en 1997.

Ingresos Hospitales Públicos o financiados por el Estado 1993 -1997
millones (en pesos constantes de 1997)

  1993 1994 1995 1996 1997
Hosp. I Nivel 325.452 461.495 660.318 749.366 853.984
Incremento anual   41.80% 43.08% 13.49% 13.96%
Acumulado 100.00% 141.80% 202.89% 230.25% 262.40%
Hosp. II Nivel 322.484 389.476 540.620 595.670 620.701
Incremento anual   20.77% 38.81% 10.18% 4.20%
Acumulado 100.00% 120.77% 167.64% 184.71% 192.47%
Hosp. III Nivel 348.781 350.212 463.615 529.344 536.294
Incremento anual   0.41% 32.38% 14.18% 1.31%
Acumulado 100.00% 100.41% 132.92% 151.77% 153.76%
Total Hospitales 996717 1.201.183 1.664.552 1.874.380 2.010.979
Incremento anual   20.51% 38.58% 12.61% 7.29%
Acumulado 100.00% 120.51% 167.00% 188.06% 201.76%

Sin embargo, como puede observarse, este enorme crecimiento de los ingresos de los hospitales no ha resultado equitativo cuando se analiza por niveles de atención, pues mientras los hospitales de I Nivel lograron incrementar los ingresos en cuatro años hasta el 262.40%, los de II Nivel consiguieron un incremento mucho menor, del 192.47%, y los hospitales de III nivel apenas lograron el 153.76%.

Resulta facil entender que los hospitales de mayor complejidad no logran compensar con el incremento de sus ingresos la nivelación salarial iniciada en 1995 y que finaliza en 1998, junto con el incremento de funcionarios en el mismo período (ver anterior edición). Ello sin contar que también los servicios prestados aumentaron sensiblemente en dicho período.

El gasto promedio en salarios del sector ascendió en el periodo 1994-1997 en un 66%, en pesos constantes, según el "Censo del Recurso Humano y Dinámica Salarial del Sector Salud Oficial"), sin contar la prima de productividad implantada.

La explicación de este crecimiento desigual de los ingresos tiene diversos factores, arraigados desde las Leyes 10 de 1990 y 60 de 1993 hasta la aplicación de la Ley 100 y la Ley 344 de 1996. Esto puede observarse al discriminar los ingresos según su orígen o fuente.

 

Agosto

Empresas Solidarias deficientes en promoción y prevención

Los programas de promoción y prevención, que hacen parte fundamental del Plan Obligatorio de Salud en el régimen subsidiado, no existen en la práctica en buena parte de las Empresas Solidarias de Salud, o existen sin ninguna relación con la morbilidad local, según se puede concluir de la evaluación de estas organizaciones, contratada por el Ministerio de Salud.

Resulta paradójico dicho resultado, ya que la conversión de las Empresas Solidarias en ARS se justificó tres años atrás por su importante labor comunitaria en la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad (hecho que motivó también un Plan Obligatorio de Salud Subsidiado diseñado con gran parte de su contenido y buen porcentaje de recursos en este componente).

Sin más palabras, se transcriben textualmente apartes del informe presentado por CIMDER - Universidad del Valle sobre la evaluación de las Empresas Solidarias de Salud.

".......Parte de los objetivos considerados dentro del proceso de obtención de información directa en las ESS incluía el contar con un perfil epidemiológico de la población cubierta por la institución. Los instrumentos 0101 y 0201 permitían recolectar entre otros datos la disponibilidad o no de un perfil epidemiológico, el conocimiento de la composición demográfica de la población afilada, la identificación de las cinco primeras causas de morbilidad objeto de notificación obligatoria, la identificación de las cinco primeras causas de morbilidad general, la identificación de las cinco primeras causas de mortalidad en la población afiliada, la identificación de las cinco primeras causas de egresos hospitalarios de la comunidad afiliada a la ESS, la identificación de la presencia de algún sistema de información para compilar datos epidemiológicos, la presencia de algún sistema para el registro de las enfermedades ruinosas o catastróficas, el conocimiento de los niveles de cobertura en vacunación para los niños menores de cinco años, el conocimiento del número de embarazadas afiliadas captadas durante el primer trimestre de embarazo y el conocimiento del número de consultas médicas prestadas a los afiliados durante el año 1997.

La evaluación de los datos disponibles a partir del diligenciamiento de los instrumentos citados llevó a concluir que afortunadamente se disponía de información estandarizada que posibilitaba establecer comparaciones. Los siguientes son algunos de los hallazgos sustentando tal afirmación: Se encontró para todo el país que el 36.2% de las ESS (59 empresas) no contaban con un perfil epidemiológico de la comunidad afiliada a la institución mientras que 104 ESS (63.8%) manifestaron tener un perfil epidemiológico de los usuarios. Cabe anotar que se encontraron algunas empresas cuyo gerente informó de la disponibilidad de dicho perfil, sin embargo, no fue suministrado al profesional de campo que visitó la empresa en nombre de CIMDER. Para el 68.1% de las ESS incluidas en esta evaluación pudo establecerse que en el municipio donde está radicada la sede de la empresa solidaria se contaba con un perfil de todo el municipio, pero este no fue considerado como el perfil de la empresa como tal, ya que las condiciones de las familias incluidas en el conjunto de afiliadas tienen indicadores inferiores a los de la comunidad general dado su grado de vulnerabilidad para calificar como afiliadas según el SISBEN.

De las 163 ESS evaluadas se encontró que 14.7% (24 empresas) desconocen la composición demográfica de la población afiliada, mientras que 85.3% en el ámbito nacional conocen la distribución de los afiliados por grupos de edad y sexo. Se esperaba que las ESS tuvieran conocimiento de las cinco primeras enfermedades de notificación obligatoria que requiere el Ministerio de Salud, sin embargo, 71 de las 163 evaluadas, es decir sólo el 43.6% sabe cuáles son esas cinco primeras causas, el resto, es decir, el 56.4% las desconoce. Igualmente, al evaluar el conocimiento de las cinco primeras causas de morbilidad se encontró que tan sólo el 47.2% de las ESS conoce dichas causas y el 52.8% no sabe de qué se enferma la comunidad compuesta por las familias afiliadas.

 

Julio

Se derrumban E.P.S. públicas

Las EPS públicas más importantes del país están mostrando una situación de crisis lo suficientemente grave para amenazar su viabilidad a futuro en el Sistema General de Seguridad Social en Salud.

Las últimas semanas han transcurrido con titulares de prensa permanentes relacionados con la situación de Caprecom y Cajanal, instituciones ambas que han forzado a intervenir a la Superintendencia Nacional de Salud.

Así mismo, siguen escuchándose las quejas por el incumplimiento en los pagos a clínicas y hospitales de parte del Instituto de Seguros Sociales, que han llevado incluso a la suspensión del servicio por parte de las IPS en algunas regiones.

La intervención de Caprecom deja las puertas abiertas para su liquidación definitiva, de conformidad con lo estipulado en la ley 419 de Diciembre de 1997 que financió el déficit originado en la mala administración, pero le dió un plazo perentorio de seis meses para demostrar su viabilidad financiera, lo que no logró.

La suspensión de Cajanal, basada en una serie de irregularidades, pero sobre todo en la falta de confiabilidad de sus estados financieros, hace dudar de la viabilidad de la entidad, una vez que inició el proceso de compensación y ya no se puede quedar con la totalidad del aporte de sus cotizantes.

Pero la situación más preocupante es la del Seguro Social, por ser la EPS más grande del páis, con mas del 60% de los afiliados del Sistema. La mora en los pagos a las IPS estarían señalando que no cumple el margen de solvencia establecido por el Decreto 882, del 13 de Mayo de 1998, lo que, en los términos de la misma norma, significa que la Superintendencia de Salud debe suspender la afiliación.

Igualmente, la decisión adoptada por algunos hospitales de cerrar los servicios al Seguro Social, significaría que no puede garantizar la red de servicios en algunas zonas del país, lo que causaría similares medidas por parte del organismo de control.

Además, las quejas de los afiliados sobre oportunidad, suficiencia y calidad de los servicios son innumerables en todo el país, y se ha vencido el plazo dado por la Superintendencia para acabar con el sistema de planillas que dificultaban el acceso a los servicios.

En resumen, se demuestra el fracaso del Gobierno saliente en el sentido de consguir administraciones capaces de hacer estas entidades funcionales y competitivas en el nuevo Sistema General de Seguridad Social en Salud.

Estas se han dedicado a hacer tiempo para no cumplir con las obligaciones de la compensación, han gastado durante años recursos del Sistema que no les pertenecían y entran en crisis financiera al verse obligadas finalmente a compensar y ajustar sus ingresos a la UPC.

 

Mayo

El Decreto 806 de 1998, nueva reglamentación del Sistema

El Gobierno Nacional expidió un extenso y ambicioso decreto, el 806 del 30 de Abril de 1998, que reglamenta muchos aspectos del Sistema General de Seguridad Social en Salud, tantos que parece una nueva Ley. Sustituye y deroga específicamente los Decretos 1919 y 1938 de 1994. Sin embargo, algunos de sus artículos relativos a la suspensión de la afiliación murieron nada más nacer, al ser declarado por la Corte inexequible al Artículo 209 de la Ley 100 de 1993.

El Decreto en su Capítulo II redefine el Plan de Atención Básica, los Planes Obligatorios de Salud del Régimen Contributivo y Subsidiado, la atención en accidentes de tránsito y eventos catastróficos y la atención inicial de urgencias. Todos ellos quedan incluídos en la categoría de servicios públicos esenciales.

La norma utoriza a los entes territoriales a contratar el PAB con EPS, Cajas de Compensación, IPS, comunidades y Empresas Solidarias de Salud.

En su Artículo 9 redefine los criterios que deberá tener en cuenta el Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud para la inclusión de actividades, intervenciones, procedimientos, medicamentos y guías de atención en el Plan Obligatorio de Salud, entre los que se reiteran costo-efectividad, eficacia, tecnología existente así como las condiciones financieras del Sistema.

Acierta especialmente el Decreto al señalar que los procedimientos diagnósticos y terapéuticos incluidos en el POS deberán ser aceptados por la ciencia médica en el ámbito de organizaciones tales como las sociedades científicas, colegios de médicos, y organismos internacionales como la OMS y la OPS. Descarta los tratamientos experimentales y deja la puerta abierta a "medicinas alternativas autorizadas para su ejercicio en Colombia, de conformidad con su eficacia y seguridad comprobada".

 

Mayo

Grave situación por Malaria en Occidente del país

El Informe Ejecutivo Semanal de la Oficina de Epidemiología del Ministerio de Salud, correspondiente a la 17 semana epidemiológica, reporta un importante aumento en la incidencia de Malaria en la costa pacífica colombiana, pronosticando que en 1998 seguirá la tendencia al incremento de casos en el país. También puede deducirse del informe que se ha revertido la tendencia descendiente de la mortalidad, con más de 30 casos en lo corrido del año.

Señala el reporte del Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública -SIVIGILA- que, "en los últimos 3 años, la tendencia de la malaria en Colombia ha sido al aumento, así para 1996 se informaron 131.000 casos; en 1997 se informaron 160.000, (179.366 según la Unidad de Campañas Directas) y en 1998, de continuarse la tendencia observada se esperaría que al final del año el número de casos registrados supera ampliamente lo notificado en 1997".

 

Mayo

Ineficiencia del 50% presentaron los hospitales públicos en 1997

Los hospitales públicos del país tan sólo logran justificar por facturación a la población vinculada o no asegurada el 50% de los recursos que reciben por la vía de la oferta, de acuerdo con la información sobre facturación en 1997 recopilada por la Superintendencia Nacional de Salud.

El 76.6% de las instituciones hospitalarias del país mostraron una facturación por atención a vinculados por 352.736 millones, contra 710.253 millones que reciben del Estado para la atención de dicha población.

Llevada la muestra al 100%, significaría que los hospitales públicos recibieron por vía de la oferta recursos por valor de 926.893 millones de pesos, de los cuales pudieron justificar por facturación a los vinculados 460.491 millones y dejaron de justificar por tanto 466.402 millones.

Dado que 63 de los 465 hospitales reportados, es decir el 13.5%, lograron superar en su facturación por vinculados los recursos recibidos por vía del presupuesto de oferta, el problema no lo constituyen las tarifas normadas, sino la baja producción de las instiituciones restantes o su deficiente capacidad administrativa para facturar, o mejor la suma de los dos factores.

 

Mayo

POS Subsidiado pone en dificultades a hospitales de II y III Nivel

Por la baja cobertura de beneficios del Plan Obligatorio de Salud subsidiado en actividades y procedimientos correspondientes a estos niveles de atención, la facturación a las Administradoras del Régimen Subsidiado sólo representa el 18.44 de la facturación total en los Hospitales de II Nivel en el país y el 12.42% en los hospitales de III Nivel.

Entre tanto llega a significar el 38.83 por ciento de la facturación de los hospitales del primer nivel, incluso superando la facturación a los vinculados, que representa el 37.44 por ciento del total.

Por la misma causa, la facturación de vinculados significa el 52.42% para los hospitales de II Nivel y el 50.39 para los hospitales del III Nivel. (Ver cuadro).

%Facturación
por Régimen

Contributivo

Subsidiado

Vinculados

3. Nivel

22.24

12.42

50.39

2. Nivel

21.03

18.44

52.42

1. Nivel

19.46

38.83

37.44

Total

21.00

22.12

47.51

Estas cifras, extraídas por niveles de atención, del informe sobre el comportamiento de la venta de servicios en las IPS públicas en 1997, realizado por la Superintendencia Nacional de Salud, demuestran claramente por qué los hospitales de II y III nivel se verán abocados a una crisis financiera de hacerse efectiva la transformación del 25% de sus presupuesto a demanda durante la vigencia de 1998.

Igualmente demuestran que es el POS subsidiado el responsable de la misma crisis, pues la facturación al régimen contributivo presenta apenas pequeñas diferencias entre los tres niveles de atención.

 

Febrero

La salud oral no funciona en el Régimen Subsidiado

Las acciones de salud oral calculadas por afiliado para el costo del Plan Obligatorio de Salud del Régimen Subsidiado adoptado por Acuerdo 32 de 1995, están muy lejos de ser alcanzadas según las primeras cifras consolidadas de la operación de las Administradoras del Régimen.

Los registros apenas alcanzan 0.6 consultas odontológicas por afiliado año, la tercera parte de las calculadas con gran optimismo y poca realidad por los expertos que diseñaron dicho POS totalmente alejado de la realidad del país. Se estimaron entonces 4.56 acciones de salud oral por afiliado año.

El gasto dedicado a Salud Oral no llega al 3% de la Unidad de Capitación, contra el 15% calculado en 1995, en un Plan Obligatorio que se centraba en el primer nivel de atención. La cifra presenta importantes variaciones a favor de las Cajas de Compensación en las grandes ciudades y en contra de Empresas Promotoras dse Salud y Empresas Solidarias en zonas rurales.

Las anteriores cifras, para seis millones de afiliados, promedio de los dos últimos años, significarían que se han dejado de realizar y reconocido dentro de la UPC cerca de 14.4 millones de consultas odontológicas y cerca de 30 millones de acciones de salud oral.

En esta perspectiva, se habrían dejado de emplear cinco millones de horas odontológicas, 2.5 millones por año, que equivalen a 1250 profesionales, e igual número de auxiliares e higienistas.

 

 


Regresar a Noticias Regresar a Portada